Opinión

‘El guaraní a su alcance’, del Centro de Estudios Paraguayos

Isaac Otero | 16 de agosto de 2021

“Para quien está en el Paraguay, la lengua guaraní es el medio de comunicación más apropiado, casi necesario. La mayoría de los paraguayos se sienten identificados con la lengua guaraní, raíz de su cultura y expresión de su ser nacional. La lengua guaraní es de hecho la lengua nacional; es la lengua del pueblo paraguayo”, leemos en los prolegómenos del libro ‘El guaraní a su alcance. Un método para aprender la lengua guaraní del Paraguay’, CEPAG (Centro de Estudios Paraguayos ‘Antonio Guasch’), Asunción, 1997. Las dos últimas ediciones son la 13ª de 1995 y la 14ª de 1997 (reimpresión).

Los profesores y filólogos Bartomeu Meliá, Luis Farré y Alfonso Pérez son sus autores, pertenecientes al Centro de Estudios Paraguayos, calle Francisco Martín Barrios, 2256. La distribución de la obra corresponde a ‘Montoya S.J.’, calle Vice Pte. Sánchez, 612. Hemos de señalar que ‘El guaraní a su alcance’ es un método de índole didáctiva para el correcto aprendizaje de esta lengua amerindia, cooficial en el Paraguay, junto con la lengua castellana. He aquí, pues, la comprensión de las normas de la lengua y la práctica en el habla. La sustancia de este método supone la debida explicación de las normas gramaticales del idioma guaraní y su manifestación de carácter práctico en frases típicas del hablar popular. Los autores de la obra no dejan de resaltar que, si bien puede ser empleado de modo particular, siempre se obtendrán mejores resultados, caso de ser practicado al lado de un hablante de guaraní que conozca la gramática de su lengua y sirva de interlocutor dentro de la práctica. “Con un buen método, con ejercicios sistemáticos y constantes –así nos aconsejan los autores que firman esta obra–, el aprendizaje de la lengua guaraní no es, por lo menos en un primer nivel de comprensión y expresión, “demasiado difícil”. Por descontado que mucho más difícil será hablar ‘como un paraguayo’ que ha nacido y vivido desde su niñez en esta lengua y la habla con aquel acento particular claramente inimitable y, además, con sus ‘idiomatismos’ propios, ‘casi secretos’.

Desde luego que es el ‘uso’ –esto es, escuchar y hablar–el que enseña mucho mejor que cualquier método. Considera este método en cada una de las lecciones los siguientes elementos: Numerosas frases extraídas del lenguaje popular. Vocabulario empleado en esas mismas frases. En cuanto a notas gramaticales, a fin de estudiar con mayor detenimiento un aspecto gramatical, se nos aconseja la consulta de la gramática de Antonio Guasch, S.J. ‘El idioma guaraní’, Asunción, 1983, 6ª edición. Asimismo, ejercicios del castellano al guaraní. Expresiones idiomáticas, en fin, que son típicas y que sería conveniente memorizar.

Un vocabulario guaraní-castellano y castellano-guaraní permite en esta obra hallar con rapidez el significado de las palabras usadas acordes con este método. “No se trata de un diccionario  –subrayan los autores–; para este fin se encuentra el ‘Diccionario castellano-guaraní; guaraní-castellano’, de Antonino Guasch y Diego Ortiz, S.J. (Asunción, CEPAG, 1991, 7ª edición).

 

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca