Opinión

El Mundial globalizado

Roberto Mansilla Blanco | 14 de julio de 2014

Cuando sea publicada esta columna, el Mundial FIFA Brasil 2104 habrá terminado y ya habrá campeón mundial. Los semifinalistas se repartieron en la ya secular rivalidad entre Europa y América del Sur: Alemania y Holanda, Brasil y Argentina por un lado contra, sus rivales respectivamente.
El Mundial ha dejado sus lecciones a pesar de las protestas iniciales por el alto costo de organización del mismo. El fracaso de España, Portugal o Italia es también el fracaso de astros como Cristiano Ronaldo, Iker Casillas o Mario Ballotelli.
Las diferencias futbolísticas son cada vez más reducidas. Costa Rica es el mejor ejemplo, eliminó a Italia e Inglaterra, un tetra y un campeón, tras debutar ganándole a Uruguay (bicampeón mundial) y llegó hasta cuartos de final tras eliminar a Grecia, para marcharse de Brasil invicto al perder por penales ante Holanda.
Argelia también hizo historia al llegar a cuartos de final y obligar a Alemania a eliminarla en prórroga por la mínima diferencia. Nigeria hizo sufrir a Francia mientras Colombia puso contra las cuerdas a la anfitriona Brasil en cuartos de final. En definitiva, y a pesar de que las semifinales fueron otra confrontación entre Europa y América del Sur, su hegemonía se ve cada vez más contestada.
Otra historia fueron las lesiones: Franck Ribèry y Radamel Falcao antes del Mundial, Neymar jr. y Ángel Di María durante el mismo. El mordiscón de Luis Suárez y su sanción, dura pero probablemente ejemplar. La exigencia de la alta competición y la gran cantidad de partidos jugados pasaron factura a muchos futbolistas, repercutiendo en su rendimiento.
En definitiva, el Mundial de Brasil 2014 confirmó al fútbol como el mayor espectáculo global. Porque no son sólo las millonarias transmisiones e inversiones, sino la atención mundial a un deporte que es fiel exponente de la globalización. Y de las desigualdades de las mismas.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Álbumes de Fotos

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca