Opinión

Aunque parecía previsible, Europa debe reflexionar seriamente sobre el inobjetable triunfo de la ultraderecha xenófoba del Frente Nacional francés (FN), liderado por Marine Le Pen, hija del fundador de esta formación Jean-Marie Le Pen en la década de 1970.
Bajo el contexto de las elecciones al Parlamento europeo, el FN se ha convertido en la primera fuerza política francesa, con un 25 por ciento de los votos, por encima de conservadores y socialistas. Su evolución ya fue anunciada en las presidenciales de 2002, cuando el padre fundador, Jean-Marie Le Pen, logró disputar una segunda vuelta con el conservador Jacques Chirac, rompiendo el tradicional bipartidismo entre conservadores y socialistas que ha determinado la V República francesa creada por Charles De Gaulle a partir de 1958.
La diferencia es que, en 2002, Europa no vivía la cruenta crisis económica que actualmente vive, atomizada por las políticas de austeridad imperante, el rampante desempleo y una pérdida de competitividad y de expectativas alarmante, todos ellos factores que gravitan con fuerza en un notable descrédito del proyecto de integración europeo y en la esencia de la Unión Europea (UE).
Todo ello parece alentar las opciones antisistema, criticas con el status quo en Bruselas y un establishment político y burocrático al que sus críticos no dudan en catalogar como la “eurocasta”.
Como el FN, no se debe dejar de lado el ascenso de una nueva izquierda, principalmente la amparada en el liderazgo de Alexis Tsipras, del griego SYRIZA, la formación política más votada en su país en estas elecciones europeas. Si bien es cierto que el neonazi Amanecer Dorado también entrará en el Parlamento europeo, así como euroescépticos y antieuropeos como el británico UKP y Alternativa por Alemania.
El nuevo populismo europeo amparado por la crisis parece definir un nuevo perfil político en la UE. Un toque de atención, un aviso para navegantes sumamente serio para el súbita y previsiblemente anunciado proyecto de integración europeo.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca