Opinión

La aventura nuclear

Rafael del Naranco | 02 de mayo de 2016

La energía nuclear no es mala por si misma ¿Se asustan? No lo hagan. James Lovelock autor del libro ‘Gaia’ –nombre de la diosa griega que designa nuestro planeta– ha dicho verdades sorprendentes después de llevar media vida observando el comportamiento de la Tierra.
“Temer a la energía nuclear es como tener miedo a los eclipses de luna o de sol”.
Él no comparte muchos de los puntos de los ecologistas modernos, y por eso habla de que éstos tienen el corazón bien puesto, pero la cabeza mal hecha.
Se equivocan –según su punto de vista– al atacar los problemas más superficiales del medio ambiente.
“La contaminación –explica– es un fenómeno natural que apenas perturba la armonía universal. En general, no es más que un problema de reciclado. Las rosas florecen mejor en el corazón del contaminado Londres que en mi lugar de trabajo al aire libre, donde son atacadas por hongos e insectos. Nada es más contaminante que un rebaño de vacas; guardando las proporciones, ¡éstas producen más residuos y gases tóxicos que cualquier fábrica!”.
Así de clara es su opinión sobre las campañas contra la energía nuclear. Él va a contracorriente y lo hace con demostraciones.
“Los ecologistas consideran que lo nuclear es demoníaco. Sin embargo, se trata de una energía natural. El Universo no es más que una infinita cadena de explosiones atómicas; cada estrella es un reactor, y en nuestro planeta existen “reactores espontáneos” creados por microorganismos. Estos campos no hacen otra cosa que reproducir, al servicio del hombre, fenómenos que existen en la naturaleza”.
Es posible que Lovelock tenga razón, no lo sé. Mis conocimientos basados en la materia son cortos, aún así una cosa parece ser cierta ante las consecuencias que estamos viendo: si no se controla la fusión nuclear, el peligro para la humanidad es permanente. No hace falta decir que lo de Chernobil, sucedido el 26 de abril de 1986, fue un amargo ejemplo, aunque podemos hablar también de las bombas atómicas lanzadas contra Japón (en las ciudades de Iroshima y Nagasaki) en la II Guerra Mundial.
A razón de factores combinados provocados en Chernóbil, el aumento de enfermedades, especialmente en la sangre, el sistema nervioso, órganos digestivos y respiratorios, ha sido una secuela dolorosa.
Todavía llegan noticias de lugares tan alejados del epicentro de la tragedia, como es Australia. Allí residuos de nubes radioactivas empujadas por los vientos llegaron a la zona de Nueva Gales del Sur, contaminando ganado y vegetación. No en la misma intensidad que en Europa, indudablemente, pero sí con la suficiente penetración para dejar consecuencias en el ganado y los vegetales.
Chernóbil está cerrado en un radio de 50 kilómetros; algunas personas siguen viviendo allí, muy pocas, es cierto, pero no quieren irse, Lo sorprendente es que las aves y los animales de la zona han proliferado y están sanos.
Las estadísticas dicen que, desde que existen las centrales nucleares, el único accidente verdaderamente grave ha sido éste que comentamos, al cumplirse 30 del suceso, en la ciudad de Prypiat, Ucrania. Sin olvidar que un tsunami puso en grave peligro una central japonesa en Fukushima.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca