Las entidades gallegas se dieron a conocer con una gran afluencia de público

Se inauguró el Camino Gallego en Buenos Aires, un recorrido por las tradiciones del colectivo en la capital argentina

En el marco del Año Xacobeo, el Año Santo gallego, catorce instituciones del colectivo en la ciudad de Buenos aires inauguraron el Camino Gallego en Buenos Aires. Una iniciativa que se propone acercar a la ciudadanía a los centros gallegos, dar a conocer la cultura gallega y la presencia de los gallegos en el país, así como hacer visible el trabajo que realizan estas instituciones. 
Se inauguró el Camino Gallego en Buenos Aires, un recorrido por las tradiciones del colectivo en la capital argentina
El delegado de la Xunta en Argentina intervino en el acto que tuvo lugar al final del recorrdo.

“Es una suerte de híbrido entre la Noche de los Museos y el Camino de Santiago, a través del cual queremos exponer y mostrar qué hacemos en nuestras instituciones en la ciudad de Buenos Aires”, explicó en diálogo con ‘Galicia en el Mundo’ Gastón Juan, el impulsor del proyecto y presidente de la Sociedade Galega de Arantey, Vilamarín e A Peroxa.

“Queremos que se conozca el trabajo que los gallegos venimos haciendo desde hace más de un siglo en esta ciudad y en el país que nos acogió y seguimos trabajando, seguimos moviéndonos”, ahondó.

Desde las 14 horas y hasta las 18 horas, familias y personas de todas las edades pudieron visitar los centros que conformaron, en su primera edición, el Camino Gallego. La gente pudo visitar y recorrer las asociaciones que los esperaban con muestras artísticas, cursos, charlas, exhibiciones, pinchos y espectáculos de bienvenida.

Las casas gallegas recibieron a los visitantes adornadas con elementos que rememoraban el Camino de Santiago y la Catedral de Santiago, incluso, con el caso de la Sociedade Galega de Arantey, Vilamarín e A Peroxa con integrantes de su cuerpo de teatro, representando a los peregrinos del Camino y al propio Apóstol Santiago, que les daba la bienvenida y les introducía en el Camino y el recorrido porteño. Tampoco faltó en las casas un bufett en el que se servía bebida y pinchos, tartas y tortas.

El recorrido finalizó en la costanera sur, en el anfiteatro Niní Marchall –a metros de la espectacular escultura Las Nereidas, de Lola Mora–, con un espectáculo en el que estuvieron presentes el delegado del Gobierno gallego en Argentina, Alejandro López Dobarro; la directora general de Colectividades, Mercedes Barbara; el presidente de la Federación Argentina de Colectividades, Juan Sarrafian; el vicepresidente de la Federación de Sociedades Españoles de Argentina, Pablo Marnotes; la presidenta del CRE de Buenos Aires, Susana Carbia; y directivos de los centros participantes.

Allí, los peregrinos canjearon sus credenciales de peregrinos por sus respectivas ‘compostelas’ porteñas y pudieron disfrutar de las actuaciones de los conjuntos folclóricos del Centro Gallego de Mar del Plata; del A.B.C. de Corcubión; Unión Residentes de Outes y Arantey, Villamarín e A Peroxa. 

Un aspecto en el que coincidieron los directivos de los centros que participaron fue la gran afluencia de público. “Estamos muy contentos de llevar todo esto adelante. Muchísima gente se sumó a esta convocatoria. Una de las cosas que más nos sorprendió fue que se acercó mucha gente que no tiene que ver con la colectividad, gente de todo tipo y de todas las edades, también muchas familias a las que les gustó la idea de replicar una especie de Camino de Santiago Cultural en la Ciudad de Buenos Aires “, aseguró Gastón Juan en diálogo con esta publicación.

“Vino más gente de la que esperábamos”, apuntó Sabrina, de la Asociación de Residente de Mos. “Es emocionante recibir a la gente que va peregrinando por distintas instituciones”, ahondó Mariana, también de la casa mosense. A lo que Lourdes añadió: “Esta es la primera vez que se hace este evento y no sabíamos qué repercusión podría tener. Sí sabíamos que Buenos Aires tiene una gran cultura gallega y está bueno mostrarle a la gente lo que somos, lo que hacemos y compartirlo”.

Al respecto, también Beatriz Lagoa, presidenta de la asociación de Betanzos en Buenos Aires, celebró la respuesta de la gente. “A las dos de la tarde en punto, cuando abrimos las puertas, ya había una fila de gente para entrar que llegaba casi hasta la esquina”.

“Felicito a Gastón Juan que fue el de la iniciativa y hago votos por que esta iniciativa continúe realizándose todos los años y se amplíe; ojalá que más centros se sumen de la zona sur y norte de la ciudad”.

Se inauguró el Camino Gallego en Buenos Aires, un recorrido por las tradiciones del colectivo en la capital argentina