Opinión

‘Mulata de tal’, el mito en la novela de Miguel Ángel Asturias

Isaac Otero | 11 de mayo de 2020

 

‘Mulata de tal’, el mito en la novela de Miguel Ángel Asturias

“En Mulata de tal se consuman influencias tanto aztecas como mayas. La rivalidad entre Celestino Yumí y Tazol, degradación lingüística del nombre de uno de los dioses mayas de la creación, corresponde, en el terreno mítico, a la rivalidad entre Quetzalcóalt y su hermano mayor Tezcatlipoca. En esta lucha, tanto en la ficción como en el mito, se van destruyendo y creando mundos nuevos”, afirma la doctora María del Carmen Varela Bran en su magna tesis de Literatura titulada Funcionalidad de las claves estéticas del realismo mágico en la novela hispanoamericana, Servicio de Publicaciones, Excma. Diputación de Pontevedra, 1996.

Si consideramos “el pacto entre los protagonistas”, veremos cómo el acuerdo entre Yumí y Tazol –el cual queda establecido desde el inicio de la novela– estriba en un “intercambio de servicios” y tiene su precedente mítico en aquel ‘pacto’ sellado in illo tempore entre dioses y hombres: un vínculo que ha existido siempre. Ahora bien, en realidad se trata de dos pactos. Por el primero Tazol ofrece a Celestino Yumí riquezas a cambio de la exposición provocativa. La acción tiene como fin desviar la atención de los creyentes del desarrollo de la misa hacia la bragueta de Celestino Yumí, de modo que éstos pecasen primero y comulgasen en pecado después. Así se unen el concepto cristiano de ‘pecado’ con el concepto maya de la ‘sensualidad’. Es un sincretismo tampoco ausente en su obra Hombres de maíz. El incumplimiento del pacto por Tazol –que le exige a Celestino Yumí la entrega de su mujer– introduce variantes y dispone el campo para un segundo acuerdo.
“El segundo pacto entre Celestino Yumí y Tazol establece la entrega de Catarina, por parte del primero, y la recompensa con riquezas, por parte del segundo –prosigue la profesora María del Carmen Varela Bran–. Tazol se vale de la intriga para atraer, por segunda vez, a Celestino Yumí haciéndole ver que Catarina Zabala lo engaña con el compadre Timoteo”. El caso es que el elemento más relevante de la seducción es la riqueza, el deseo de poder. Este pacto entre Celestino Yumí y Tazol asimismo engloba otro pacto  –también secreto– entre Tazol y la mulata, lo cual se relaciona con la recompensa; pero cuya función, en el plano de la ficción, es mayor. Catarina Zavala, en definitiva, se convertirá en la figura ‘clave’ entre los dos pactos: aquella que los origina y la que, tiempo después, va a condicionar la ‘ruptura’.

De modo que el motivo del ‘engaño’ se nos presenta como uno de los “ejes temáticos más importantes de la novela”. Celestino Yumí siente el temor –tras la desaparición de su mujer– de que alguien pueda pensar que él mismo fue el causante y le caiga todo el peso de la ley. Así, acepta la propuesta de Tazos, de la “enfermedad simulada” como la más idónea solución a ese gran dilema: “Entonces debo hacerme el enfermo, retorcerme en el petate, trabar las quijadas, inmovilizar los ojos y quejarme en grande”. Dentro de la tragedia mítica, ‘Tezcatlipoca’ rapta a ‘Xochiquetzal’, la esposa del viejo ‘Tláloc’, cuyo significado es “el que hace llover”, el dios de la lluvia y del rayo, uno de los dioses más antiguos de México y Guatemala. Los mayas lo llamaban Choac. Miguel Ángel Asturias publicó Mulata de tal bajo el sello editorial de Losada en Madrid, 1981, cuya edición tiene presente la profesora Varela Bran. Más adelante, centrará su análisis en el “mito de las generaciones”.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Álbumes de Fotos

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca