Opinión

El santuario de la ‘Virgen Peregrina’ de Pontevedra

Isaac Otero | 24 de septiembre de 2018

El Santuario de ‘La Peregrina’ de Pontevedra nos recibe con sus brazos abiertos a la hermosa y epónima Plaza que se enorgullece de su nombre. Su construcción comenzó entre 1777 y 1778, si bien fue precedida por una iglesia provisional de madera, donde se situó la imagen que, hasta esa fecha, se hallaba en la Iglesia de la ‘Virgen del Camino’. Está ubicada sobre los terrenos de la antigua ‘Picota’ –en donde se exponían las cabezas de los ajusticiados–, extramuros de la ciudad, no lejos de la Puerta de Trabancas, en una encrucijada de caminos.

¿Quién podría olvidar que Pontevedra es la capital del ‘Camino Portugués’ y, a la vez, paso, desde antaño, de los peregrinos a Santiago de Compostela? A fin de construir el Santuario, se siguieron los planos atribuidos al “Sargento de Milicias Don Antonio Souto”. La “Cofradía Nuestra Señora del Refugio, La Divina Peregrina” es la propietaria del Santuario. Porque ella costeó su construcción y sostiene su templo merced a las limosnas de los fieles así como a las “cuotas” de los Hermanos Cofrades.

La inauguración del Santuario nos señala una fecha: 2 de agosto de 1794, con espléndidas y fervorosas solemnidades. Su fachada exhibe un frontón partido con una imagen alegórica de la Fe. A ambos lados se erigen dos torres idénticas: la de la izquierda, derribada por un rayo en 1795, aloja el Reló del viejo Hospital de Pontevedra. Más abajo, sobresalen las columnas de estilo corintio e, instalados en tres hornacinas, las imágenes de la Virgen, Santiago Apóstol y San Roque, vestidos de peregrinos.

Pasamos ahora a su interior. Admiramos el altar neoclásico, diseñado por Melchor de Prado Mariño y llevado a término por su hermano Manuel. En su parte superior, he ahí un relieve que representa ‘La Huida a Egipto’. La Virgen María, vestida de peregrina, con el Niño Jesús en brazos, corresponde al siglo XIX. A la entrada del Santuario, ¡una caracola gigante empleada como pila de agua bendita! Fue traída del Océano Pacífico por el Contralmirante de la Armada, el célebre Don Casto Méndez Núñez. Una de las primitivas imágenes de la ‘Virgen Peregrina’ se encuentra hoy en la Iglesia Parroquial de Santiago de Estás –en Tomiño, ‘concello’ de la provincia pontevedresa–, donde el último domingo de agosto se conmemora la Festividad de ‘La Peregrina’: sale su imagen en procesión, también sobre una carroza, precedida de niños que componen artísticamente las tradicionales “danzas de Estás”.

Recordemos que la primera ‘Virgen Peregrina’ de Pontevedra –realizada por el escultor Gaspar de Carle en 1776– tuvo su inspiración en la imagen del siglo XVII que se venera en la antigua villa de Sahagún. En 1805 fue sustituida por otra de José de Torres y pintada por Miguel Godoy. Debido a su estado de deterioro, la primitiva imagen dio paso a una nueva: en 1867 se encargó otra al escultor catalán Vernell, quien la llevó a cabo ese mismo año, con las partes visibles en madera de boj. Fue pintada en Santiago de Compostela por el artista Vilarelle, siendo esta imagen la que se conserva actualmente en el venerado Santuario.

La “Cofradía” se fundó en 1754 como fruto de la veneración de la imagen de la Virgen que se encontraba en el “Santuario de la Virgen del Camino”. ¿Su Festividad? El segundo domingo de agosto sale la Virgen en su Carroza y niños “peregrinos”.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca