Opinión

Adiós a Mariano Mores, leyenda del tango

Adiós a Mariano Mores, leyenda del tango

“El pianista y compositor falleció ayer a los 98 años. Adiós a Mariano Mores, leyenda del tango”, estoy leyendo en la página de espectáculos del diario La Capital de la ciudad de Mar del Plata, correspondiente al jueves, 14 de abril del presente año 2016. Periódico que me remitió la dulce y simpática Martita Di Marco Beguiristain –querida sobrina, al igual que su hermana Marita, de Susana Berta Beguiristain Salinas– desde las esplendentes tierras de Balcarce, la riqueza de la buena “papa”, el buen sol y la adorada cuna y museo del mítico corredor de autos Juan Manuel, el “chueco” Fangio.

Mariano Mores –siempre el inefable e infalible ‘Marianito’– fue el compositor central del tango desde que se diera a conocer a fines de la década de 1930. Recorrió todas las épocas de la música porteña, habiéndonos obsequiado para la gozosa posteridad inigualables “perlas naturales”, ya inmarchitables, tales como ‘Uno’, ‘Cafetín de Buenos Aires’, ambas con la poética letra de Enrique Santos Discépolo, el flaco ‘Discepolín’. ¿Y cómo poder olvidar ‘Adiós, Pampa mía’ o ‘Taquito militar’? “El influyente pianista y compositor Mariano Mores (Mariano Martínez) falleció en la madrugada de ayer a los 98 años, informaron a través de las redes sociales sus nietos Mariana Fabbiani y Gabrel Mores”, continúo leyendo los párrafos del diario La Capital, cuyo propietario es el renombrado gallego Florencio Aldrey Iglesias.

“Y yo que pensé que eras eterno… Mi súper hombre. Hubiera querido tenerte toda la vida conmigo. Y te fuiste nomás. Y donde sea que llegaste sé que arrancó una fiesta. Con tus hermanos. Con tus amigos del alma. Con tu hijo y el amor de tu vida que hace un tiempo ya te vienen esperando. Y seguro estarás al piano… Llenándolos de tu talento, de tu música, que sí eternamente vivirá”, escribió la conductora de TV y nieta de Mores, Mariana Fabbiani, en ‘Instagram’. “¡Adiós, ABUELO querido! Te voy a extrañar mucho. Pero tu recuerdo y tu música estarán siempre en mí. Gracias por tu ejemplo de vida. Q.E.P.D.”, escribió por su parte Gabriel Mores en las redes sociales.

Nacido en el porteñísimo barrio San Telmo, Mariano Mores “se recibió” de profesor de teoría musical, solfeo y armonía. Con la ‘troupe’ familiar instalada en España, obtuvo una beca en la Universidad de Salamanca para perfeccionarse como pianista “clásico”. Se presentó en algunos escenarios como “Lolo, el compositor relámpago”. Pero la cercanía de la Guerra Civil española hizo que ese “personaje” quedara en el olvido, a la vez que su familia volviese a la Argentina en 1936. “La prematura muerte de su padre –prosigo leyendo emocionadamente– lo obligó a ‘conchabarse’ como pianista en el ‘café Vicente’, de las calles Corrientes y Carlos Pellegrini de Buenos Aires”.

Durante esa época compuso Mores la música de ‘Gitana’, con letra de Luis Rubinstein, titular de la primera Academia Argentina de Interpretación, donde se había “inscripto” para empaparse de la música local y donde conoció a su futura esposa Myrna y a su cuñada Margot. Su nieta Mariana Fabbiani, acompañando una foto con su abuelo, completó en ‘Instagram’: “Grande entre los grandes. Héroe de mi vida. Hombre de roble. Tu sencillez y tu don serán mi inspiración siempre. Gracias por los juegos. Por los consejos. Por la alegría. Por tu poderosa fuerza. ¡Cómo te voy a extrañar! Abuelito. Maestro. Buen Viaje. Siempre, gracias”.

Adiós a Mariano Mores, leyenda del tango