SE MUESTRA DISPUESTO A ACOGER A LAS FAMILIAS QUE HUYEN DEL RÉGIMEN TALIBÁN

Barbón abraza a los que viven “lejos” en este Día de Asturias y les recuerda que el Principado es también “lugar de llegada”

| 8 de septiembre de 2021, 14:45
presidente Principado mensaje institucional 1
Adrián Barbón, durante su mensaje institucional por el Día de Asturias.

Asturias celebra este 8 de septiembre su día grande, el día de la comunidad, y su presidente, Adrián Barbón, ha querido que las primeras palabras de su discurso con motivo de la celebración fueran dirigidas al colectivo emigrante, a esas “miles de personas” que, por unas u otras razones, “no pueden celebrar el 8 de septiembre” en el Principado. En consideración hacia ellas, les mandó “un abrazo” y en tono empático, invitó a “compartir con ellas la intensa emoción de vivir este día lejos de Asturias”.

Barbón recordó que Asturias “fue y es una comunidad emigrante”, que “también sabe ser lugar de llegada” y, en ese sentido, se refirió a la comunidad autónoma como “un hogar con las puertas francas” para la acogida, también para las familias afganas que el pasado mes de agosto se han visto obligadas a huir del régimen impuesto en su país por los talibanes. Algunos “han venido al Principado para encontrar, simplemente, un techo bajo el que vivir”, dijo Barbón, quien pensó de modo específico en las mujeres y abogó por su “inalienable derecho a la igualdad” y “a no retroceder por el humillante camino de la opresión” que les aguarda en su país.

“Demostrémosles, en nuestra mejor tradición solidaria, que Asturias es una tierra abierta de acogida, no frustremos su esperanza”, dijo el presidente autonómico, quien también aludió a la “esperanza de ir dejando atrás el tiempo oscuro de la pandemia”, porque, gracias a la vacunación, “nunca como ahora hemos estado tan cerca de doblegar la crisis sanitaria”, apostilló.

Barbón hizo una invitación a vacunarse a los que no lo han hecho hasta la fecha, para que puedan con su gesto “contribuir a la salud pública”, y se dirigió a los jóvenes, a los que elogió por su “comportamiento ejemplar a lo largo de este duro periodo”. A todos ellos les pidió que vuelven a “estar a la altura de las circunstancias para ayudarnos a acabar con la pandemia”, dijo, y les recordó que tengan en cuenta que les necesitan sus familias y amistades y “Asturias entera”.

Dejar atrás la pandemia “permitirá recuperar toda la actividad”, empezando por la enseñanza y por la economía, ya que “salud y economía van juntas”, recordó, y remarcó que “la normalidad será la mejor base para impulsar la reanimación que con tanta fuerza se está haciendo notar desde hace unos meses con la creación de empleo, la reducción del paro y los indicadores económicos”.

Entre otros motivos para la esperanza citó la modernización de la industria del Principado y la capacidad de reacción empresarial para superar el reto de la adaptación tecnológica, ya que “Asturias está situándose a la vanguardia para liderar la nueva revolución industrial, sin quedarse rezagada”.

Al respecto, recordó que ninguna labor “se puede encarar en solitario” y que “Asturias necesita la mayor unidad y entendimiento posibles”. “Necesitamos un pacto social nuevo que tenga continuidad en un acuerdo presupuestario que deje destinar hasta el último euro a fortalecer la creación de empleo”, dijo, y pidió al Gobierno estatal que “asegure el cumplimiento del calendario de ejecución” de las comunicaciones e “incorpore mejoras que ahorren situaciones discriminatorias en el uso de las infraestructuras”.

En la lista de deberes inmediatos apremió el uso de los fondos europeos, que “van a impulsar la transformación económica de Asturias” y, al respecto, reconoció la “obligación colectiva de acertar, de no desbaratar una ocasión extraordinaria”.

Barbón aseguró que “la modernización de Asturias está en marcha y no se puede parar”, por lo que hay que acompañarla con “reformas ambiciosas” como la de la administración, para “hacerla más rápida y efectiva”, y con “apuestas decididas por la ciencia y la investigación”.

También se refirió a la reforma del Estatuto, que se va a encarar este año, para “adecuarlo a la realidad de Asturias y mejorar la protección de nuestras lenguas, un riquísimo patrimonio cultural que merece respeto y aprecio”.

Por último, se refirió a los problemas presentes, como el desempleo juvenil, o a desafíos, como el reto demográfico, por lo que reconoció que “queda muchísimo por hacer”, aunque considera que se ha llegado a este 8 de septiembre “cargados de razones para la esperanza”.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca