Opinión

Visión arquitectónica de la Colexiata Santa María a Real de Sar

El esplendor del sacro ceremonial que caracteriza a la liturgia católica de la cultura del estilo Barroco asimismo se manifiesta en el monasterio de Santa María a Real de Sar, en los ornamentos litúrgicos llevados a término sobre ricas telas bordadas con hilos de oro y plata. Todo ello abarca la colección de ‘aurivería’ sagrada y ornamentos, guardada hoy en día en el museo de Sar. Excelente muestra del estilo barroco compostelano.

He aquí que este resurgimiento, tanto económico como cultural y social de este centro, se plasma en el hecho de que su último prior –Pedro de Acuña y Malvar (1791), clérigo de notable formación intelectual– llegase a ostentar el cargo de deán de la Catedral de Compostela. E igualmente a participar en el acontecer político español de la época, hasta el extremo de ser designado en 1792 ministro de Gracia y Justicia por el rey Carlos IV. Durante el siglo XIX –mediante el ‘Concordato’ de 1851 entre el Estado español y la Santa Sede– la colegiata entra en una nueva fase de cierta decadencia, convirtiéndose así en una parroquia más de la archidiócesis de Santiago. Su edificio, eso sí, fue declarado ‘Patrimonio Nacional’ en 1895.

Si atendemos a su situación en la actualidad, hemos de decir que la protagonista de la parroquia de Sar es la propia feligresía que, con su actitud participativa, llegó a ser esencial promotora de las diversas actividades socio-culturales, desarrolladas a lo largo de las postreras décadas en esta comunidad vecinal. Labor digna de encomio por su dinamización del barrio de Sar, en el cual la figura del párroco desempeña un relevante papel, de tal modo que hizo posible la creación de distintos grupos de trabajo de índole artística o social.

Paradigmáticas actividades reflejadas en la prestación de servicios en pro de la comunidad: la creación de un colegio infantil y una guardería ya desaparecida, pues es el espacio hoy ocupado por el museo. Sin olvidar, naturalmente, la Agrupación Folclórica ‘Colexiata de Sar’. Difusión de la música y el baile tradicional gallego en la parroquia. En el año 2000 la ‘Xunta de Galicia’ –a través de la ‘Consellería de Cultura, Comunicación Social y Turismo’, así como de la ‘Xestión do Plan Xacobeo’–, promueve la creación de un proyecto de actualización del Museo de Arte Sacra de la Colegiata de Santa María a Real de Sar.

Así, pues, se procede a la rehabilitación de un espacio abandonado –anexo al claustro del monasterio– y muy deteriorado por el paso de los años. Esta remodelación es de aproximadamente 120 metros cuadrados; incluye, además, la realización de un plan museológico, la adecuación del sistema de iluminación y la colocación de expositores y vitrinas. Asimismo, el diseño de un nuevo recorrido que permita la comprensión de los contenidos expuestos. Sólo así se establece la protección del legado cultural de la Colegiata a Real de Sar.

Iglesia, claustro y antiguas dependencias del priorato conforman su conjunto arquitectónico. La iglesia es totalmente de cantería de granito. Cabecera con tres ábsides. Puerta románica y bellos capiteles. En su interior, imágenes de San Agustín y San Roque de Montpellier. Crucifijo en madera policromada del escultor compostelano José Ferreiro. Y en el centro del patio del claustro cantinea el agua de la fuente desde el siglo XIII.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca