La Fundación Consejo España-EE UU celebra la buena acogida del público

La exposición ‘Emigrantes invisibles’ se despide de Asturias con un balance de más de 5.300 visitantes

La exposición ‘Emigrantes invisibles. Españoles en EE UU (1868-1945)’ ha recibido en Gijón, entre el 18 de noviembre y el 6 de febrero, la visita de más de 5.300 personas, unas cifras que sus organizadores valoran de forma muy positiva.

La exposición ‘Emigrantes invisibles’ se despide de Asturias con un balance de más de 5.300 visitantes
Emigrantes invisibles1
Dos jóvenes se interesan por el contenido de la muestra 'Emigrantes invisibles'.

La exposición ‘Emigrantes invisibles. Españoles en EE UU (1868-1945)’ ha recibido en Gijón, entre el 18 de noviembre y el 6 de febrero, la visita de más de 5.300 personas, unas cifras que sus organizadores valoran de forma muy positiva. “Emigrantes invisibles’ abre una ventana para contemplar nuestro pasado y entender mejor nuestro presente, y tanto la buena acogida que ha tenido entre la ciudadanía como las opiniones de la crítica especializada confirman la excelencia de una labor investigadora y curatorial en torno a uno de los fenómenos sociales y culturales que han marcado nuestro imaginario colectivo”, asegura el director de la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular del Ayuntamiento de Gijón, Miguel Barrero. La entidad municipal ha colaborado estrechamente con la Fundación Consejo España-EE UU, impulsora del proyecto expositivo, para hacer realidad la itinerancia de la muestra en Asturias, tras su paso por el Centro Cultural Conde Duque de Madrid.

“A través de ‘Emigrantes invisibles’ vehiculamos nuestra voluntad de rescatar la memoria, la presencia y la huella de la emigración española en Estados Unidos. En esta primera sede de su itinerancia, hemos acometido esta labor de la mano de importantes aliados locales y regionales que nos han permitido amplificar la transmisión de este mensaje e involucrar al visitante en este propósito a través de una amplia y cuidada programación cultural y educativa”, cuenta el secretario general de la Fundación Consejo España-EE UU, Fernando Prieto, que destaca el éxito de esta colaboración gracias al “apoyo decidido de la ciudad de Gijón y de toda la comunidad asturiana”.

Los comisarios de la muestra, el periodista y cineasta asturiano Luis Argeo y el catedrático de New York University y nieto de asturianos emigrados a Nueva York, James D. Fernández, han dirigido muchas de las visitas guiadas programadas cada fin de semana, donde han podido compartir personalmente los hallazgos de su investigación. En este encuentro directo con el público, han comprobado cómo esta poco conocida epopeya colectiva no resultaba del todo ajena a muchas de aquellas personas, que se sorprendían por la familiaridad de las historias recogidas en la exposición: “Sus experiencias y recuerdos personales han resurgido centelleantes frente a las fotografías, documentos, objetos y palabras que hemos llevado a la sala. La exposición les ha hecho buscar en sus latas de galletas y en sus viejos álbumes fotográficos; les ha despertado el impulso de compartir sus vivencias familiares con nosotros, o mejor aún, con sus descendientes”, asegura Argeo. “Ver a tanta gente recreándose en archivos ajenos, (re)tejiendo su propio relato familiar a partir de los hilos que hemos podido reunir de las historias de nuestros invisibles, ha sido fascinante. En Gijón he visto claramente cómo, más que objetos inertes expuestos ante un público pasivo, los componentes de ‘Emigrantes invisibles’, funcionan como máquinas, incubadoras o telares, puestas al alcance, y dispuestas para el uso de los visitantes”, añade Fernández.

“La exposición ha impregnado de emoción un espacio cultural de la ciudad donde personas de diversas edades y procedencias han podido viajar a ultramar incorporándose a vidas ajenas”, explica Luis Argeo. “Nos quedamos con una escena que vimos en el mes de enero. Una mujer y su nieto se detuvieron ante uno de los retratos que cuelga en el capítulo 3. Entonces ella le dijo al joven: ‘En casa también tenemos recuerdos y fotografías parecidas. ¿Querrás verlas?”, rememora satisfecho.

En este capítulo tan desconocido de la emigración española a Estados Unidos, la investigación llevada a cabo por los comisarios evidencia una importante presencia asturiana. La voluntad de implicar y concienciar a la ciudadanía en la preservación de los vestigios de esta diáspora, en los que perdura un valioso rastro que merece ser conservado, ha inspirado el programa de actividades paralelas que la Fundación Consejo España-EE UU ha promovido en colaboración con diversas entidades asturianas.

Como preámbulo a la llegada de la exposición a Gijón, la Fundación organizó junto con el Muséu del Pueblu d'Asturies la 'Xuntanza trasatlántica': una jornada festiva de recuperación de archivos domésticos que invitó a los participantes a rebuscar en sus propios álbumes familiares en busca del rastro de los miles de asturianos que emigraron a Estados Unidos. El evento, que incluyó un programa de charlas, coincidió con la celebración en Estados Unidos del ‘National Hispanic Heritage Month’, y fue replicado de forma simultánea en varios centros españoles en Tampa (Florida) y San Luis (Misuri), con los que se conectó en directo desde el Muséu. La jornada concluyó con la puesta en escena de una obra de teatro amateur a cargo de la asociación cultural Fumañeda Santolaya y la celebración de un ‘piquiniqui’ amenizado con música popular y juegos infantiles.

Otro de los hitos de la programación paralela fue la producción y el estreno absoluto de la película de cine expandido ‘Empatía’ en el marco de la 59ª edición del Festival Internacional de Cine de Gijón. Dirigida por Luis Argeo y producida por White Stone Ridge y la Fundación Consejo España-EE UU, la película propuso a las más de 400 personas congregadas en el teatro de La Laboral Ciudad de la Cultura un recorrido por la historia de la emigración española a Estados Unidos a través de recuerdos filmados, cartas y documentos familiares, guiado por las voces de Víctor Clavijo y María Luisa Marciel, la música en directo de Nacho Álvarez y el Quarteto Bendición, L-R, Igor Paskual y el Coro Joven de Gijón, y los efectos de sonido de Óscar de Ávila, Diego Staub y Kevi Aragunde.

El programa cultural se completó con el estreno del espectáculo ‘Transoceánica’ en el Valey Centro Cultural de Castrillón, a cargo del narrador oral Estibi Mínguez, responsable también de las actividades infantiles llevadas a cabo en la exposición. Además de las visitas guiadas, cada fin de semana la compañía de teatro Factoría Norte implementó las actividades dinamizadas en sala diseñadas por la coordinadora didáctica, Sara Torres. Asimismo, la exposición ha recibido la visita de grupos de asociaciones, como la Asociación Juvenil Abierto Hasta el Amanecer, Cruz Roja, la Escuela de Arte Alarde o el Ateneo Obrero, entre otras, y de centros de enseñanza secundaria y formación profesional.

Tras su paso por Madrid y Gijón, la Fundación ya trabaja en la siguiente sede de la itinerancia de la exposición en España antes de dar el salto a Estados Unidos. Allí se espera con gran interés, especialmente, en lugares como Tampa, Florida, o San Luis, Misuri, donde la activa comunidad de descendientes de españoles sigue muy de cerca el proyecto.

‘Emigrantes invisibles’ ha sido posible gracias a la generosa contribución de descendientes y familiares de las personas emigradas. En su recorrido por España, la exposición ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid en su etapa inicial, y de la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular del Ayuntamiento de Gijón en su paso por Asturias. Ha recibido, además, el apoyo continuado de New York University y su fundación en España, la Fundación Rey Juan Carlos I, Técnicas Reunidas, la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, la Embajada de Estados Unidos en España, el Instituto Franklin-UAH, Navantia y Cosentino. Desde sus inicios, son varias las personalidades que respaldan este proyecto, como la escritora María Dueñas, el chef José Andrés, el periodista y cineasta Guillermo Fesser, la artista Cristina Pato y el escritor Eduardo Lago, entre otros.

La exposición ‘Emigrantes invisibles’ se despide de Asturias con un balance de más de 5.300 visitantes