Opinión

Venezuela: historia de lo nuestro

Venezuela es un país formado por gentes venidas de todas partes, y cuando digo de todas partes quiero decir de todas partes. Antes o después, principalmente en el siglo XX, llegaron a Venezuela los grupos principales que conforman, en número, el componente europeo de la savia venezolana: españoles (principalmente gallegos, canarios, asturianos y vascos), portugueses e italianos.

Pero ya desde su nacimiento Venezuela recibió hombres venidos de Europa. Desde los prusianos e ingleses contratados por Simón Bolívar para pelear contra los ‘realistas’ ‘godos’ españoles, hasta los intentos de la naciente república de colonizar el depauperado interior con alemanes, canarios, italianos, corsos o incluso escoceses como el proyecto de la colonia Topo (1825-1827).

Así fue esto, esta huella permanente que vino para quedarse, un ir y venir de gentes que no empieza ni se acaba con europeos sino que continuó y continúa con los cientos de miles de colombianos (documentados e indocumentados) que huyeron exiliándose de las penurias económicas y políticas de la hoy y que ‘flamante’ República de Colombia hasta llegar a los miles y miles de sirios, ecuatorianos, haitianos, trinitarios, bolivianos, chilenos, argentinos, judíos, húngaros, croatas, bálticos, griegos, guyaneses… toda esa gente conformó nuestro país, pero su memoria, a no ser el encomiable y digno esfuerzo de los judíos-venezolanos está cayendo en el olvido.

Existe algún trabajo interesante sobre los gallegos, italianos y vascos en Venezuela hecho por gallegos, italianos y vascos, pero es alarmante la ausencia, dentro de la historiografía venezolana, de todos estos hombres y mujeres que dejaron de ser emigrantes y se convirtieron en venezolanos.

Es hora de recuperar esa historia y no escribir y reescribir variaciones sobre el mismo tema. ¡Venezuela lo merece!

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Álbumes de Fotos

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca