Opinión

Sagrada aventura lírica de la argentina Isabel Puncel de Dumery

Isaac Otero | 17 de febrero de 2014

“Le envío estos dos libros de los que soy autora, en recuerdo de nuestro común y querido amigo, que en paz descanse, Don José Gobello”, me escribe en su carta de enero del presente año, desde Buenos Aires, la distinguida y apreciada escritora Doña Isabel Puncel de Dumery. Poemas de mi ayer y hoy es el título de uno de los poemarios, publicado en Editorial Dunken, Buenos Aires, 2011. Acompañada del diseño e ilustración de la tapa a cargo de Lis Anselmi, la obra tiene como dedicatarios a su esposo Enrique, a su hijo Alejandro, familiares, y a todos los que aman la poesía. “Éste es el quinto libro de poemas de Isabel Puncel de Dumery –nos recuerda su prologuista Héctor Miguel Ángeli–. De los cuatro restantes, dos fueron escritos en lunfardo. En uno de ellos se atrevió a enaltecer con esas palabras orilleras los misterios del Santo Rosario. Sin duda, un riesgo, como también lo es presentar en estos tiempos un volumen nutrido por una gran mayoría de sonetos. A los que ejercen el prejuicio de la forma les parecerá un desatino. A los que no, un admirable desafío”.

Pureza y dignidad sobresalen desde aquel su primer libro titulado Rosal blanco. La sencillez de las cosas cotidianas en tierna conjunción con el amoroso abrazo de la familia. Religiosidad y moralidad bañan estos poemas distribuidos en las siguientes secciones: ‘Raíces’, ‘Tú y yo’, ‘Frutos’, ‘Reflexivas’, ‘De la Pena’, ‘Del Arte’, ‘Oníricas’ y ‘Poemas sin tiempo’. Desde su inicial ‘Lámpara votiva’ rememoramos a ‘Adolphe Désiré de Dumery’ hasta alcanzar las estrofas del soneto ‘A Raúl Soldi’.

Desde la Fe es el título que agavilla los poemas contenidos en su otro libro, asimismo publicado en Editorial Dunken, Buenos Aires, 2011. Ilustradoras de la tapa son Las Melli (Gladys y Marga Pérez). Y leemos “Dedico este libro al Café del Abrazo Literario, al Padre Hernán Pérez Etchepare ssp.” En su ‘prólogo’ Carlos María Romero Sosa señala: “En un tiempo de navegaciones por ‘Internet’, la posibilidad cierta de la inmediatez a cualquier dato requerido tiende a crear el reflejo mental de una accesibilidad a todo, y sin otro esfuerzo que dar un ‘enter’ en la ‘PC’. ¿Cuántas entradas tiene el término ‘Dios’ en ‘Google’, por ejemplo?: 274.000.000, aproximadamente. Pero, ¡qué lejano ello de la angustia humana, producto del choque entre fe y duda, de la ‘noche oscura del alma’ de San Juan de la Cruz o del ‘temor y temblor’ de Sören Kierkegaard!”.

Isabel Puncel de Dumery –impregnada del don del amor y la misericordia, fruto de la hondura de su fe religiosa– nos hace partícipes del piadoso corazón de ‘Pablo de Tarso’ y de ‘La estrella y los Magos de Oriente’. Encendidas estrofas de ‘Vía Crucis’ y ‘Eucaristía’ al lado de ‘Miércoles de Ceniza’ y ‘Encarnación’. Igualmente nos obsequia con los ‘Navideños Lunfardos’: “Si en mi Buenos Aires fuera” y “Lunfa Navidá”. Recitemos: “Tocarían Querubines/ pa’l Niño, tango y milonga/ en sus célicos violines, cantando los Serafines/ y, aunque aquí estaría ausente/ la luz-estrella de Oriente,/ desde mi argentino cielo/ lo alumbraría con celo/ la Cruz del Sur, postamente”. Está también incluido en su libro Desde el cuore, Marcelo Héctor Oliveri editor, Buenos Aires, 2005. Leemos: “Santo Bepi que, en Belén,/ desnudo pasaste frío,/ najusá a pueblo mío,/ currado de todo bien/ que, esgunfiado está, también,/ por la triste mishiadura”; asimismo contenido en aquel libro. Fecundo acento, sagrada aventura lírica.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca