SU ONG ALIMENTA A PERSONAS DE TODO EL MUNDO QUE HAN SUFRIDO ALGUNA CATÁSTROFE

El chef José Andrés y su organización World Central Kitchen, premio Princesa de Asturias de la Concordia

| 1 de julio de 2021, 9:03
jose andres
La ONG del chef José Andrés repartió 15 millones de comida, durante el confinamiento por la pandemia.

El chef José Andrés y su ONG World Central Kitchen (WCK) han sido galardonados este miércoles con el premio Princesa de Asturias de la Concordia. El cocinero, afincado en Estados Unidos, fundó en 2010 una organización sin ánimo de lucro para atender y alimentar a miles de personas en países que hayan sufrido alguna catástrofe. El año pasado, durante los meses más duros del confinamiento mundial por el coronavirus, World Central Kitchen, con el apoyo de una extensa red de voluntarios, repartió por todo el mundo 15 millones de comidas.

El cocinero, de 51 años, y WCK han sido reconocidos por sus “diversos proyectos de cooperación con la cocina como elemento central” y por volcar su experiencia en el ámbito gastronómico “para desarrollar formas de asistencia humanitaria ejemplar, atenta a ayudar a los más desfavorecidos en las situaciones más extremas”, “en pos de una sociedad más justa y sostenible”, según el jurado. WCK ha trabajado, entre otros sitios, en lugares como Estados Unidos (atendiendo por ejemplo a los bomberos que luchaban por extinguir los incendios de California en 2018), Haití, Puerto Rico (sirvieron tres millones de comidas después del huracán ‘María’ en 2017) o España (repartieron miles de comidas durante lo peor de la pandemia).

En los últimos años han recibido este mismo reconocimiento los sanitarios españoles en primera línea contra el Covid (2020), la ciudad polaca de Gdansk (2019, como “símbolo histórico y actual de la lucha por las libertades cívicas”), la oceanógrafa Sylvia A. Earle (2018, por su lucha por la protección de las aguas marinas), la Unión Europea (2017, por su “modelo único de integración política” del proyecto comunitario) y Aldeas Infantiles Sos (2016, “por su contribución, durante más de setenta años y en 134 países, a la protección de los niños”). El premio está dotado con una escultura de Joan Miró –símbolo representativo del galardón–, un diploma, una insignia y la cantidad en metálico de cincuenta mil euros.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca