PANAMÁ CONTINÚA CON UN DURO CONFINAMIENTO QUE INCLUYE LA ‘LEY SECA’

Concepción Cabanillas: “Estoy deseando viajar a España porque tengo a mi familia allí, pero no sé cuándo se podrá ir”

| 06 Mayo 2020 - 10:46 h.
Concepción Cabanillas, con la ciudad de Panamá al fondo.
Concepción Cabanillas, con la ciudad de Panamá al fondo.

Mientras España y diferentes países de la UE han comenzado el conocido como plan de desescalada, Panamá, con 203 muertos y 7.387 afectados, continúa con el duro confinamiento en el que solo están abiertos los servicios esenciales.

Concepción Cabanillas, una madrileña que lleva 25 años residiendo en el país, explica que en el país se decretó el confinamiento obligatorio y que incluso está marcado el horario para ir al supermercado. “Los lunes, miércoles y viernes pueden ir las mujeres; y los martes, jueves y sábados, los hombres, pero cada persona tiene un horario en función de su cédula de identidad”, explica Cabanillas, que comenta que a ella le toca ir de 10,00 a 11,00, “con media hora antes y media después para el trayecto de casa al supermercado”.

Además, Cabanillas, que fue la presidenta del Consejo de Residentes Españoles (CRE) de Panamá durante el mandato que estuvo en funcionamiento, explica que, desde el principio del confinamiento, el país instauró la ‘ley seca’, es decir la prohibición de comprar y consumir alcohol.

“Esta decisión se tomó –explica Cabanillas– porque mucha de la gente que trabaja en la economía informal tiene la costumbre de hacer una fiesta los viernes y emborracharse”.  “Como no tienen dinero para nada han prohibido el alcohol para que no se gasten el dinero en eso”, asegura la exconsejera que también apunta a los problemas de violencia de género. “Con la prohibición del alcohol –continúa– también se reduce la violencia familiar que, en Panamá es un problema muy grande”. De hecho, explica que hace algunos años sacaron varias leyes para proteger a las mujeres víctimas de la violencia de género pero no tienen donde llevarlas y por eso, normalmente, continúan en el domicilio familiar.

El país fue uno de los primeros que cerró el aeropuerto. Panamá es el ‘hub’ de las Américas y hasta allí el coronavirus llegó procedente de varios países: China, Estados Unidos, Italia y España.

Las medidas en Panamá son muy restrictivas. Se prohibió por completo la actividad económica, incluso la economía informal, que en otros países de América Latina continúa durante esta crisis sanitaria. Para que no tuvieran problemas, a todo este colectivo se le están proporcionando unos bonos y con la cédula de identidad pueden ir a hacer la compra.

Además, se está llevando comida a quien lo necesite y los representantes de cada zona hicieron una lista con las personas que podrían tener problemas para ver quien necesitaba ayudas.

“Aquí es obligatorio salir con mascarilla y si no se lleva la multa puede ser de entre 100 y 1.000 dólares y a la gente que se salta el confinamiento se le obliga a hacer servicios a la comunidad”, asegura a Cabanillas, que es una experta en teletrabajo, ya que lleva años trabajando desde su casa.

Esta madrileña explica que tenía previsto viajar a España y a ver su hija mayor que está en Europa pero “tuve que suspenderlo”. “Yo estoy deseando viajar a España porque tengo a mi familia allí, pero no sé cuándo se podrá ir”, asegura Cabanillas.

 

Sanidad

Panamá tiene un sistema mixto de sanidad pública y privada. “La pública no es muy buena, pero para lo que es América Latina, es buena”, asegura Cabanillas.

En cuanto a la pública se divide en dos sistemas. Por un lado, la caja de seguros sociales, para todos los trabajadores y por otro, el Ministerio de Salud, que ofrece sanidad gratuita a todos los que se quedan fuera del anterior.

En todo caso, explica la exconsejera, el sistema sanitario no está saturado por la pandemia actual. “Panamá cuenta con más de 100 UCI y nunca estuvieron todas llenas”, asegura.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca