Opinión

Guitiriz y los salutíferos ‘Balnearios de Galicia’

| 22 de febrero de 2012
¿Fuente de salud? ¡El agua! Galicia, dentro del territorio peninsular español, es una de las comunidades con mayor número de balnearios. Propiedades mineromedicinales de sus aguas así como sus propiedades terapéuticas que son bien reconocidas desde remotísimos tiempos. ¿Quién podría olvidarse de la áurea época del termalismo gallego durante el siglo XIX y comienzos del XX, específicamente hasta la guerra civil española de 1936? Pasadas las décadas, hoy en día estos antiguamente denominados “Establecimientos” se han transformado en enormes “complejos” de ocio y salud. Al socaire de ellos han surgido los centros de “Talasoterapia” y “Spa”. Los primeros emplean el clima y el medio marino como “agentes terapéuticos”, mientras que los segundos proponen las múltiples propiedades de la “hidroterapia”.
El Hotel Balneariode Compostela, el de “Baños Vellos” de Carballo y el de Arteixo, los encontramos en la provincia de A Coruña. El Hesperia Balneario de Guitiriz, el Balneario y Termas de Lugo y el Hotel Balneario Río Pambre, en la provincia de Lugo. Dentro de la provincia de Ourense, he aquí los que se nos ofrecen: el Balneario de Lobios, el de Arnoia y la “Vila Termal” de Laias. Los célebres de Baños de Molgas, Caldas de Partovia y O Carballiño. El de Cortegada y la Casa de Baños de Prexigueiro. Las Termas Chavasqueira y las afamadas “Augas de Cabreiroá”. Las Aguas de Sousas y, ¿cómo no?, “As Burgas” de Ourense.
Si ahora nos concentramos en las Rías “Baixas”, provincia de Pontevedra, hemos de recordar el Gran Hotel de La Toja y el Hotel Balneario Isla de La Toja. El Meliá Balneario de Mondariz, colmado de hondas raigambres históricas, sociales y culturales. El Hotel La Virgen y el Hotel Castro do Balneario. El Balneario de Acuña y el de Dávila. Asimismo el Balneario de Caldelas de Tui y el de Baños de Brea. Tampoco podríamos dejar de señalar los Centros de “Talasoterapia” o “Spa” de Pontevedra: el Hotel Augusta Termal Resort y el Hotel Louxo La Toja. El Hotel Talaso Atlántico, el Hotel SPA Galatea y el Hotel Mar Atlántico.
El Balneario de Guitiriz debido a sus aguas sulfurosas es el que adquiere un mayor uso en “hidrología”, por su acción estimulante general, desintoxicante y anti-inflamatoria. El “Establecimiento” data de los inicios del siglo XX y se halla situado en un entorno de singular valor ecológico. Desde una perspectiva histórica, su abolengo alcanzó a traspasar fronteras, llegando a formar parte del exclusivo grupo de los grandes balnearios de España. Mas, ¿cuáles son las más remotas referencias escritas de las aguas de Guitiriz? Se trata de aquellos correspondientes al siglo XVIII, cuando el profesor Don José Lázaro –cirujano médico del Hospital de Santiago de Compostela– comenzó a recomendarlas con fines terapéuticos. En 1850 llegó al Balneario el primer director-médico de los baños; medio siglo después, en 1912, se construyó el actual hotel. Sus aguas fueron declaradas “de utilidad pública” en 1902. Declaración que sería ratificada ulteriormente mediante el Real Decreto del 26 de abril de 1928.
Las “aguas de Guitiriz” –¡qué memorables evocaciones ante las imágenes de mis abuelos maternos en la humilde Ansede de las tierras guitiricenses!– estaban especialmente indicadas para las afecciones de hígado y vías biliares, hasta el extremo de que, junto con el Balneario de O Carballiño, logró ser el más valorado para este tipo de dolencias. De él se decía, como piropo, que era “el Karlsbad de Galicia”.
Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca