EL SECRETARIO XERAL DE EMIGRACIóN SE PROPONE IMPULSAR LA UNIóN DE LOS CENTROS CON DIFICULTADES ECONóMICAS

Rodríguez Miranda apuesta por un sufragio del exterior “plenamente dignificado”

Atender las necesidades de tipo social y asistencial de los residentes en el exterior es, desde siempre, el principal cometido de la Secretaría Xeral de Emigración, y así lo entiende también el nuevo responsable del departamento, Antonio Rodríguez Miranda, quien lo puso de manifiesto en la primera entrevista a ‘Crónicas de la Emigración’ tras asumir el cargo.
Rodríguez Miranda apuesta por un sufragio del exterior “plenamente dignificado”
Antonio Rodríguez Miranda.
Antonio Rodríguez Miranda.

Atender las necesidades de tipo social y asistencial de los residentes en el exterior es, desde siempre, el principal cometido de la Secretaría Xeral de Emigración, y así lo entiende también el nuevo responsable del departamento, Antonio Rodríguez Miranda, quien, sin embargo, en la legislatura actual, deberá enfrentarse a un serio problema surgido tras la aprobación en enero de 2011 de la reforma de la Loreg: el descontento de los emigrantes respecto al voto rogado, que complica sobremanera el procedimiento del sufragio que se emite desde la diáspora. “Acatar” los acuerdos parlamentarios en lo que se refiere al voto en urna para equiparar los derechos de los gallegos del interior y del exterior es una de sus prioridades, porque, en el fondo, de lo que se trata es de que el voto exterior esté “plenamente dignificado”, señaló Rodríguez Miranda, durante su primera entrevista a ‘Crónicas de la Emigración’ tras asumir el cargo.

Su planteamiento en este sentido se basa en la puesta en valor del procedimiento que se sigue en el territorio, que consiste en asegurar la fiabilidad y transparencia del método, para que el resultado que se obtiene en las urnas responda exclusivamente a la voluntad de los votantes. Esto era, de alguna manera, lo que se perseguía con el acuerdo alcanzado entre PSOE y PP durante la última legislatura de Zapatero, que introdujo el voto rogado para los residentes en el exterior en el texto de reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg), aprobado en 2011. El acuerdo al que se llegó, entre el descontento del colectivo emigrante, ha dejado al descubierto las carencias de la reforma a las primeras de cambio: en las elecciones autonómicas gallegas y vascas del pasado mes de octubre, y posteriormente en las generales (noviembre) y autonómicas catalanas (diciembre), donde la participación de los emigrantes descendió hasta cotas alarmantes. De ahí la apuesta de Rodríguez Miranda por el voto en urna y “haciendo uso de las nuevas tecnologías”, matiza, lo que contribuiría a agilizar el proceso y garantizar la transparencia.

Ley de Galeguidade

Si los problemas surgidos con el voto rogado ocuparán parte de los esfuerzos del secretario xeral en la nueva legislatura, otro asunto pendiente, como es la aprobación de la Ley de Galeguidade –que sustituye a la Ley de Recoñecemento da Galeguidade, vigente desde 1983– cobrará protagonismo en los próximos meses.

Elaborada en la pasada legislatura y con Santiago Camba al frente de la Secretaría Xeral, Rodríguez Miranda, quien dijo conocer en profundidad la nueva Ley, eludió hablar de plazos para su aprobación, pero consideró la nueva normativa fundamental para adecuarse a las exigencias de los nuevos tiempos.

Unificación de centros

Entre esas exigencias, aludió a la necesidad de promover la unificación entre algunos centros, una vieja recomendación del departamento de Emigración de la Xunta. La medida está orientada a facilitar que aquellas instituciones en riesgo de desaparecer, debido a la falta de recursos económicos, se puedan integrar en otras con más posibilidades. Pero, “no se trata de promover la unificación de todas, solo de aquellas que lo necesiten”, aclaró. Consciente del apego de los emigrantes hacia las instituciones que los representan, el secretario xeral adelanta que atender a la recomendación no llevaría implícito la pérdida de identidad de los asociados, ya que la unión se haría de tal manera que pudieran conservar su seña de identidad e incluso, matiza, les permitiría seguir desarrollando aquellas actividades que puedan desempeñar.

Integración de los jóvenes

Los jóvenes y procurar su integración en las entidades asociativas del exterior es otro de los objetivos de Rodríguez Miranda, quien habló de la necesidad de impulsar mecanismos que les hagan más atractivos los centros. A su entender, lo importante es que se vaya dejando paso a las nuevas generaciones para que asuman cotas de responsabilidad dentro de las instituciones y contribuyan a relanzar la actividad, más allá de potenciar el folclore tradicional y las costumbres típicas de Galicia, para lo que se seguirá destinando parte del presupuesto, dijo, pero teniendo en cuenta que la prioridad pasa por atender las necesidades de tipo social y asistencial de los gallegos de la diáspora.

Delegaciones en el exterior

Respecto a las delegaciones de la Xunta en el exterior (se refirió principalmente a las de Buenos Aires y Montevideo), Rodríguez Miranda aclaró que son de gran ayuda, sobre todo a la hora de realizar trámites de tipo administrativo, y aseguró que no tiene intención de suprimirlas. “Tampoco de aumentarlas”, matizó, sobre todo en la coyuntura económica actual, porque con la crisis, “no se dan las circunstancias”. Además de estas dos delegaciones, el Gobierno gallego cuenta con delegaciones en Bruselas y Madrid (Casa de Galicia en Madrid).

Apertura empresarial

Teniendo en cuenta que los tiempos están cambiando y que la apertura hacia el exterior de las empresas gallegas es una realidad, el titular de Emigración de la Xunta resaltó la importancia que la colectividad gallega tiene para abrir cauces de negocios en los principales países de acogida. Miranda destacó que muchos gallegos en el exterior destacan por su actividad empresarial, por lo que mantener en contacto a los empresarios del exterior con los del interior puede ser una estrategia importante, pero eso “no es solo tarea de este departamento”, sino que habrá que contar con otros departamentos de la Xunta, dijo en alusión a Economía que, a través del Igape, promueve la internacionalización de las empresas y busca poner en contacto a los empresarios de dentro con los de fuera.

En esa misma línea, las nuevas generaciones de emigrantes, los jóvenes sobradamente preparados que se ven obligados a abandonar Galicia para abrirse camino en el mundo laboral fuera de nuestras fronteras, constituyen para Rodríguez Miranda un valor en alza a la hora de impulsar a la comunidad. Se trata de jóvenes que, gracias a su cualificación académica, transmiten una imagen de Galicia distinta de la que proyectaban los emigrantes de otras épocas  y eso también es bueno para la comunidad.

Rodríguez Miranda, hijo de gallegos emigrados a Alemania –aunque durante “poco tiempo”, aclara–  asume con ilusión la tarea que le ha sido encomendada, porque “aquello con lo que te identificas, lo coges con más interés”, asegura. Por eso, reconoce que siempre se ha preocupado por los asuntos que tienen que ver con los residentes en el exterior.

Su primer viaje a Buenos Aires

En esta nueva etapa que se abre para él en el terreno político, espera mantener una relación “cercana” con los emigrantes, y para eso es consciente de que tendrá que viajar. Su primer viaje institucional será, como no podía ser de otra manera, a Buenos Aires, donde reside la mayor colonia de gallegos en el exterior, y también a Montevideo. Probablemente el encuentro tendrá lugar a finales de febrero, una vez que Argentina vuelva a la actividad después del periodo estival. Cuba, Venezuela, México y Brasil serán lugares de destino del secretario xeral a partir del mes de marzo, ya que conocer la realidad de la colectividad implica conocer los lugares en los que se asientan y el entorno en el que viven; conocer sus necesidades y sus anhelos.

Hasta entonces, realizará visitas a los emigrantes más próximos. La semana que viene, asistirá en la ciudad condal al acto de entrega al Centro Gallego de Barcelona de la Medalla de Oro al Mérito Cívico, que el ayuntamiento de la localidad concede a dicha institución cuando se cumple el 120º aniversario de su fundación.

Un recorrido por algunos centros gallegos de Suiza, Alemania, y por el Centro Gallego de Londres completarán la agenda del secretario xeral hasta su primera visita institucional a Argentina.

Rodríguez Miranda apuesta por un sufragio del exterior “plenamente dignificado”