Opinión

‘Gallegos en Cuba’, una investigación de López Isla

Mario Luis López Isla –nacido en Cabaiguán, Cuba, 1955– es el autor de Gallegos en Cuba. Individualidades: su huella imborrable en una Nación, editado por el ‘Grupo de Comunicación Galicia en el Mundo, S.L.’, Vigo, 2011. Con maquetación de Pablo Camilo Pérez Alba y en la Colección ‘Crónicas de la Emigración’, el ensayista López Isla en su página de ‘Dedicatoria’ nos ofrece: “A todos los gallegos emigrados a Cuba a lo largo de la historia y a sus descendientes, vivos o fallecidos, donde se encuentren. A Juan Sehara Docal, emigrante gallego a Cuba, bisabuelo de mi esposa. A mi familia, como siempre”.
Entre los ‘Agradecimientos’ figuran su esposa Ester Lidia Vázquez Seara, ‘Yiya’, su hija Anaily María, Ediel, y su hijo Andy Luis, “por su eficiente labor con las fotografías”. Asimismo el pintor Julio Santos Fleites, miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) de Cabaiguán, “por las ilustraciones realizadas para este libro”. Tampoco olvida a Eugenio Ciriano Álvarez, ‘Nene’, “por facilitar cortésmente una valioso texto de consulta”. A Lázaro Hernández Varela, por su ayuda. A todos los trabajadores de la Biblioteca Municipal Beremundo Paz de Cabaiguán, provincia de Sancti Spiritus, por sus atenciones y facilidades para su trabajo. A Luis Vaamonde Polo, en fin, “por su confianza como editor”.
“Mucho debe el progreso de Cuba a ese Gallego trabajador, ingenuo y bonachón que, en un momento de su historia republicana, le aportó una corriente inmigratoria particularmente laboriosa, robusta y desprejuiciada. Mucho debe toda América a la inmigración”, escribió el afamado novelista, musicólogo y ensayista cubano Alejo Carpentier, como nos lo recuerda López Isla en su cita literaria. El texto fue publicado en el periódico El Nacional de Caracas, Sección ‘Letra y Solfa’, del 27 de febrero de 1958, extraído del ‘prólogo’ de José Antonio Baujín a la novela Gallego de Miguel Barnet, Editorial ‘Letras Cubanas’, La Habana, 2007, página XX.
Estructurada la obra en tres capítulos, en el primero de ellos desarrolla ‘Occidente en Cuba: en casi todos los sectores de la vida pública’. En el segundo, ‘En el centro de la ‘Perla del Caribe’, huella imborrable’. En su ‘Epílogo’ leemos “La Huella, el legado, en fin… su presencia”. No escatima fecundas aportaciones en sus ‘Fuentes manuscritas’, ‘Publicaciones periódicas’, ‘Libros’ y ‘Fuentes orales (testimoniantes e informantes)’. Es de agradecer también la ‘Relación de gallegos mencionados en este libro’. E igualmente los 5 ‘Anexos documentales’.
“El presente texto constituye una modesta investigación histórica sobre la presencia de inmigrantes gallegos en Cuba –no sólo las individualidades más famosas–, con el fin de dar a conocer su huella a través de nombres, relaciones humanas  y laborales, descendencia y otras particularidades –señala en su ‘Introducción’ Mario Luis López Isla–, para contribuir a contrarrestar el concepto –sin fundamento para este autor– de los llamados ‘emigrantes anónimos’, pues en vida no fueron tales, ya que todos tuvieron un hogar natal, padres, nombres, familiares, sueños, sentimientos, realizaciones, descendientes, en fin, una impronta imborrable”. A lo largo del estudio son citados 435 inmigrantes gallegos. “Sólo una relación escrita ínfima de los naturales de Galicia establecidos en Cuba”, matiza en sus páginas el investigador.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca