ESTUDIANTES DE GERONTOLOGÍA RELATAN SUS EXPERIENCIAS EN GALICIA

Los becarios valoran la realización de los másters como algo positivo y recomendable

| 1 de abril de 2019, 10:51
De izda. a dcha., los graduados en el máster Arturo Ramilo, Gabriela Castro, Diana Benítez y Ana Hauradou Carreiro.
De izda. a dcha., los graduados en el máster Arturo Ramilo, Gabriela Castro, Diana Benítez y Ana Hauradou Carreiro.

Las becas BEME trajeron en dos años a Galicia a un total de 200 jóvenes universitarios del exterior dispuestos a ampliar sus conocimientos en alguna de las universidades de la comunidad autónoma, gracias a los másters que se imparten en esos centros educativos. Después de un curso entero especializándose en aquellas materias de su interés, algunos de los que han cursado el máster en el curso 2017-2018 ya han encontrado empleo, mientras otros mantienen intactas las expectativas para integrarse en el mundo laboral e instalarse en Galicia.

Encontrar trabajo en un mercado laboral tan especializado como el que se exige en la actualidad requiere de suerte, pero sobre todo de interés y mucho esfuerzo para alcanzar la meta deseada. Las circunstancias obligan a veces a abandonar el país de origen para probar aventurarse en otros mundos que, si bien a priori pueden resultar ajenos, no lo son tanto. Es el caso de los descendientes de gallegos en el exterior y de aquellos que por diversos motivos han abandonado España en los últimos años, pero que desean regresar.

Para todos ellos, el Gobierno gallego, a través de la Secretaría Xeral de Emigración, puso en marcha en 2017 las becas BEME (Bolsas Excelencia Mocidade Exterior) a través de las cuales se ofrece a los universitarios que responden a ambos perfiles la oportunidad de ampliar su formación gracias a los másters que se imparten en sus tres universidades. 

Un centenar de jóvenes se han beneficiado ya de esta iniciativa para favorecer el retorno e incorporar jóvenes talentos al tejido productivo y empresarial gallego en el curso académico 2017-2018 y otro tanto espera hacer lo propio cuando finalice el curso actual. En total, serán doscientas las personas residentes en el exterior que hayan realizado estudios de máster gracias a este programa en un periodo de dos años, la mayoría, interesados en fijar su residencia en Galicia.

Ana Hauradou Carreiro es un ejemplo de ello. En 2017 llegó a Galicia procedente de Panamá para cursar un máster en Gerontología que le permitiera ampliar sus conocimientos de psicología, carrera que estudió en su país de origen. 

Después de un tiempo ejerciendo en el departamento de recursos humanos de una empresa en Panamá, a los 32 años le esperaba la Universidad de A Coruña para seguir formándose. 

La joven llegó a Galicia con ganas de estudiar, pero sin un horizonte definido, salvo el de complementar su carrera. Finalizado el máster, encontró empleo en el departamento de recursos humanos de una empresa de cursos de formación y desde noviembre del pasado año ya está trabajando en Galicia. 

Se confiesa muy contenta y agradece la oportunidad que se le ha abierto con este máster que, además, le ha permitido salir de su país, lo que le ha proporcionado una visión mayor y le ha permitido conectar con otras nacionalidades.

Su abuelo era gallego, y una vez encontró trabajo en Galicia, la idea de Ana es quedarse a vivir en la comunidad autónoma.

Atendiendo a su experiencia, anima a otros jóvenes a cursar alguno de estos másters que se imparten en Galicia.

 

Arturo Ramilo

Lo mismo le ocurre a Arturo Ramilo, natural de Buenos Aires (Argentina), quien llegó a Galicia igualmente en 2017 para cursar un máster de Gerontología en la Universidad de A Coruña. 

Titulado en Medicina, Ramilo siempre mostró interés en la gerontología y geriatría como complemento a su formación médica. 

En la primavera de 2017 viajó a Galicia (tiene familia en la localidad pontevedresa de O Porriño) y se quedó encantado. Cinco meses después se hallaba en A Coruña estudiando la especialidad que más le interesa de cuantas se imparten en las universidades gallegas. 

Mientras tanto, se preparó para el MIR y ahora está a la espera de los resultaos de la prueba para formarse como Médico Interno Residente. 

Es por eso que, de momento, no encontró trabajo, pero una vez se despeje esa incógnita, si no consigue acceder a una plaza de médico especialista, se pondrá a buscar empleo, porque su idea también es quedarse en Galicia.

Arturo Ramilo anima a otros jóvenes en su misma situación a cursar estudios de máster en Galicia porque “la parte académica es muy buena”, asegura. Además, “el límite en lo académico se lo pone uno, porque si muestras interés, el máster siempre da la posibilidad de ampliar horizontes”.

Por eso, se muestra muy agradecido por la beca que le han concedido. “Ha sido algo muy bueno” y “la experiencia es muy recomendable”, asegura.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca