Opinión

Turismo y parroquias de la provincia de Pontevedra

Isaac Otero | 15 de julio de 2018

En armonía con el Turismo de Espacios Naturales e Islas Atlánticas de Galicia en Pontevedra, nos acercamos a la parroquia de Mourente, donde, junto a la ermita de Santa Margarita, admiramos un roble –un noble “carballo” galaico– varias veces centenario, al mismo tiempo que amenazado, ¡ay!, en diferentes ocasiones y épocas. Ascendemos al “belvedere” del “Monte do Castro”, el mirador desde donde gozamos de una asombrosa vista de la Ría pontevedresa. Luego paseamos por las idílicas riberas del río Lérez.
Henos ahora en Pontesampaio. Nos saluda el río Verdugo cuyos afluentes nos ofrecen el don de hermosos parajes. Nos encontramos ya en la zona de la desembocadura en la Ría de Vigo. He aquí mismo una playa fluvial, un puente medieval así como un área recreativa. Desde Pontesampaio comienza la “ruta de senderismo” de “Entre Rías”, la cual atraviesa, cuando menos, seis de las parroquias del municipio. Asimismo coincide –al menos, en parte de su trazado– con el “Camino Portugués” a Santiago de Compostela.
Si nos aproximamos a Bora, comprobaremos cómo tanto el Lérez como el Almofrei nos convidan a deleitarnos con este paisaje de intensísimos verdes que efusivamente nos abrazan. Continuando con nuestro periplo, arribamos a Verducido. El embalse de “Pontillón do Castro” nos regala la práctica del piragüismo. Dentro de esta parroquia se halla también un magnífico mirador: el del “Outeiro do Castro”.
Una de las parroquias más grandes y con mayor extensión de terreno boscoso es Marcón. Visitamos el monte de “A Fracha”, a fin de despertar nuestros sentidos ante la inefable belleza de las Rías de Pontevedra y Vigo. Idénticos o tal vez mayores atractivos encontramos en el resto de las parroquias de la provincia de Pontevedra. ¡Paisajes y entornos rurales sin solución de continuidad! Pontevedra –la antigua “Pons Veteris”– es urbe y campo, mar y monte. ¿Los colores? Gris y verde. Azul y ocre.
Esta provincia de Pontevedra –correspondiente al suroeste, una de las cuatro que conforman la vetusta “Gallaecia”, antigua “tierra de Saephes”– alberga con alegría el único Parque Nacional de Galicia: el “Parque Nacional das Illas Atlánticas”, constituido por los archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada. Hacia la década de 1980 se llevó a cabo la protección de estas paradisíacas islas, debido a sus singulares identidades en cuanto a la flora, fauna y paisaje. ¿El objetivo? Preservar y conservar este espacio natural. Promover su atento conocimiento, haciendo posible un uso público y responsable, compatible con la imprescindible “conservación de la Naturaleza”.
El “Parque Nacional das Illas Atlánticas” comprende tres Rías. La de Pontevedra se halla en el centro, lo cual permite que esta ciudad sea el lugar ideal desde el cual desplazarse a cada uno de los puntos de embarque, para acceder a las islas. Asimismo, para visitar “Cabo Home” o bien “Punta Udra”, ambos en la parte exterior del sur de la Ría. Son los sugestivos “colores de la Naturaleza” por las tierras y mares de la provincia de Pontevedra.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca