Opinión

Rutas monumentales y Fiesta Floral de Ponteareas

Isaac Otero | 29 de octubre de 2018

Continuando nuestros pasos por la hermosa comarca de Ponteareas, hemos de acudir gozosamente a sus “rutas arqueológicas”. Visitamos un ‘concello’ gallego de la provincia de Pontevedra pletórico en testimonios de épocas pretéritas. En cuanto a la Edad del Bronce sobresalen los grabados “rupestres” y los “petroglifos”, en tanto que acerca de la cultura “castreña” o “castrexa” adquieren máxima relevancia el “Castro Caneiro” dentro de la parroquia de Fozara así como el “castro de Troña” en la parroquia de Pías.

Si ahora anhelamos adentrarnos en la “Ruta del Románico”, habremos de conocer la Iglesia de San Pedro de Angoares, paradigma único en Galicia de “planta de cruz latina”. Insoslayables son asimismo las iglesias: de Padrón, con un espléndido pórtico con “arco apuntado” y “arquivoltas” sobre tres pares de columnas. Además, la iglesia de Cumiar que exhibe una puerta de estilo románico, un arco triunfal y un león de considerables proporciones adosado a la pared norte del templo.

Acto seguido, acariciamos la “ruta de los canteros”: las bellamente esculpidas piedras graníticas por los artistas de Ponteareas. He acá el “cruceiro” de Ribadetea, de 1865, cuyo autor es Manuel Gómez Perdiz. ¡He ahí el célebre “Fonte da Fama”, de 1876, esculpida por el gran Xosé Cerviño, a quien también se debe el “calvario” del barrio de “As Cachadas”! Henos ya ante el pétreo retablo de la Virgen de los Dolores en la Iglesia de Santa María, de la parroquia de Areas, obra de Ignacio Cerviño.

¡Llegamos a la ruta dos Penedos! Dignas de asombro son las formaciones rocosas a lo largo y ancho de las prósperas tierras de Ponteareas. Si hemos de nombrar alguna, entre otras, son ineludibles la “Piedra de los Enamorados”, en la parroquia de Arcos. Igualmente, la “Peña del Equilibrio” o “Penedo de Capón”, singularmente seductor debido a la “aparente” inestabilidad que nos ofrece.

¿Revivimos esa creatividad colectiva plasmada en la Fiesta Floral del “Corpus Christi”? Bien sabido es que la villa de Ponteareas mantiene como un tesoro una inefable tradición de alfombras con flores y otros elementos vegetales, a fin de que sus calles y plazas relumbren ante el paso de la procesión del Santísimo Sacramento del Altar. Costumbre ya documentada en 1857, reuniendo alrededor de la confección de estos alfombrados a numerosos vecinos ponteareanos, quienes durante más de un mes despliegan sus primorosas labores, orgullosos e incansables, en su preparación.

Magna obra alfombrística y floral que ha alcanzado fronteras sin límites: cristianos homenajes para diversos Pontífices en el Vaticano y Santiago de Compostela, fiestas de la realeza en no pocas capitales europeas, exhibiciones en el mundo oriental como en Japón y en otros continentes. Desde hace muchas décadas –años 60 del pasado siglo XX– declarada “Fiesta Turística Nacional”. ¡Domingo de “Corpus”, tras una noche de infatigables manos, a veces a pesar de la constante lluvia! Vibra la villa del río Tea, esplendente de luz y color y dibujo para alegría y admiración de sus vecinos e infaltables visitantes. Más de 1 quilómetro de alfombras compuestas por miles de flores, matas y arbustos, sabia y parsimoniosamente deshojadas y mezcladas. Arte efímera, pues, pero excepcional “patrimonio de Galicia”.

 

 

 

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca