EL ACTO CONTÓ CON LA PRESENCIA DE LA MINISTRA DE JUSTICIA, DOLORES DELGADO

Cantabria recuerda a Ramiro Santisteban, superviviente de Mauthausen, en un acto de “orgullo y memoria”

| 12 Abril 2019 - 14:20 h.
La consejera de Presidencia y la vicepresidenta, junto al hijo y la viuda de Ramiro Santisteban.
La consejera de Presidencia y la vicepresidenta, junto al hijo y la viuda de Ramiro Santisteban.

Cantabria ha rendido un homenaje póstumo a Ramiro Santisteban, laredano superviviente del campo de concentración nazi de Mauthausen, en un emotivo acto en su villa natal, que ha contado con la presencia de la ministra de Justicia, Dolores Delgado; la vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos; y la consejera de Presidencia y Justicia, Paula Fernández, además del alcalde de la villa, Juan Ramón López Visitación.

Ante el monumento en memoria de los 11 laredanos deportados a campos de concentración nazi, se han unido la viuda y el hijo de Ramiro, familiares de otras víctimas del nazismo, autoridades, entre ellas la presidenta del Parlamento de Cantabria, Dolores Gorostiaga, y el delegado del Gobierno, Eduardo Echevarría, miembros de la asociación Amical Mauthausen, a la que pertenecía Santisteban, y vecinos de Laredo para recordar su vida, recuperar su legado y agradecer su compromiso.

Todos los intervinientes han coincidido en considerar este reconocimiento como un acto de justicia hacia la figura de Santisteban y la de los 110 cántabros republicanos que, huyendo de la guerra civil española, fueron deportados desde Francia a campos de concentración nazis, y como un llamamiento a generaciones actuales y próximas para que esas atrocidades no se repitan en un futuro.

“Es un acto de orgullo y memoria”, ha asegurado la ministra, y la vicepresidenta ha considerado que es “necesario para tomar conciencia de la desmemoria que nos aqueja, del injusto y despectivo silencio al que sometemos a quienes, valiente y ejemplarmente, fueron capaces de luchar por ideales, valores y principios de la democracia y la libertad hasta el sufrimiento más indescriptible”.

“Mauthausen es el recuerdo de una de las mayores abominaciones de la historia, pero no puede ser un capítulo del pasado sin más”, ha añadido Díaz Tezanos.

La consejera de Presidencia y Justicia ha defendido que actos como éste “mantengan vivo el recuerdo y sirvan de ejemplo para que hechos como aquellos nunca vuelvan a suceder”. “En ocasiones somos dados a pensar que lo que les sucedió a generaciones pasadas, pasado está, y en muchas ocasiones desgraciadamente nos equivocamos. Aprendamos de los errores de la historia”, ha manifestado la consejera de Presidencia.

La ministra ha entregado a los familiares de Ramiro un ‘certificado de reparación y reconocimiento’ con el que el Gobierno de España reconoce “la injusticia que se cometió con aquellos hombres y mujeres que fueron perseguidos y víctimas de la guerra civil”. Ha reconocido que “llega tarde”, pero ha asegurado que el Gobierno “tiene la obligación moral de rescatar del olvido” a estas víctimas a las que ha calificado de “patriotas de la democracia” y defensores de los valores de la constitución de 1978.

Patrick Santisteban, hijo de Ramiro, ha recordado las palabras de su padre, en las que confesaba que ‘perdonaba, pero no olvidaba’ y ha apostado por “transmitir a los jóvenes ese pasado reciente para construir un futuro en el que no se repitan estos episodios”.

El alcalde de la villa, por su parte, ha rechazado el que “la humanidad se haya centrado solo en los vencedores” y ha defendido “la adopción de medidas educativas, culturales y políticas que garanticen la no repetición de errores como el nazismo”.

Además, durante todo el acto se han alabado los valores de libertad, compromiso y lucha por la justicia de Ramiro Santisteban, formando parte también de la Federación Española de Deportados Políticos y de la Asociación Amicale Mauthausen, cuya portavoz, Marisol González, ha asegurado que hay que “luchar contra la indiferencia y el olvido porque los jóvenes tienen el derecho a conocer que la lucha y muerte de nuestros antepasados lo fue por la defensa de los valores democráticos, y que representan la humanidad compartida y la conciencia universal”.

Ramiro Santisteban nació el 30 de agosto de 1921 y desde joven militó en la organización sindical socialista y en la federación socialista montañesa.

Con la guerra civil española, su familia tuvo que huir y Ramiro, junto a su padre y otro de sus hermanos, pasaron por los campos de prisioneros de guerra en Trier, Nüremberg y Moosburg, y posteriormente fueron deportados en vagones de carga al campo de concentración austriaco de Mauthausen, adonde llegaron en agosto de 1940, y que acabaría siendo conocido por los presos franceses como el ‘campo de los españoles’ porque a él fueron destinados muchos republicanos, entre ellos Francesc Boix, el fotógrafo de Mauthausen.

En él estuvo recluido hasta la liberación del campo en el año 1945, cuando volvió a Francia, donde formó su familia y ha vivido el resto de su vida hasta su muerte el pasado mes de febrero. En todo momento ha mantenido un fuerte compromiso con la recuperación de la memoria de las víctimas del nazismo, a los que él llamó, durante un homenaje en Laredo en 2007, ‘los olvidados’.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca