Opinión

Características generales de la Lengua Guaraní

Isaac Otero | 19 de julio de 2021
“El Pleno de la Academia de la Lengua Guaraní en Asamblea Extraordinaria del 22 de junio de 2018, en su carácter de representante de la soberanía de los hablantes de la lengua utilizada mayoritariamente por la población nacional del Paraguay y lengua oficial del Estado paraguayo, según la Constitución Nacional vigente de 1922, aprueba la presente ‘Gramática Fundamental de la Lengua Guaraní’. La Academia de la Lengua Guaraní fue creada por Ley nº 4251/10 de Lenguas, y sus estatutos sociales fueron aprobados por Decreto del Poder Ejecutivo de la Nación nº 3510/15”, leemos en la ‘Introducción’ de la obra Gramática Guaraní –Guaraní ñe’ etekuaa–, Academia de la Lengua Guaraní (ALG), 3ª edición corregida, Asunción del Paraguay, 2020.
Ahora bien, esta bellísima, musical y compleja lengua comparte su génesis con más de 50 variedades indígenas de idéntica familia, que se extienden en una parte notable de Sudamérica, cuyas lenguas llevan, por lo general, los mismos nombres de sus pueblos. De tales variedades 6 son habladas en diferentes regiones del territorio paraguayo. Éstas son las lenguas: ‘Ache’ o ‘Guajaki’, ‘Ava Guaraní’ o ‘Chiripa’, ‘Guaraní Ñandéva’ o ‘Tapyete’, ‘Guaraní Occidental’ o ‘Guarayo’ o ‘Chiriguano’, ‘Mbya’ o ‘Mbya Apytere’ o ‘Ka’ ygua’ y ‘Pai-Tavytera’. Es preciso recordar que otras lenguas de la familia guaraní son habladas en algunas regiones del Brasil, Bolivia y Argentina.
Así, pues, entre todas estas variedades, la paraguaya es la que alberga el mayor número de hablantes. Cuenta con estatuto jurídico-social, y es, además, la lengua mayoritaria del Paraguay, según el censo del año 2020 (‘Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos’). Se puede afirmar, pues, que la lengua guaraní es hablada –en mayor o menor grado– en toda la geografía nacional, así como en todos los estratos sociales y culturales.
“Por su condición de lengua aglutinante, el guaraní expresa su relación gramatical mediante la utilización de “afijos”, generalmente en torno de un núcleo y puede generar vocablos de varias sílabas formadas por la yuxtaposición de morfemas”, leemos en el “Primer Capítulo: características generales de la lengua guaraní”, correspondiente al texto de la obra Gramática Guaraní. Es necesario poner de relieve que el guaraní enfatiza la función de los vocablos por encima de las categorías gramaticales. Digamos que los vocablos del idioma guaraní son “polifuncionales”, puesto que pueden emplearse en cualquier función gramatical, según las necesidades del hablante.
Si deseamos ejemplificar, “vai” es adjetivo en “ára vai”; es verbo en “ombovai”, y adverbio en “oguata vai”. De igual manera, los “afijos” determinados, según su ubicación, generarán nuevos significados junto a las raíces, a las cuales se unen, conformando así palabras nuevas. Ejemplifiquemos. El morfema “mbo/mo”, al unirse al lexema “guata”, forma la palabra “mboguata”, que significa, “conducir” y no “caminar”. En cuanto a la estructura sintáctica, el poseedor precede a la cosa poseída. Y en vez de preposición, el guaraní utiliza “posposición”. Un ejemplo: “Susána róga” (“La casa de Susana”). Resaltemos, en fin, que el guaraní no posee “artículos” como categoría léxica.
Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca