49 FAROS RELEVANTES Y SU ENTORNO PAISAJÍSTICO PROTAGONIZAN OTRAS TANTAS IMÁGENES

El coruñés Toño Vila expone en la Casa de Galicia en Madrid la muestra fotográfica ‘Faros de Galicia’

| 6 de mayo de 2016, 15:44
Vila entre dos de sus cuadros
Toño Vila entre dos de sus cuadros.

El fotógrafo coruñés Toño Vila (Boiro, 1972) expone en la Casa de Galicia en Madrid la muestra fotográfica ‘Faros de Galicia’, en la que 49 faros relevantes de Galicia y su entorno paisajístico protagonizan otras tantas imágenes. Puede contemplarse hasta el próximo día 29.

En representación del delegado de la Xunta en Madrid y director de la Casa, José Ramón Ónega, presentó al fotógrafo y su obra el coordinador de Actividades Culturales de la Casa, Ramón Jiménez, quien adelantó que la exposición “pretende mostrar la belleza y riqueza del paisaje gallego a través de sus faros”, pues “a lo largo de todo el litoral, desde cabo Silleiro en Baiona hasta Illa Pancha en Ribadeo, existen auténticos paraísos naturales en los que se puede disfrutar de la naturaleza en estado puro y muchas de estas grandes linternas protectoras se encuentran situadas en parajes aún no alterados por la mano del hombre”.

Por su parte, Vila explicó que la exposición “intenta mostrar la belleza de unos parajes naturales y la riqueza paisajística gallega en la que predominan unas estructuras que más allá de su función parecen observar todo lo que ocurre a lo largo del litoral”. “Independientemente de su función, los faros tratan de integrarse con el entorno que los rodea y son fantásticos miradores desde los que se puede contemplar la bravura del mar y la belleza de los acantilados que conforman la costa gallega. Las fotos que integran esta exposición tratan de mostrar la belleza de dichas estructuras y el espacio que los rodea, cobrando a veces más protagonismo este último que el propio faro en sí”, añadió.

Se refirió también al recorrido que les llevó a él y a su mujer, la pintora Mónica Rivas, a localizar algunos de esos faros. “En estas pequeñas y austeras excursiones fuimos testigos de la curvatura del horizonte donde funden el azul del cielo y del mar y donde solamente las olas y el viento quebrantan tanta paz”, evocó.

Para Fernando Cortizo Rodríguez, prologuista del catálogo de la exposición, el faro “adquiere en las fotografías de Toño Vila un papel secundario, dejando el protagonismo a otros elementos del entorno, que, dependiendo de cada espectador, le llevará a viajes imaginarios, recuerdos o ensoñaciones”. También aprecia que en las fotografías apenas hay presencia humana, que destaca la soledad, “como si el faro fuese una pieza más de la naturaleza, una parte integrada e inseparable de la estructura de la costa gallega. Esa solitaria presencia, inmóvil, indestructible nos estimula además a imaginar mil y una historias”.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca