EL CÓNSUL GENERAL EN PUERTO RICO DICE QUE EN ESTE PAÍS DEFIENDEN “EL BUEN CASTELLANO”

Miguel Benzo: “El puertorriqueño es una persona muy cercana a todo lo español, nos miran con admiración y simpatía”

| 23 de septiembre de 2020, 12:58
Miguel Benzo Perea, cónsul general de España en Puerto Rico.
Miguel Benzo Perea, cónsul general de España en Puerto Rico.

Hubiera sido preferible realizar esta entrevista, de forma presencial, más cercana, reunidos en el Consulado General de España, pero las circunstancias actuales lo impiden. En la nueva sección creada en ‘Crónicas de la emigración’ sobre el trabajo de los cónsules generales de España en el exterior, en esta ocasión hablamos, de forma virtual, con Miguel Benzo Perea, cónsul general de España en Puerto Rico, un país cercano en afecto mutuo.

Pregunta. ¿Cuál es el significado para usted, como cónsul general, de esta Isla del Caribe?

Respuesta. La historia no se puede borrar. La Isla de Puerto Rico fue descubierta en 1493 en el segundo viaje de Cristóbal Colón a América. Colón la bautizó con el nombre de San Juan y la capital con el nombre de Puerto Rico. Fue en 1521 cuando se intercambiaron estos dos nombres. En la actualidad, la capital es San Juan.

Debido en parte al entusiasmo del ambicioso Juan Ponce de León, un lugarteniente de Colón, la ciudad de Puerto Rico se convirtió rápidamente en el enclave militar español más importante del Caribe.

El nombre actual de Puerto Rico alude a las riquezas que partían del puerto de San Juan Bautista. Los nativos de la tribu taína llamaban a la isla Borikén, que significa ‘Nuestro Noble Señor’.

La isla estuvo muy ligada a España hasta finales del siglo XIX, cuando se produce un hecho histórico en el salón del Quai de Orsey del Ministerio de Asuntos Exteriores en París, con la firma del tratado del mismo nombre, el 10 de diciembre de 1898, entre Estados Unidos y España, por el que España cedía la isla de Puerto Rico a EE UU, así como la isla de Cuba, y también se culminó la venta de Filipinas.

Las comisiones que representaron a ambos gobiernos durante el convenio estuvieron presididas por William R. Day y Eugenio Montero Ríos, e integradas por otros tres funcionarios más por cada parte. El tratado fue ratificado por el Congreso de Estados Unidos el 1 de abril de 1899.

Hoy en día, Puerto Rico conserva nuestra huella cultural, esa mezcla de raíces españolas y nativas, por eso me siento honrado de mi destino como cónsul general de España en Puerto Rico, realizando mi trabajo en unir este país con España.

Tuvimos gran suerte de que, en esta bella Isla del Caribe, no hubo una guerra de independencia propiamente dicha, ni siquiera en la historia se recuerda algún hecho de dificultad extrema en nuestras relaciones, existe una gran fraternidad, y el puertorriqueño es una persona muy cercana a todo lo español, nos miran con admiración y simpatía; por eso me siento muy complacido en este destino familiar.

P. ¿Puede decirnos la cifra de los españoles residentes en Puerto Rico inscritos en el Registro de Matrícula Consular?

R. En este momento tenemos inscritos 7.000 españoles en el Registro de Matricula Consular.

P. ¿Existen asociaciones españolas en Puerto Rico? En tal caso, ¿pudiera decirnos las más activas?

R. Ahora mismo tenemos cerca de 12 asociaciones españolas en Puerto Rico, que se reúnen para preservar nuestra cultura, nuestras tradiciones, y donde esa nostalgia por España descansa con esas actividades programadas de encuentros.

Debo destacar que la más importante dentro de todas es el Centro Gallego, muy activa por sus encuentros sociales, y además posee su sede propia; la segunda sería el Centro Asturiano, cuya colectividad tiene su sede en la propia ‘Casa de España’, una entidad constituida por emigrantes españoles, fundada en 1914 de la que debo resaltar la belleza del edificio y su alto valor histórico. 

P. ¿Ha habido interés creciente por obtener la nacionalidad española, en el transcurso de los años 2019/2020, dentro de los descendientes de españoles?

R. El mayor interés por la nacionalidad española se produjo después del 26 de diciembre de 2007, con la entrada de la ley de memoria histórica 52/2007, que tuvo gran expectación en Puerto Rico. Solicitaron la nacionalidad cerca de 2.000 personas de origen español.

Le puedo hablar también, de las solicitudes de nacionalidad más recientes: En 2018, lo solicitaron 123 personas; en 2019, 99 personas; y en lo que va de 2020, 62 personas.

Estas solicitudes se plantean por opción, se recoge en los artículos 17. 2º, 19. 2º y 20 del Código Civil.

Hay diferentes supuestos:

• Para todas las personas que estén o hayan estado sujetas a la patria potestad de un español –los hijos cuyo padre o madre hayan adquirido o recuperado la nacionalidad española durante la minoría de edad de aquéllos–. En este caso, el derecho de opción caduca a los 20 años de edad.

• Las personas cuyo padre o madre hubiera sido originariamente español nacido en España, hijos de emigrantes españoles que habían perdido la nacionalidad española en el momento de nacer aquellos o hijos de madre española nacida en España, nacidos antes del 29 de diciembre de 1978. En estos casos, el derecho de opción no caduca.

• Las personas adoptadas por un español siendo ya mayores de edad podrán optar en un plazo de dos años desde la adopción.

• Las personas cuya filiación o nacimiento en España se determine después de su mayoría de edad, cuando de dicha determinación resulte alguno de los supuestos de hecho contemplados en el artículo 17. 1º del Código Civil, podrán optar en un plazo de dos años desde dicha determinación.

P. ¿Qué nos puede comentar acerca del voto rogado?

R. Todos coincidimos mayoritariamente en la poca efectividad del voto rogado, y aquí en Puerto Rico tenemos la misma impresión que en América, Europa y otros lugares. El voto rogado es complicado, porque muchas veces no garantiza nuestros derechos, existen escollos en cuanto a la distancia que tarda en llegar dicha documentación electoral a origen. Otro aspecto es que el propio interesado debe solicitar las papeletas de los votos, lo que alarga más el proceso, por lo cual ese español se siente en el exterior frustrado por este método. Ahora mismo la esperanza reposa en que se pueda realizar vía ‘on line’, evitando toda la tramitación mencionada.    

P. ¿Hay interés en Puerto Rico por fortalecer la lengua castellana?

R. En Puerto Rico existe un bilingüismo, a pesar de que, como antes le había expresado, el Tratado de París suponga una separación a diferentes niveles de España y Puerto Rico.

Los estadounidenses intentaron en las escuelas públicas forzar que el inglés fuese el idioma más hablado, pero no ha sido así.

En las escuelas los niños estudian en inglés, pero entre ellos hablan castellano, debo recordar al gobernador Rafael Hernández Colón, que, el 5 de abril de 1991, firmaba como único idioma el castellano. Por su defensa del idioma español, ese mismo año España le confirió al pueblo de Puerto Rico el Premio Príncipe de Asturias de las letras.

Hoy me consta, por mi relación con algunos académicos de la lengua aquí en Puerto Rico, que existe una preocupación por preservar el buen castellano, a pesar de la influencia del inglés, que al final hay términos o palabras que se mezclan entre ambas y puede existir un deterioro de la misma. Debemos seguir trabajando por preservar este patrimonio.

Hoy el español es la lengua que hablan 580 millones de personas, de las cuales, 483 millones de ellos nativos y existe un interés creciente por el estudio de nuestra lengua.

En Estados Unidos el español es el idioma más estudiado en todos los niveles de enseñanza. En el Reino Unido, el español es percibido como la lengua más importante para el futuro.

En la Unión Europea, Francia, Italia, Reino Unido y Alemania (por este orden) son los países con un mayor número de estudiantes de español. También ha crecido notablemente la enseñanza de español en países anglófonos como Canadá (con 90.000 estudiantes), Irlanda (47.000), Australia (34.000) y Nueva Zelanda (36.000).

El español tiene un alto potencial de crecimiento en internet debido a la penetración media de internet en los países hispanohablantes (que es de un 65,8%, aún lejos de la penetración en España, que supera el 92%). México, por ejemplo, se encuentra entre los diez países con mayor número de usuarios en internet.

España es el tercer país exportador de libros del mundo, después del Reino Unido y Estados Unidos.

P. ¿Qué le trasmitiría al empresariado español referente a posibles inversiones en Puerto Rico? ¿Qué sectores serían interesantes?

R. Nuestro empresariado español con inquietud en este país, debe saber que contamos con una Oficina Comercial de España –representada por la consejera María del Rosario Paradinas Zorrilla– y que, de igual forma, existe una Cámara de Comercio Hispano-puertorriqueña, donde se impulsan innumerables actividades y encuentros empresariales.

Existe una docena de empresas españolas, las de mayor protagonismo son aquellas vinculadas al sector de infraestructuras, por ejemplo Metropista, que fue construida por la empresa Abertis. También mencionar a la empresa Ferrovial, que fue reconocida en la 45ª edición de la Convención Anual de Asociación de Contratistas Generales (AGC)-Capítulo de Puerto Rico, por su “Excelente Programa y logros de Seguridad y Salud en 2017”.

En el sector de los seguros, Mapfre sería una de las más importantes. En otros sectores como la alimentación, existe importación de productos españoles, principalmente bebidas como el vino, siendo el que más se consume en Puerto Rico, por su alta calidad y prestigio internacional. Sin embargo, debo decir que en el sector turístico tenemos poca presencia. Por ejemplo, sólo hay presencia con un establecimiento hotelero de la cadena Meliá, y un otro de la cadena NH, echamos en falta una mayor presencia de cadenas españolas. El potencial turístico de Puerto Rico no está aún desarrollado, hay que esperar que el futuro económico de Puerto Rico pase en otros, por atender esta necesidad.       

P. ¿Nos daría el nombre de alguna persona que puso en lo más alto a España en Puerto Rico?

R. Grandes intelectuales españoles pudiéramos mencionar a lo largo de la historia del siglo XX, que tuvieron que emigrar por diferentes razones. Ahora mismo a mi cabeza viene Pau Casals, que ha sido uno de los mejores violonchelistas del siglo XX, reconocido internacionalmente como uno de los mejores intérpretes y directores de orquesta de su tiempo, al cual el desenlace de la guerra civil española le obliga a marchar al exilio y a residir, primero, en Prada de Conflent (Francia) y, después, en San Juan de Puerto Rico.

También es digno de destacar la figura del intelectual Juan Ramón Jiménez, que estuvo también en el exilio producto de la guerra civil española, pasando por varios países como Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico. En este último país recibe la noticia de la concesión del Premio Nobel de Literatura en el año 1956.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca