carl

La pasión de Carl Dreyer

Aunque iba a resultar de por vida un irreparable hombre del libro, para mi formación también fueron clave la canción popular (de los más diversos orígenes), las historietas y, claro, el cine. No sólo el que veía de niño en por desdicha desvanecidos cines de barrio, sino el que llegaría a frecuentar en cineclubes y cinematecas.

Hemeroteca