Presidió la conmemoración de la evacuación de los niños vascos hacia el exilio en 1937

Urkullu reitera el compromiso del Gobierno vasco con la paz, durante un homenaje a los niños exiliados en 1937

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha presidido en Santurtzi el acto de conmemoración del 85º aniversario de la evacuación de los niños vascos hacia el exilio ante unas 80 personas, de ellas, una docena fueron evacuadas en 1937, cuando eran niños y niñas, en un intento del Gobierno Vasco de la época por alejarles de la Guerra Civil. Con ellos, han estado presentes descendientes de las personas evacuadas, que han llenado la Cofradía de pescadores de Santurtzi, donde se ha celebrado el acto.

Urkullu reitera el compromiso del Gobierno vasco con la paz, durante un homenaje a los niños exiliados en 1937

En su intervención, Urkullu ha reiterado el compromiso del Gobierno Vasco con la paz y los principios y valores éticos y democráticos. “Las imágenes de hace 85 años, las imágenes de hoy, nos reafirman en el ¡no a la guerra! Nos reafirman, una vez más en la no violencia y en el diálogo como método para la resolución de conflictos; nos reafirman una vez más en el compromiso con principios y valores éticos y democráticos”, aseguró.

Ante los niños que sufrieron el exilio y sus descendientes, el lehendakari ha agradecido a las personas, organizaciones, comunidades y países que facilitaron y se involucraron en la acogida de estos niños “Euskadi no ha olvidado y nunca olvidará vuestro gesto de humanidad y vuestra solidaridad con nuestros niños y niñas; es parte de nuestra memoria colectiva”.

Además, Urkullu ha reafirmado el espíritu hospitalario del pueblo vasco, ya que “hemos sido y somos tierra de acogida”, dijo en referencia a las familias que acogen hoy en día a niños del Sahara o provenientes de la zona de Chernobil y, en la actualidad especialmente, a las menores víctimas de la invasión rusa en Ucrania “85 años después la historia se repite, aunque en sentido inverso”.

Durante su intervención se ha dirigido a las personas supervivientes presentes en el acto, reconociendo el sufrimiento que tuvieron que padecer al tener que separarse de sus familias; al igual, que se ha referido a lo duro que tuvo que resultar para sus madres y padres separarse de ellos. “Es un ejemplo de entereza”, dijo el Lehendakari, quien también ha recordado a todas aquellas personas, docentes, sacerdotes y personal sanitario que les acompañaron en las diferentes expediciones de evacuación.

El acto ha sido organizado por el Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos-Gogora. En representación del municipio, ha intervenido la alcaldesa Aintzane Urkijo, recordando que “nuestro puerto fue testigo hace 85 años de cómo muchas familias tuvieron que separarse para enviar a sus hijos e hijas a destinos como Francia, Reino Unido, Rusia o Bélgica. Algunos de ellos y ellas estáis hoy aquí y nos hacéis revivir lo que fue aquello, algo que a algunos y algunas aún os queda en el recuerdo y que, precisamente por ello, debemos recordarlo. Porque es nuestra historia la que nos hace ser como somos. Porque lo que no se cuenta, no existe; y vuestra historia existió”.

Evacuados supervivientes y sus familias han estado arropados en este emotivo acto por Beatriz Artolazabal, consejera de Igualdad, Justicia y Politicas Sociales; José Antonio Rodríguez Ranz, viceconsejero de Derechos Humanos, Memoria y Cooperación; y Aintzane Ezenarro, directora del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos.

Junto a ellos, miembros de la Asociación Basque Children UK y representantes de EAJ-PNV, EHBildu, PSE-EE y Elkarrekin-Podemos, tanto de la corporación municipal como parlamentarios y miembros del Consejo de Dirección de Gogora.

Durante el acto desarrollado en la cofradía de pescadores, los asistentes han podido ver y escuchar en un vídeo los testimonios de personas evacuadas en el que narran los recuerdos de su niñez, sobre la evacuación y el exilio, y reflexiones sobre los que supone la vivencia de una guerra para un niño.

Tras esta proyección, han tomado la palabra Victoria Ortega y Flori Diaz, evacuadas en 1937 a la URSS y al Reino Unido, respectivamente.

El acto ha tenido una segunda parte, ya en el exterior, donde se ha descubierto una escultura en homenaje a todas las personas evacuadas durante la guerra, desde diferentes lugares del país. Lo han hecho Iluminada Fernández e Imanol Basañez, evacuados al Reino Unido y a Bélgica respectivamente.

La escultura es obra del artista gaditano afincado en Bilbao, Benito Valladares. Su ubicacion en Santurtzi tiene un peso simbólico importante, ya que desde su muelle partió el buque Habana con unos 4.000 niños a bordo el 21 de mayo de 1937.

Urkullu reitera el compromiso del Gobierno vasco con la paz, durante un homenaje a los niños exiliados en 1937