Opinión

‘Coplas de cego’, Exposición de José Solla en Pontevedra

Isaac Otero | 01 de octubre de 2018

‘Coplas de cego’ es el título de la admirable y magna Exposición de Pintura –una de sus varias antológicas con más de cien cuadros– que el artista José Solla, bajo el prestigioso sello de la Diputación de Pontevedra, nos ofrece en el ‘Sexto Edificio’, Padre Amoedo, nº 3, del Museo de Pontevedra, desde el 26 de julio al 23 de septiembre del presente 2018. “Poucas estadas máis firmes que a da memoria. Aquela memoria que forma parte do que somos, que nos conecta co pasado, co noso pasado”, escribe el ensayista Ramón Rozas en el texto que sirve a modo de ‘Presentación’ de esta Muestra pictórica, espléndida e imprescindible. “Son os recordos da infancia, as experiencias vividas, as miradas lanzadas a todo o que nos foi acompañando”.

José Solla, nacido en 1927 en Castro, de Seixo, en el ‘concello’ pontevedrés de Marín, reside en la ciudad de Mar del Plata, en la Argentina, desde 1950. Jamás perdió, no obstante, el tacto y las vivencias de su amada Galicia, puesto que él, acompañado de su hija Rosita Elvira, pasa la mitad del año en su apartamento-taller de la villa de Bueu, donde tiene un Paseo en la playa de Cela con su propio nombre y una obra de “macroescultura” titulada ‘Inés-Palmira’ en los jardines de la plaza ‘Massó’, inaugurada en 2015, bajo los auspicios de la Diputación de Pontevedra y su ‘Escola de Canteiros’. Tras sus constantes viajes a Galicia y Europa, el artista Solla presenta una notoria metamorfosis en su pintura a partir de la década de 1970, vinculándose a las raíces etnográficas y culturales de su Tierra Gallega.

Tras haber estudiado en la Argentina en la Escuela Superior de Artes Visuales ‘Martín Malharro’ y con Demetrio Urruchúa, durante los años 1976 y 1978 trabajó en la Península Ibérica, becado por el Centro Iberoamericano de Cooperación, a fin de cumplir estudios acerca del Arte Románico y Gótico. En 1979 y como artista exclusivo, en la Galería de Arte Internacional ‘Wildenstein’ de Buenos Aires. Individualmente nos obsequió con sus inefables muestras en New York y Washington, en Estados Unidos. Asimismo, en Montreal, en Canadá, Bruselas, Madrid y otras ciudades de Europa y de toda Latinoamérica.

‘Ciudadano Ilustre’ de Mar del Plata, declarado en 2003 por el ‘Honorable Consejo Deliberante’ de General Pueyrredón, José Solla nos deleitó con sus lienzos expuestos en la ‘Casa de la Parra’, Xunta de Galicia, Compostela, 2002. También, en el ‘Museo Castagnino’ –en el cual fue su director durante una época–, Mar del Plata, 2006, muestra retrospectiva. En el ‘Pazo da Cultura’ del ‘Concello’ de Pontevedra, en 2006. “Aquellas coplas de cego eran unha maneira de narrar, de contar historias, quizáis o único que nos ampara como especie, xeración tras xeración: o acto de fantasiar, de imaxinar, de converter un relato en parte do noso patrimonio”, nos recuerda el profesor Ramón Rozas.

‘Medalla de Ouro’ en la II Bienal Internacional de Arte de Pontevedra, 1976, de la Diputación Provincial, el inconfundible artista José Solla siempre nos regala su universo onírico poblado de un sinnúmero de lugares y personajes. Desde la buenense playita de Agrelo, sorbiendo su café, el apacible Solla medita en la próxima Exposición –promovida por ‘Emigración’ de la ‘Xunta de Galicia’– que tendrá lugar en el ‘Museo del Mar’ de la seductora ciudad de Mar del Plata en 2019, desde el proyecto de “galleguidad” del “Año Xacobeo 2021”.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca