Cada centro realiza una intensa actividad de cooperación y promoción cultural

La Red de Centros Culturales en el Exterior, con 19 sedes en 16 países, cumple 30 años

La Red de Centros Culturales en el Exterior, perteneciente a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), cumple 30 años. Esta Red engloba un total de 19 sedes, que operan como unidades especializadas en cultura y desarrollo y llevan a cabo programas de cooperación cultural en países de América Latina y en Guinea Ecuatorial con el objetivo de situar la cultura en sus diferentes manifestaciones como una herramienta indispensable para el desarrollo.

La Red de Centros Culturales en el Exterior, con 19 sedes en 16 países, cumple 30 años

La Red de Centros Culturales en el Exterior, perteneciente a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), cumple 30 años. Esta Red engloba un total de 19 sedes, que operan como unidades especializadas en cultura y desarrollo y llevan a cabo programas de cooperación cultural en países de América Latina y en Guinea Ecuatorial con el objetivo de situar la cultura en sus diferentes manifestaciones como una herramienta indispensable para el desarrollo.

Los Centros Culturales de España (CCE) son espacios vinculados a Cooperación Española a través de los cuales se realiza una intensa actividad de cooperación y desarrollo y promoción cultural, con la vocación de integrar su funcionamiento con los agentes locales y favorecer el conocimiento mutuo, en una relación de enriquecimiento recíproco, pues la oferta de los centros se nutre con la participación y la iniciativa de la población local.

A través de los centros, que actualmente están presentes en 16 países (15 latinoamericanos más Guinea Ecuatorial), y que reciben en torno a un millón de visitantes anuales, se ofrece una amplia oferta cultural: además de los servicios de bibliotecas, mediatecas y media-labs, cuyo uso es libre, se programan exposiciones, conferencias, proyecciones cinematográficas, espectáculos de teatro, música o danza, que sirven tanto para dar a conocer la diversidad y la pluralidad de la producción cultural de nuestro país como para divulgar la producción local.

La actividad de los centros trata además de adecuarse a la realidad de cada región y subrayar la capacidad de la cultura como instrumento para el entendimiento y el desarrollo. De ahí que, gracias a la implicación de instituciones y colectivos de cada país, muchas actividades fomenten la sensibilidad hacia cuestiones medioambientales o de género, o a la lucha contra la pobreza, pues la protección de los derechos humanos y el fomento de la diversidad cultural son principios que inspiran el trabajo de Cooperación Española.

Formación e intercambio

Una de las prioridades de la Red, partiendo del reconocimiento mutuo como fundamento para las relaciones de cooperación cultural y científica, es la formación de los agentes locales.

Para ello, se facilitan medios y recursos y se ofrecen distintas medidas de formación que impulsen las iniciativas de emprendimiento de cada región y permitan potenciar la creatividad de los participantes. A través del programa ‘Acerca’, un proyecto de capacitación de profesionales de la cultura, se imparten cursos y se facilitan otras herramientas didácticas en distintos ámbitos.

Asimismo, los centros colaboran en las políticas locales, y los propios centros, por sus vínculos con las comunidades, se conciben como espacios abiertos a la iniciativa de cada zona. Son instituciones firmemente asentadas en cada país, partícipes de las dinámicas locales y preocupadas tanto de promocionar la cultura española como de nutrirse de la actividad de la región.

La Red de Centros Culturales en el Exterior, con 19 sedes en 16 países, cumple 30 años