esclavos

El milagro de los esclavos

Ahora ya no sé cuánto tarda un periodista medio en vivir con los pantalones por los suelos, pero hace poco más de veinte años los chavales que veía llegar a la redacción de un periódico de provincias para hacer prácticas habrían dado media vida por teclear este titular: “Zara, multada por esclavitud laboral en Brasil”.

Hemeroteca