El Centro de La Estrada nace con el objetivo de unificar esfuerzos, ideales y trabajos

| 8 de febrero de 2019, 10:15
La Comisión Directiva de los años sesenta, durante la presidencia de José Campos Piso.
La Comisión Directiva de los años sesenta, durante la presidencia de José Campos Piso.

La historia de ‘La Estrada’, al igual que la de la mayoría de las instituciones de la colectividad, data de principios de siglo. A decir verdad, esto no pudo haber sido de otra manera, pues la historia de los centros es, básicamente, la historia de los inmigrantes. De hecho, estas eran épocas en que la palabra emigrar o “voume pra a América” se habían tornado habituales para los gallegos. Y es que haya sido ya por necesidad, por “hacer las América”, o por el simple espíritu de aventura, lo cierto es que todos decidieron partir hacia el otro lado del océano Atlántico en busca de lo que su tierra no podía brindarles: un porvenir. 

Pero qué cara decisión, cuántas lágrimas humedecieron las mejillas de esos rostros nostálgicos por todo lo que dejaban atrás. ¿Valía la pena cambiar el posible bienestar que todavía había que conseguir, por la morriña, el calor del hogar, los hijos, la familia, por Galicia? No eran esos, sin embargo, momentos para dudar. Debían  seguir adelante  y conseguir lo que  habían venido a buscar, para ellos y para los que habían quedado allá.

Como podrá comprenderse, al llegar a estas tierras los recuerdos y la soledad flagelaron con más dureza aún la memoria de estos inmigrantes. Se hizo evidente la necesidad de mitigar tanta tristeza de algún modo. Comenzaron así, las reuniones entre paisanos. Encuentros que se prolongaban hasta los albores de un nuevo día y en los que no se platicaba de otra cosa que no fuese la amada Galicia, sus romerías, sus fiestas y su gente. 

Nace luego, como resultado de la fusión llevada a cabo entre la Unión Estradense y la Federación Agraria de La Estrada el 23 de octubre de 1943 y con el objetivo de unificar esfuerzos, ideales y trabajos, el Centro Cultural del Partido de La Estrada. 

Poco tiempo hubo de transcurrir hasta que las semillas de la unión comenzasen a dar sus frutos. Uno de ellos fue el campo recreativo que se logró comprar en la calle Roque Sáenz Peña 1159 de San Isidro. Años más tarde, sin embargo, la necesidad de contar con una sede en el radio de la Ciudad de Buenos Aires llevó a tomar la determinación de vender el predio recreativo que había sido asiento de romerías y clásicos bailes gallegos.

Dentro de este marco, en el año 1973 y bajo la conducción del presidente del Centro, Ignacio Turnes, se adquirió lo que es hoy la sede social de La Estrada, en la calle México 2849.

Este lugar se convirtió con el tiempo, en testigo de recordados acontecimientos culturales y gastronómicos que se repiten con asiduidad. Uno de los más patentes en la memoria de la Sociedad ha sido, sin duda, la visita, en el año 1983, de una delegación de estradenses encabezada por la entonces teniente de alcalde, María D. Araujo Arias, y el cura párroco, Manuel Castiñeira. En aquella oportunidad, la comitiva vino acompañada por la Banda Municipal de La Estrada, a cargo del maestro Eulogio López Masid. Quedó como recuerdo imborrable de aquel gratificante encuentro, la imagen del Patrono San Pelayo que la delegación obsequió al Centro y que éste hoy luce en su sede social. Tres años más tarde, la institución se sumó a las entidades que patrocinaron el traslado de los restos de Virginia Pereira Renda, viuda de Castelao, y de su hijo, Alfonso Jesús, al cementerio de La Estrada. Finalmente, es deseo del Centro hacer saber que, así como siempre mantuvo cordiales relaciones con todas las instituciones de la colectividad, está abierto a todos aquellos que aporten nuevas inquietudes orientadas hacia el ideal con el que fue creado: difundir la cultura gallega.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca