debil

Débil democracia rusa

Cuando más de un 70 por ciento de los votantes elige democráticamente a un presidente, el resultado es tan abrumador y legítimo como inquietante. Y cuando la participación electoral supera el 60 por ciento, lo incuestionable también da paso a lo impredecible. Es lo que acaba de ocurrir en Rusia con la reciente elección de Dmitri Medvedev como presidente.

Hemeroteca