Santalices asegura que la emigración gallega se enfrenta al reto de conservar su legado

| 06 Abril 2019 - 13:22 h.
Los miembros de la Comisión Delegada, junto con el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, posan con sus medallas.
Los miembros de la Comisión Delegada, junto con el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, posan con sus medallas.

El presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, aseguró, durante la entrega de la Medalla del Parlamento a los miembros de la Comisión Delegada del Consello de Comunidades Galegas en representación de la emigración, que la emigración gallega se enfrenta actualmente a “un reto antes nunca conocido” y que es “preservar su legado material” y  “mantener viva su memoria inmaterial, pero igual de valiosa”. 

Santalices explicó que esto supondrá un esfuerzo para que se puede contar con “las segundas y terceras generaciones de gallegos”. “Sirva esta Medalla del Parlamento de Galicia, que representa a la totalidad del pueblo gallego, para apoyar y alentar a los protagonistas de esta tarea titánica”, aseguró.

El presidente del Parlamento también recordó la “deuda impagable” de Galicia con la emigración con variantes en el ámbito económico, en lo social, en lo cultural y en tantos otros. 

En el ámbito ecónomico, Santalices recordó las remesas de dinero que “permitieron redimir foros, comprar tierras e inmuebles, construir a arreglar casas y explotaciones, implantar negocios o mecanizar el campo”. 

En cuanto a la dimensión social de la emigración, Santalices destacó el contacto de los emigrados “con nuevas formas de vida, fundamentalmente de carácter urbano y la toma de conciencia respecto a la importancia de la educación y la formación como vías de progreso”. Una nueva perspectiva que, según recordó el presidente del Parlamento, sirvió para llevar a cabo actividades filantrópicas en diferentes lugares.

Santalices también recordó que “muchos de los personajes de nuestra cultura pasaron buena parte de sus vidas fuera de Galicia territorial, donde dieron formas a obras destacadas de la literatura y del arte gallego”. En la dimisión cultural de la emigración, Santalices destacó el impulso que dio a la Real Academia Galega y al himno gallego, así como infinidad de libros.

El presidente del Parlamento también destacó que los que tienen las responsabilidades públicas tienen la responsabilidad y el compromiso “de trabajar sin desmayo y seguir creando las condiciones adecuadas para que emigrar sea solo, ahora y en el futuro, una opción voluntaria y nunca una obligación casi ineludible”.

El retorno también estuvo presente en el discurso de Santalices, quien explicó que hay que seguir alentando “el retorno de los descendientes de nuestros emigrantes, retornados con los que compartimos valores, cultura, idioma y sentimientos, siempre garantía de una integración efectiva”.

Santalices, que durante su intervención recordó palabras de Castelao y de Suárez Picallo, recordó que “la emigración gallega es un movimiento de dimensiones inconmensurables, protagonizada por no menos de dos millones de paisanos nuestros y solo superada en magnitud por la irlandesa”. “Creo no equivocarme –dijo– al afirmar que ni una sola familia gallega se libró de la emigración porque este fue un fenómeno transversal que afecto a todas las clases sociales, aunque su incidencia fuese inversamente proporcional al nivel de renta”.

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca