Opinión

Venezuela ante el nuevo gobierno en la Moncloa

Roberto Mansilla Blanco | 27 de enero de 2020

Acabado momentáneamente el inédito período de ingobernabilidad española con la investidura de Pedro Sánchez y Pérez-Castejón, queda por ver cómo quedará la crisis venezolana ante la conformación del primer gobierno de coalición desde la transición española, con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Unidas Podemos en la Moncloa, y específicamente los recientes acontecimientos en la Asamblea Nacional (AN) venezolana, sumida en un agudo pulso de poder desde comienzos de 2020.

En el tapete, dos aspectos estratégicos y urgentes: el primero, con Unidas Podemos (UP), de conocidas simpatías con el ‘chavismo’, instalado ahora en la Moncloa, ¿mantendrá Pedro Sánchez su reconocimiento de la legitimidad presidencial de Juan Gerardo Guaidó Márquez? Y segundo, ¿cómo quedará ahora la situación del embajador Antonio Ecarri Bolívar, nombrado por Guaidó Márquez como legítimo representante venezolano ante el Reino de España? En ningún momento, y a diferencia de lo que ocurrió con Guaidó Márquez, el gobierno en funciones de Pedro Sánchez le ha dado el reconocimiento formal a Ecarri Bolívar.

Por tanto, diversas incógnitas gravitan sobre qué ocurrirá con Venezuela ante el gobierno recientemente investido de Pedro Sánchez Pérez-Castejón y Pablo Iglesias Turrión en Madrid. Si bien se ha alejado táctica y de manera oportunista de Nicolás Maduro Moros en los últimos tiempos, con UP ahora en el gobierno las perspectivas pueden cambiar.

El partido de Iglesias Turrión no ha condenado el evidente “golpe parlamentario” lanzado por los aliados del Gobierno de Maduro Moros en la Asamblea Nacional el pasado 5 de enero. Todo ello a diferencia de un comunicado emitido por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y de Cooperación de España, toda vez el nuevo comisionado de la Unión Europea (UE) para Política Exterior y Seguridad, Josep Borrel Fontelles, excanciller de Pedro Sánchez, también ha condenado el hecho, haciendo común la posición europea. Una votación posterior en el Parlamento Europeo (PE) ratificó su reconocimiento a Guaidó Márquez como legítimo presidente de la AN. Unidas Podemos votó en contra.

Por tanto, ¿se convertirá la crisis venezolana en un posible conflicto de intereses entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias? O más bien, por el contrario, ¿aparecerán posibles afinidades de carácter ideológico y político? En el foco está igualmente presente la presumible presencia del expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero como posible “asesor” del pacto PSOE-UP en cuanto a la crisis venezolana, por lo general favorable a lanzarle un “balón de oxígeno” a Maduro Moros, lo cual complica aún más la situación para Guaidó Márquez.

Igualmente, Pedro Sánchez ahora se debe políticamente a un “chiripero” de partidos de toda índole que, por acción u omisión, votando a favor o bien absteniéndose, le dieron su respaldo para la investidura. Están los vascos de Euskal Herritarrok Bildu y los catalanes de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), los cuales junto con la también catalana CUP, son conocidos simpatizantes del ‘chavismo’.

Estados Unidos de América ya ha ratificado su irrestricto apoyo a Juan Gerardo Guaidó Márquez tras el golpe parlamentario, anunciando nuevas sanciones a Maduro Moros y más ayuda financiera para la recuperación de la democracia en Venezuela. A Nicolás Maduro Moros sólo le queda el apoyo de Cuba y Rusia. Pero con el ‘chiripero’ de Pedro Sánchez y del ‘podemita’ Pablo Iglesias Turrión ya instalados en la Moncloa, ¿podemos intuir un cambio de ecuación en la política exterior española hacia Venezuela en este 2020 que recién comienza?

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Álbumes de Fotos

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca