Galicia cuenta con 35 productos agroalimentarios con certificación de calidad

| 09 Septiembre 2019 - 13:00 h.
La miel y muchos vinos gallegos cuentan con certificación de calidad.
La miel y muchos vinos gallegos cuentan con certificación de calidad.

Redacción, Santiago

El campo gallego es una extensa despensa de productos que cuentan con certificado de calidad. En total, son 35, unos manjares que hacen que muchos visitantes se desplacen a Galicia para degustarlos, generando, de esta manera, un importante turismo gastronómico. 

Galicia cuenta con una magnífica despensa calificada por el escritor Álvaro Cunqueiro como la de mayor “amplitud” de Occidente que, actualmente, se revaloriza gracias al excelente trabajo de los cocineros de esta Comunidad. 

En los últimos años, han amparado y protegido los productos de calidad del campo gallego que se han visto potenciados de forma cualitativa y cuantitativa.

La dinamización de los productos alimenticios de calidad es una de las mejores herramientas de las que dispone el medio rural para asegurar su futuro, iniciar nuevas vías de desarrollo e, incluso, reinventarse.

En este proceso la tradición y la modernidad van de la mano a través del fomento de la coordinación y promoción de la calidad agropecuaria, una tarea que en Galicia, y dependiente de la Consellería de Medio Rural, asume la Axencia Galega da Calidad Alimentaria (Agacal), un organismo que se centra tanto en la defensa de la excelencia como en la potenciación de la investigación, innovación, desarrollo y formación. 

Agrupar todas las competencias que la Xunta de Galicia tiene en materia de competencia alimentaria permite una gran agilidad para impulsar mejoras, así como promocionar la gastronomía gallega de calidad en los diferentes mercados. 

El objeto es que, partiendo del gran prestigio que estos productos tienen tanto en España como en el extranjero, se consolide la marca ‘Galicia’ en todo lo relativo a la producción agroalimentaria.  

Productos amparados

Vinos, aguardientes y licores tradicionales, carnes, queso, leche, pimientos, fabas de Lourenzá, grelos, pan, patatas, miel y tarta de Santiago son algunos de los productos amparados por la Denominación de Origen Protegida (DOP) e Indicación Geográfica Protegida (IGP).

El equilibrio entre su contenido graso y muscular, así como su suave textura y gran sabor han hecho que la ternera gallega cuente con un gran prestigio y reconocimiento, siendo su indicación geográfica la más importante del sector cárnico español. Las terneras gallegas –Rubia Galega y Morenas do Noroeste– son alimentadas de acuerdo a las normas tradiciones de aprovechamiento de los pastos en Galicia y como alimentación suplementaria tienen maíz, patatas, nabos y forrajes, así como concentrados a base de cereales autorizados por el Consejo Regulador. 

A esta IGP, que tiene 30 años, se ha sumado desde 2017 la ‘Vaca gallega’ y ‘Buey gallego’. 

En el ámbito porcino hay que destacar la indicación geográfica protegida del ‘Lacón Gallego’, que tiene que proceder de cerdos de las razas Celta, Large White, Landrace, Duroc y de sus cruces entre sí, aunque también se permite el cruce con las razas Blanca Belga y Pietrain, siempre que intervengan en una proporción inferior al 25%.

Lácteos

Uno de los puntos fuertes de Galicia en cuanto a productos de calidad son los lácteos. Por un lado, la leche, que cuenta con un distintivo de calidad ‘Galega 100%’, que garantiza la excelencia del producto y su procedencia de las explotaciones ganaderas de Galicia. 

En cuanto al queso, Galicia cuenta con cuatro DOP: Arzúa-Ulloa, Cebreiro, Tetilla y San Simón da Costa. 

Aunque todos estos quesos están elaborados con leche procedente de las razas rubia gallega, frisona y pardo-alpina, cada uno tiene sus propias características y localización geográfica. 

El queso Arzúa-Ulloa se produce en las comarcas de Arzúa, Melide, A Ulloa y Chantada, además de otros municipios limítrofes que forman el área situada en el corazón de Galicia. 

El queso del Cebreiro, con su característica forma de seta o sombrero, se produce en el ayuntamiento de Lugo, en la zona de entrada a Galicia por el Camino Francés, y comprende los municipios de Baleira, Baralla, Becerreá, Castroverde, Cervantes, Folgoso do Courel, A Fonsagrada, Láncara, Navia de Suarna, As Nogais, Pedrafita do Cebreiro, Samos y Triacastela.

En la zona de Lugo también se produce el queso San Simón da Costa, que tiene una forma muy característica: entre trompo y bala, finalizando en la parte superior en punta. En este caso, comprende los ayuntamientos de Abadín, A Pastoriza, Begonte, Castro de Rei, Cospeito, Guitiriz, Muras, Vilalba y Xermade. 

Uno de los quesos gallegos más conocidos es el de tetilla, que, con su forma cónica, se produce en toda Galicia. 

Vegetales

El pimiento es otro de los productos de contrastada calidad en Galicia, con una denominación de origen –Herbón– y cuatro áreas geográficas protegidas –O Couto, Oímbra, Arnoia y Mougán–.

La producción y envasado de los pimientos de Herbón comprende a los municipios coruñeses de Padrón, Dodro y Rois, así como a los pontevedreses de Pontecesures y Valga. 

Los pimientos de Oímbra se producen en su totalidad en la comarca ourensana de Verín, incluyendo los municipios de Oímbra, Verín, Castrelo do Val, Monterrei, Cualedro, Laza, Riós y Vilardevós.

La producción de los pimientos amparados por la IGP de O Couto incluyen los ayuntamientos de Ferrol, Narón, Valdoviño, Cedeira, Moeche, As Somozas, San Sadurniño, Neda, Fene, Mugardos y Ares.

El municipio de Guntín, en Lugo, es el único sitio donde se producen los pimientos de Mougán mientras que los de Arnoia cuentan con un ámbito geográfico de 23 kilómetros de extensión, constituida por el término municipal de Arnoia y la parroquia de Meréns, en Cortegada. 

Con vistas a incrementar su proyección fuera de la Comunidad, los grelos de toda Galicia cuentan con indicación geográfica protegida. Actualmente, se pueden encontrar en el mercado tanto frescos como en conserva o congelados, lo que supone un importante incremento de potenciales consumidores.

Las castañas gallegas, cuya zona de producción comprende casi toda la montaña gallega, también cuentan con un reconocimiento especial por su calidad, así como la patata de Galicia, variedad Kennebec, cultivada según las prácticas de las plantaciones tradicionales. La zona de producción se reparte en las subzonas de Bergantiños, en A Coruña; Terra Chá, A Mariña y Lemos, en Lugo; y A Limia, en Ourense. 

Amparadas por la indicación geográfica protegida, las fabas de Lourenzá son habas secas separadas de la vaina, de la variedad local conocida como faba Galaica. Su área de producción abarca A Mariña Lucense y engloba los ayuntamientos de Alfoz, Barreiros, Burela, Cervo, Foz, Lourenzá, Mondoñedo, Ourol, A Pontenova, Ribadeo, Trabada, O Valadouro, O Vicedo, Viveiro y Xove.

Otros productos

La miel de Galicia, el pan de Cea y la tarta de Santiago son otros productos gallegos con distinción de calidad. El ámbito de producción, tanto de la tarta como de la miel, es toda Galicia mientras que para el pan es el ayuntamiento de San Cristovo de Cea. Actualmente, está ultimándose el trámite para que la IGP incluya a todo el pan gallego.

En los últimos años se ha registrado en Galicia un incremento notable de la conocida como agricultura ecológica que no tiene limitación geográfica y se centra en la producción de alimentos basados en el respeto al animal, al medio ambiente y al mantenimiento y mejora de la fertilidad del suelo.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca