MATELLÁN DESTACA EL BUEN COMPORTAMIENTO DE LOS 45 MENORES

Llega a Madrid desde Dublín el “emotivo vuelo” fletado por 200 españoles

| 15 de mayo de 2020, 22:06
Los españoles descienden del avión en el aeropuerto de Madrid.
Los españoles descienden del avión en el aeropuerto de Madrid.

“Deseando llegar a casa”. Así dice estar Karmele Matellán, una de las organizadoras del vuelo desde Dublín a Madrid que ha aterrizado este viernes en el aeropuerto de Barajas con más de 200 españoles, 45 de ellos menores.

“Ha sido muy emotivo porque todo el mundo estaba muy agradecido”, explica la representante por Irlanda en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE) desde el autobús que la lleva hasta su destino final: Bilbao.

“Además, –continúa– ha sido un vuelo muy bonito porque conoces a todo el mundo y hay una sensación de familiaridad y de que todos estábamos en la misma situación”.

A su llegada al aeropuerto de Madrid fueron recibidos por padres de algunos de los menores y numerosos periodistas que tuvieron que esperar bastante porque el proceso de desembarque “fue lento”, ya que, en el autobús para acceder a la terminal desde la aeronave, sólo podían ir 25 personas. Luego tuvieron que pasar el control de pasaportes, el control de temperatura y luego hacer otra cola más para entregar el papel con los datos de la cuarentena. En total han estado casi una hora antes de que muchos pudieran encontrarse con los que les estaban esperando.

En el vuelo venían 45 menores que, por diferentes motivos, todavía estaban en Irlanda. Traer a los menores, explica Matellán, “es mucha responsabilidad”, porque “a muchos hemos tenido que ir a recogerlos a sus domicilios, asegurarte de que todos subían al avión, luego, en Madrid, los hemos dividido para llevarlos a sus respectivos medios de transporte hasta su destino final. Todo ha salido bien”. “Se han portado genial y no han dado ningún problema”, asegura la consejera.

A los menores que son de Madrid y a los cuatro que tienen menos de 12 años los han ido a buscar “pero el resto han cogido sus transportes hacia sus destinos finales”. “Yo voy ahora en el autobús a Bilbao y tengo seis o siete menores aquí”, asegura.

 

Cuarentena

Los más de 200 españoles que llegaron en este vuelo tendrán que hacer la cuarentena en sus domicilios, según la norma que entra hoy mismo en vigor. “De todos modos la mayoría de la gente ya pensaba hacer la cuarentena por responsabilidad”, explica Matellán porque, “aunque dicen que los aviones son seguros porque el aire se filtra, al haber pasado por dos aeropuertos y, algunos, algún transporte público más, vamos a hacer la cuarentena por responsabilidad”. “Incluso una chica de 18 años decía que no pensaba dar abrazos ni besos hasta que no pasara un tiempo”, asegura Matellán, quien reconoce que los más pequeños que ya han llegado a casa les han mandado fotos abrazados a sus padres y hermanos.

Antes de embarcar ya sabían que al llegar a España les tocaría la cuarentena “porque estaba en todos los medios, pero, de todos modos, la compañía aérea nos informó”, asegura Matellán, quien explica que tuvieron que rellenar un formulario con el teléfono y la dirección. “Se supone que te pueden llamar para ver si estás en casa o has salido, porque no creo que haya suficientes fuerzas policiales para ir a casa de todos”, asegura a la vez que recalca que “todo el mundo venía concienciado de hacerla, así que no va a suponer un problema”.

 

Repercusión en los medios

La historia de este grupo de españoles que decidió fletar un avión para regresar a España fue noticia en varios medios de comunicación. “No me esperaba tanta repercusión en los medios, ha sido completamente inesperado y no tengo nada de tablas, pero he ido capeándolo como he podido”, reconoce Matellán.

A su llegada al aeropuerto Adolfo Suárez se encontró con que “Barajas estaba vacío, sólo había periodistas”, dice Matellán. “Esta vez –continúa– ya nos lo esperábamos porque como esto no es un vuelo comercial, algunos ayer todavía pensaban que podía ser una estafa y llamaron al aeropuerto para ver si estaba prevista la llegada de un vuelo desde Dublín y le dijeron que habían estado llamando muchos periodistas”.

“El aeropuerto de Dublín también estaba vacío, es impactante, aunque creo que después de ver las fotos de ciertas calles vacías ya te curas de espantos”, concluye esta bilbaína.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca