YA HAN LLEVADO A CABO UN TRABAJO DOCUMENTAL Y GRÁFICO SIMILAR EN LUISIANA

Dos canarios residentes en Estados Unidos buscan apoyo para estudiar el legado de los canarios en Texas

| 05 Enero 2016 - 13:16 h.
Cartel que evidencia la presencia de canarios en Luisiana.
Cartel que evidencia la presencia de canarios en Luisiana.

Conocer el pasado, el presente y el futuro de los canarios y sus descendientes en San Antonio (Texas) es el objetivo del proyecto Cislanderus de Thenesoya Vidina Martín y Aníbal Martel, dos canarios afincados en Estados Unidos que piden apoyo para llevar a cabo una investigación documental y fotográfica que quieren plasmar en un libro y en una exposición itinerante con la que recorrerían América y Canarias.

Este no es el primer proyecto sobre emigrantes en Estados Unidos de estos dos jóvenes grancanarios, ya que han realizado un estudio sobre los canarios que viajaron a Luisiana en 1778, unos 2.000. Según explican, actualmente no hay un censo sobre el número de descendientes de este grupo pero en la zona se mantienen apellidos como Alfonso, Pérez, Martínez y González.

En la segunda parte de este proyecto la investigación se centrará en 16 familias que viajaron a San Antonio (Texas) en 1731. Actualmente, además de buscar financiación para el proyecto, están llevando a cabo un proyecto de difusión y ya han dado charlas en Luisiana y Nueva York. Para el próximo mes de febrero tienen prevista una en la Universidad de Harvard. Además, en noviembre de 2016, expondrán su trabajo en el Instituto Cervantes de Nueva York.

 

Investigación en Luisiana

La investigación llevada a cabo por Thenesoya Vidina Martín y Aníbal Martel determina que hubo cuatro asentamientos de españoles alrededor de la ciudad de Nueva Orleans: Galveztown, Barataria, Valenzuela y La Concepción, más tarde renombrada como Parroquia de San Bernardo. De los cuatro, solo sobrevive el último.

Se calcula que hasta esta zona se desplazaron unos 2.100 canarios que viajaron entre 1778 y 1783 para defender el recién adquirido territorio de las tropas británicas. Familias enteras emprendieron un viaje hacia una tierra húmeda, llena de pantanos y a merced de frecuentes inundaciones.

Aunque Luisiana dejó de ser colonia española en 1803, el español de Canarias se ha mantenido hasta nuestros días, aunque de forma cada vez más escasa y en peligro de extinción, aseguran los investigadores.

 

Cislanderus

El nombre de Cislanderus simboliza la unión de las culturas: Canarias y América y por eso se unió Canary+islander+US hasta dar Cislanderus. “Hemos querido que el nombre juegue con las siglas de Estados Unidos en inglés (U.S), pero también son el pronombre personal ‘us’, cuyo significado es ‘nosotros’. Cislanderus reúne a los canarios de uno y otro lado, los de Estados Unidos y los del archipiélago”, explican en su libro los autores.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca