Opinión

Buena noticia venida del Norte

Xurxo Martiz | 25 de junio de 2018

La reunión entre Donald John Trump y Kim Jong-Un es una buena noticia. Algunos pensarán que la buena noticia proviene de los esfuerzos estadounidenses para apaciguar al monstruo nuclear norcoreano y el éxito de conseguir sentarlo en una mesa de diálogo, como una persona, posar ante los medios, aceptar una invitación para ir a Estados Unidos, etc, etc, etc.
Creo que la buena noticia es la constatación, por un lado, que Kim Jong-Un no es ningún monstruo nuclear sediento de sangre y de la aniquilación de Estados Unidos de América y su pernicioso modelo de vida y, por otro, que Donald J. Trump no es tan distinto a los presidentes estadounidenses que lo precedieron; por un lado, rompe unilateralmente (caprichosamente) el acuerdo firmado con la República Islámica de Irán… y por otro, se da la mano e invita al ‘ogro’ norcoreano.
Al ver a Kim Jong-Un sentado en una mesa ante el gigantón Trump y lo que representa, el norcoreano algo ansioso y normalmente nervioso ante la prensa, pensaba en los kilómetros de noticias tóxicas acerca de Corea del Norte, su nocivo gobierno, sus jerarca-familiares asesinados, los peinados de sus líderes, el ‘secretismo’ de sus vidas familiares, la muerte por hambre de su población, las huídas y ‘desapariciones’ de sus disidentes, el ‘poder en la sombra’ de no sé quién y la constante ‘amenaza nuclear’ de Norcorea para el mundo.
Cualquier día vemos a Kim Jong-Un en ‘Disney World’ emulando el viaje frustrado de Nikita Serguéievich Jruschov, que no pudo visitar ‘Disneyland’ en 1959, a causa de los más de 20.000 estadounidenses, según el FBI, que tenían pensado matarlo después de años de intoxicación informativa del mundo libre.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca