Opinión

Artísticas excelencias de la antigua Pontevedra

Isaac Otero | 27 de agosto de 2018

Nuestras antiguas y nuevas vivencias en la monumentalidad de la Ciudad de Pontevedra nos conducen ahora a la Basílica de Santa María la Mayor. Edificada en el siglo XVI merced al poder económico del que en aquella época disfrutaba el ‘Gremio de Mareantes’, digna es de resaltar su fachada plateresca, en la cual podemos descubrir una peculiar imagen de San Jerónimo con anteojos. Ya en el interior de la Basílica sobresalen las bóvedas de crucería y el retablo del altar mayor, cuya obra corresponde a los inicios del siglo XX, llevada a cabo en madera de castaño y nogal.

La Capilla de las Apariciones es el antiguo colegio de las Madres Doroteas, donde, por cierto, residió durante años la venerable Sor Lucía, iluminada por la Virgen de Fátima en Portugal. Existe una capilla del siglo XX de sólo interés religioso. El Parador ‘Casa del Barón’, el cual está constituido por un edificio de los siglos XVI-XVIII, con portada neoclásica, cuya pertenencia correspondió a los condes de Maceda. El Puente del Burgo concedió el nombre a esta ciudad gallega que nos muestra en su escudo. Conviene señalar que forma parte del ‘Camino Portugués’ hacia Santiago de Compostela.

En la ‘Praza das Cinco Rúas’ hallamos la casa en la que vivió el escritor Ramón María del Valle-Inclán. El crucero, del siglo XVIII, fue emplazados en este espacio a fines de la Guerra Civil española. La ‘Praza do Teucro’ porta el nombre del mítico fundador de la ciudad de Pontevedra. Rodeada de nobilísimas casas de los siglos XVII y XVIII, es un excelente paradigma de la riqueza heráldica de Pontevedra. Son escasas las ciudades que han conservado un conjunto tan numeroso de escudos. ¡Casi 150 diseminados a través de todo el casco antiguo! La ‘Capilla del Nazareno’ nos aguarda en la ‘rúa Tetuán’. Esta Capilla está varias veces nombrada a finales de la Edad Media. Por entonces era conocida como ‘Capilla de las Emparedadas’. En la actualidad es siempre visitada el ‘Día del Nazareno’, esto es, el primer viernes de marzo, a fin de ‘pedir las tres gracias’.

El ‘Teatro Principal’ y ‘Liceo Casino’ es un edificio de 1878 reconstruido tras el incendio de 1980. Contigua al Teatro, se aprecia una casa ‘gótica’ del siglo XV, mostrándonos una de las fachadas más antiguas de la ciudad. La ‘Praza de Curros Enriquez’ debe su nombre a un afamado poeta de Celanova, en Ourense, de las postrimerías del siglo XIX y principios del XX. Observamos el monumento dedicado al escritor galleguista Alexandre Bóveda quien, junto con el polifacético Castelao, fue uno de los fundadores del ‘Partido Galeguista’ en Pontevedra en 1931. En esta plaza hasta el siglo XIV hubo un hospital para peregrinos. La fuente fue instalada en la primavera de 2001, después de su restauración y es de hierro fundido del siglo XIX.

La ‘Praza de Méndez Núñez’ nos muestra la casa que ya existía en los siglos XV y XVI como residencia de la renombrada familia de ‘mercaderes’ pontevedreses. En el siglo XIX fue habitada por el ilustre contra-almirante de la Armada Española Don Casto Méndez Núñez. A finales del siglo XIX tenían lugar señaladas y concurridas ‘tertulias’, a las que, entre otros, asistía el escritor Valle-Inclán, quien –desde el verano de 2003– aparece inmortalizado en bronce en la bella y reposada Plaza.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca