TAMBIÉN ES FUNDADOR Y PRESIDENTE DE LA CASA HOGAR DE LAS NIÑAS DE ESTA LOCALIDAD

El gallego Alejandro Durán, candidato a la alcaldía de Tláhuac, una de las demarcaciones territoriales de Ciudad de México

| 8 de febrero de 2021, 9:32
Duran
Alejandro Durán, junto a responsables y niñas de la Casa Hogar de las Niñas de Tláhuac.

Alejandro Durán lleva 50 años residiendo en México, un país que conoce muy bien, y en el que, además de su faceta como empresario, siempre ha destacado por su labor humanitaria que le llevó a fundar hace 31 años la Casa Hogar de las Niñas de Tláhuac. Ahora da un paso más en el servicio público y se presenta como alcalde de esta demarcación territorial de Ciudad de México.

Este gallego de Avión explica que Tláhuac, una demarcación con unos 360.000 habitantes, “está muy abandonado”. “Nosotros necesitamos vías alternas para salir hacia la Ciudad de México, necesitamos mantenimiento de calles y de alumbrado público, podas de árboles y mantenimiento de escuelas, que están muy abandonadas”, asegura Durán, que se lamenta del deterioro en el que están las escuelas. “He visitado algunas escuelas y niños de 6 años están sentados en el suelo porque no tienen pupitres, los baños están descompuestos…”, explica Durán, quien afirma que “hace falta mucha inversión”. 

Este empresario de la hotelería y las gasolineras pertenece al PRI (Partido Revolucionario Institucional) que en las elecciones del próximo 6 de junio se presenta en coalición con el PAN (Partido Acción Nacional) y PRD (Partido Revolución Democrática) con la intención de desalojar a Raymundo Martínez, de Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), de la alcaldía de Tláhuac.

“En este momento, –asegura– estamos en muy mala situación con el Gobierno, tenemos un Gobierno tirado a la izquierda completamente y está copiando un poco a Venezuela y sabemos cómo está Venezuela y eso nos preocupa”.

 

Casa Hogar de las Niñas de Tláhuac

Alejandro Durán fundó la Casa Hogar de las Niñas de Tláhuac hace 31 años para apoyar a las niñas huérfanas, a las que les puede faltar un progenitor o los dos. Actualmente, el centro cuenta con 46 niñas que viven allí de domingo a viernes, ya que el fin de semana se van con su familiar más cercano para que no pierdan el contacto con ellos.

“En la Casa Hogar –explica Durán–, además de recibir clases, se cubren todas sus necesidades y son atendidas por psicólogos, médicos y odontólogos”. Las niñas entran con 6 años y salen con 12, con el certificado de sexto grado. “Nosotros a las que no tienen familia las canalizamos hacia otros institutos, pero las que sí tienen familia se van con ellos y se comprometen a llevarlas a la escuela secundaria”, explica Durán.

“El presupuesto de mantener la Casa Hogar –explica Durán– es de 150.000 pesos mensuales, tenemos que pagar maestros, monjas, tenemos que darles de comer, tenemos que atenderlas en cuanto a vestido, médico, medicinas…”.

La Casa Hogar cuenta con el apoyo de varias instituciones como el Monte de Piedad y el Monte Pío Luz Saviñón, así como de empresas amigas que la apoyan. Lo que falta en un momento dado lo pone el patronato del que Alejandro Durán es presidente.  “Siempre estamos buscando apoyo”, explica, y reconoce que “hemos tenido suerte y estamos saliendo adelante”.

La institución está pasando ahora por un momento complicado por la pandemia, ya que tuvieron que cerrar la Casa Hogar y las niñas están con sus familias donde reciben clases en línea para que no pierdan el curso académico.

 

Instituciones de la colectividad

Alejandro Durán llegó a México hace 50 años procedente de Venezuela, a donde había emigrado su familia y donde vivió 16 años. A pesar de haber dejado su tierra natal hace muchos años, siempre mantuvo el vínculo con Galicia, a donde regresa todos los años para ver a la familia.

Este vínculo también le lleva a participar en las diferentes instituciones de la colectividad, tanto en el Hospital Español, donde es miembro del Consejo Directivo, como en el Centro Gallego de México, del que es vicepresidente.

El Hospital Español, que se llama Beneficencia Española de México y está abierto a todo el mundo, tiene un promedio de 19.000 socios que pagan una anualidad. Si luego alguien necesita atención y tienen posibilidades paga con su descuento de socio. Si es un español que no tiene posibilidades económicas no paga nada y se le atiende gratuitamente.

Entre todos se ayuda a los que tienen menos recursos “porque ya son ancianos o no tienen cómo pagar una cantidad para salir adelante”, explica Durán, quien asegura que “si son socios del hospital se les atiende gratuitamente”.

Respecto a la situación sanitaria, en general, en México, este empresario gallego asegura que con el Covid los hospitales privados están saturados y “en los del Gobierno es imposible entrar”.

En todo caso, afirma que el Covid sí ha afectado a la colectividad. “Hemos tenido algunos decesos, pero no muchos. Yo creo que la colonia española está teniendo más sentido de la responsabilidad, se preocupan y se cuidan más y no ha habido tantos contagiados como en otra parte de la Ciudad de México”, asegura.

En todo caso, se lamenta del retraso que lleva México en la vacunación, ya que sólo se han vacunado 500.000 personas de una población de 130 millones de habitantes.

Además, explica que los negocios están caídos por la pandemia. “En mi caso, yo estoy trabajando al 50% y el personal trabaja una semana sí y una semana no para no retirarlos completamente del negocio y que por lo menos lleven algo a la casa”, dice este empresario que recuerda que en México “si no tienes trabajo no tienes ingresos”, ya que no hay un sistema de protección para cobrar el paro.

 

Centro Gallego de México

El Centro Gallego de México cuenta con 800 socios que pueden disfrutar de sus dos sedes, una en el centro, donde está la parte cultural y donde ensaya el grupo de baile gallego y de gaitas, y otro deportivo, con 90.000 metros cuadrados de terreno con piscinas, cancha de fútbol y voleibol, pistas de tenis, restaurante y salones de eventos.

“Con el tema de la pandemia tuvimos que cerrar mucho tiempo –comenta Durán–, pero pudimos abrir la pasada semana y la idea es retomar el trabajo y que la gente pueda volver a asistir”.

Además de las actividades deportivas y culturales, el Centro Gallego también celebra todas las fiestas tradicionales de Galicia.

Esta institución se mantiene con la anualidad que pagan los socios. “Recibimos algún apoyo de la Xunta, pero muy poquito”, asegura Durán.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca