VISITÓ EL INSTITUTO Y SE REUNIÓ VÍA TELEMÁTICA CON 70 DIRECTORES DE CENTROS

La ministra de Exteriores hace suya “la tarea” del Cervantes y apoya sus planes de recuperación pospandemia

| 11 Junio 2020 - 08:45 h.
La ministra González Laya y el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero –en el centro–, momentos antes de comenzar la reunión. Les acompañan la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Ángeles Moreno (izda) y la secretaria general del Instituto, Carmen Noguero.
La ministra González Laya y el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero –en el centro–, momentos antes de comenzar la reunión. Les acompañan la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Ángeles Moreno (izda) y la secretaria general del Instituto, Carmen Noguero.

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, visitó este miércoles por primera vez el Instituto Cervantes y animó a sus responsables a elaborar un Plan estratégico que concrete las prioridades y objetivos de la institución tras la crisis del coronavirus. “Quiero pelearme por vosotros, hago mía esta tarea”, dijo Arancha González Laya al director y a la secretaria general del Instituto, con quienes se reunió presencialmente, y a los casi 70 directores de centros y Aulas que participaron por videoconferencia en la reunión de trabajo. 

El nuevo Plan estratégico, en el cual el Cervantes ha empezado a trabajar, podría ponerse en marcha en 2021, fecha en la que se cumplirán 30 años de la creación del Instituto (en 1991). Uno de sus aspectos principales será un gran proyecto de digitalización de su actividad docente y cultural. “Planteadme un plan de digitalización de los Cervantes alrededor del mundo, que diga cómo, cuándo y cuánto”, animó la titular de Exteriores.

El rápido avance hacia lo digital se basará en la experiencia de estos meses en los que, debido a la crisis sanitaria global, el Instituto ha sustituido sus clases presenciales por virtuales, y su actividad cultural ha pasado a desarrollarse a través de internet. Y, aunque lo presencial empieza a recuperarse (los centros de Tokio, Seúl, Praga, Toulouse y Hanoi ya han reanudado la enseñanza en el aula, y otros más acogen exposiciones con público), lo virtual ha llegado para quedarse, según coincidieron la ministra y el director del Cervantes.

Luis García Montero reconoció que la digitalización “tiene un gran potencial porque llegamos a públicos a los que antes no accedíamos”. Hoy “estamos creando una presencia digital que nos llevará a nuevos modelos de presencia” en todo el mundo, incluidas las tres grandes áreas prioritarias de expansión: Estados Unidos, África y Asia (uno de los primeros nuevos centros sería Seúl, en Corea del Sur).

El director se comprometió a trabajar ya en “un Plan estratégico que será un proyecto muy sólido”. Aseguró que pronto lo podrá presentar y que “celebraremos los 30 años con la mayor ilusión y esperanza”.

 

Adaptación, resiliencia y confianza

“Hay tres palabras que me gustan de las que habéis mencionado”, dijo la ministra: adaptación, resiliencia (“en el Instituto Cervantes hay capacidad de transformar lo negativo en positivo”) y confianza. Respecto a la inevitable reducción de ingresos del Cervantes, González Laya animó a “reforzar la financiación público-privada”, con un “esquema de partenariado” que dé entrada a fondos privados a los actuales centros y a otros que se puedan abrir, ya que con frecuencia “cuatro de cada cinco ministros de Exteriores con los que hablo” le solicitan la apertura de nuevas sedes cervantinas. “Vamos a pelear para que no ver disminuida nuestra capacidad para afrontar el futuro”, sentenció la jefa de la diplomacia española tras declarar que “sois una de las patas fundamentales de nuestra actividad”.

Avanzó además que la próxima semana se lanzará ‘Spain for Sure’, una campaña para reforzar la imagen internacional de España en la que participarán héroes culturales, deportivos, etc. Por otro lado, también anunció que se pone en marcha un grupo de trabajo que estudiará diversas cuestiones “pendientes” como el estatuto jurídico del Instituto Cervantes, el refuerzo de las plantillas o la remuneración de los profesores colaboradores, entre otros asuntos que le planteó García Montero.

El director destacó que en estos meses “la comunicación ha sido muy importante, hemos trasladado la imagen de que el Instituto Cervantes no se cierra”. Insistió en que “el español debe estar presente en la ciencia y la innovación” y resaltó que “trabajamos para la diplomacia cultural y la cooperación en todo el mundo”, además de contribuir a que la imagen de España salga reforzada sin ser identificada con la pandemia.

La secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Ángeles Moreno, elogió que el Cervantes “no ha cerrado y ha hecho un gran esfuerzo de digitalización y para estar presentes constantemente” durante la pandemia. Por su parte, la secretaria general del Instituto, Carmen Noguero, admitió las dificultades para “ordenar el presupuesto” y saber exactamente con qué fondos se cuentan este año.

 

Tokio, Burdeos, Tetuán, Chicago

La sesión de trabajo, celebrada a las 15 horas (en una franja horaria que permitía participar a responsables de todo el mundo, desde el Lejano Oriente hasta América), incluyó palabras de cuatro directores de centros, representativos del resto.

El director de Tokio (Japón) destacó que ese país se encuentra en una coyuntura económica muy negativa, la peor desde la II Guerra Mundial. Pese al descenso de ingresos del Cervantes, dijo Víctor Ugarte, las actividades culturales presenciales se retomarán la próxima semana con la exposición Picasso escritor. Recordó el apoyo desinteresado que prestan a las empresas españolas en Japón y la importancia del deporte en la imagen de España: en los Juegos Olímpicos de 2021, la sede del Instituto tokiota será la Casa de España.

En Burdeos (Francia) la caída de ingresos ha sido “enorme”, dijo su directora, pero “aún así somos uno de los centros menos afectados”. Para la escritora Luisa Castro, las clases por videoconferencia seguirán siendo una alternativa importante. 

“Hemos aprendido a gestionar la incertidumbre”, afirmó la directora de Tetuán (Marruecos). Dolores López Enamorado lamentó este “parón en seco” sufrido cuando en los últimos años habían aumentado significativamente las matrículas. Aunque los alumnos han pasado del modelo presencial al digital, en el país magrebí, donde los centros del Cervantes son vistos como “espacios de libertad”, la digitalización no tiene buena acogida. La enseñanza en línea es positiva pero se necesita mucha inversión, agregó; la imagen del IC es muy sólida y el personal está muy preparado. “Confíe en nosotros, ministra”, concluyó.

Cerró el turno de centros el director de Chicago (EE UU), que explicó la “situación muy inestable” del país, sumido en la pandemia, revueltas sociales, toque de queda, próximas elecciones... Una realidad “muy peligrosa para las grandes minorías: latinos y afroamericanos”, aseguró Anastasio Sánchez Zamorano, quien quiso elogiar la calidad humana y profesional de los trabajadores del Cervantes.

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca