Se inicia el proceso para su sucesión que llevará a Alfonso Rueda al frente del Ejecutivo

Feijóo confiesa que “fue un orgullo servir a Galicia” en su declaración tras su renuncia como presidente de la Xunta

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha presentado este viernes su renuncia como presidente de la Xunta de Galicia tras poco más de 13 años en el cargo, un total de 4.759 días, para pasar a centrarse en sus labores como líder del principal partido de la oposición en España. En su discurso de despedida, ha reivindicado la “unidad y moderación” del PP contra la “división” y las “trincheras”, el “populismo” y el “nacionalismo intransigente”. Finalizó su intervención confesando que “fue un orgullo servir a Galicia” y que “seguirá siendo un orgullo servirla allá donde esté, desde cualquier responsabilidad”.

Feijóo confiesa que “fue un orgullo servir a Galicia” en su declaración tras su renuncia como presidente de la Xunta
Feijoo y Gobierno-Consello extraordinario
Núñez Feijóo, con los conselleiros, tras el Consello Extraordinario.

Antes de dar su discurso, Núñez Feijóo ha acudido al Parlamento “emocionado y tranquilo”, ha dicho, para entregar al presidente de la Cámara gallega, Miguel Santalices, su renuncia por escrito, con lo que se inicia el proceso para su sucesión que culminará con el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, como nuevo titular del Ejecutivo gallego en menos de dos semanas.

En una intervención posterior, en la que se ha emocionado en varias ocasiones ante lo más “difícil” que ha supuesto abandonar la Xunta, ha señalado: “Con anterioridad a estas últimas semanas nunca concebí pronunciar estas palabras de renuncia en estas circunstancias, pero nunca llegué a imaginar que la política española iba a tener durante tanto tiempo esa frivolidad y la popularización del populismo que se ha instalado”. “No puedo ni quiero compartir la premisa de que en el conjunto de España es imposible lo que sí fue posible en Galicia”.

Feijóo ha destacado asimismo que “los modelos políticos consistentes comienzan y finalizan en grandes mayorías” y “surgen de un amplio respaldo popular”. “Puede decirse que tienen éxito si terminan con una sociedad unida y no fracturada”, ha dicho, y ha señalado a Galicia como ejemplo, donde, además, “la estabilidad hizo posible” que la autonomía “no se detuviera nunca”.

Está previsto que la próxima semana Santalices llame a consultas a los portavoces de los tres grupos parlamentarios y se establezca el calendario para el pleno de investidura, que se celebrará previsiblemente la siguiente semana, la del 9 de mayo.

A partir de que se oficialice su renuncia con la publicación de su dimisión en el Boletín Oficial del Estado (BOE), tanto Núñez Feijóo como el resto de miembros del Gobierno gallego pasarán a estar en funciones hasta la toma de posesión del nuevo presidente, que elegirá a su equipo de conselleiros.

El primero en renunciar en la historia de la autonomía gallega

El quinto presidente de la historia de la Autonomía de Galicia se ha convertido en el primero que renuncia a su cargo. Lo ha hecho en los plazos que había avanzado, un mes después de tomar las riendas del PP estatal.

Deja la Xunta 13 años y 11 días después de su primera toma de posesión, el 18 de abril de 2009. Fue ese año en el que tuvo su primera victoria electoral con una mayoría absoluta ajustada que le permitió expulsar de San Caetano a la coalición formada por PSdeG (con Emilio Pérez Touriño como presidente) y BNG (con Anxo Quintana como vicepresidente).

El de Os Peares ha revalidado y ampliado sus mayorías absolutas en otros tres comicios autonómicos consecutivos, el último celebrado en julio de 2020, en un contexto marcado por la pandemia. Aunque ha alcanzado a Manuel Fraga en número de victorias consecutivas, no llegará a cumplir los casi 16 años que el presidente fundador del PP estuvo al frente del Ejecutivo autonómico.

Feijóo confiesa que “fue un orgullo servir a Galicia” en su declaración tras su renuncia como presidente de la Xunta