Se podrá probar pulpo, queso, lacón con grelos, chorizo o empanadas

La Semana de exaltación de los productos gallegos llega a la localidad asturiana de Avilés

El Pabellón de Exposiciones y Congresos La Magdalena de Avilés acoge la I Semana Gallega de la localidad asturiana, después de su paso por Oviedo, Vitoria y Madrid, entre otras localidades. Se trata de un área temática que recrea varios monumentos históricos de Galicia, como el Hórreo de Carnota, los castros celtas o la gran muralla de Lugo.

La Semana de exaltación de los productos gallegos llega a la localidad asturiana de Avilés
Semana Gallega de Avilés 2
Bajo la recreación del Horreo de Carnota se situó el área de panadería y respostería.

El Pabellón de Exposiciones y Congresos La Magdalena de Avilés acoge la I Semana Gallega de la localidad asturiana, después de su paso por Oviedo, Vitoria y Madrid, entre otras localidades. Se trata de un área temática que recrea varios monumentos históricos de Galicia, como el Hórreo de Carnota, los castros celtas o la gran muralla de Lugo. Desde hoy, día 11, y hasta el domingo 15, el público puede degustar más de 100 tipos de productos de su gastronomía tradicional: pulpo cocido en calderos de cobre, cremosos quesos de tetilla, lacón con grelos, chorizo dulce, empanadas gigantes, panes de centeno con pasas o tartas de arándanos, entre otros.

De acceso gratuito, la feria, organizada por Forno de Lugo en colaboración con Lucus Events, abre de 12 de la mañana a 12 de la noche, ininterrumpidamente.

El fuego azul de la queimada inaugura esta noche de miércoles la I Semana Gallega de Avilés. Un druida invoca el ancestral conxuro como pistoletazo de salida en la carpa central de la feria, en la que se sirven tarros de queimada a todos los asistentes.

Galicia se reencuentra así con su pasado mágico durante un ritual que se remonta a la presencia árabe de los siglos XII y XIII, dirigido a expulsar a los malos espíritus. Aguardiente y azúcar son los principales ingredientes de una receta cuya versión purista sólo añade corteza de limón o naranja. Desde el siglo pasado se incorporan granos de café sin moler y trozos de manzana. Además, durante todo el día del jueves la pulpería Alcatraz invita a una degustación de mejillones gallegos a los visitantes. Para acompañar, caldos blancos y tintos de las denominaciones de origen Ribeiro y Alvariño.

Los castros celtas con tejado cónico de paja y mostradores circulares de piedra se dedican a promocionar los quesos y embutidos. Entre otros, destacan los quesos de tetilla de la comarca de la Terra Chá de Lugo. Se elaboran con la leche de las vacas de razas rubia gallega, pardo-alpina y frisona, producida siempre en la zona y manipulada con rigurosos controles higiénico-sanitarios.

Un rasgo significativo lo encontramos en su fase de ahumado, para la que se emplea la madera típica de la zona: el abedul. Después los quesos se almacenan para maduración durante mínimo de 45 días.

Bajo las columnas del Hórreo de Carnota se sitúa el área de panadería y repostería. A sus panes de centeno con pasas amasados en hornos centenarios de las aldeas de Lugo se añaden empanadas gigantes de atún, pulpo y bacalao. Su amplia carta de dulces ofrece sus sabrosas tartas de chocolate puro y arándanos y sus magdalenas caseras. Sin olvidar los grandes panes blancos de trigo, el auténtico pan gallego.

La Semana de exaltación de los productos gallegos llega a la localidad asturiana de Avilés