PRESIDE LA CÁMARA ESPAÑOLA DE COMERCIO DE LA REPÚBLICA ARGENTINA, QUE CELEBRA ESTE AÑO EL 125º ANIVERSARIO

Guillermo Ambrogi: “Seguimos trabajando con mucho empuje y con un pleno compromiso de permanencia en el país”

| 26 de junio de 2012, 13:13
Guillermo Ambrogi, presidente de la Cámara Española de Comercio de Argentina.

La Cámara Española de Comercio de la República Argentina (CECRA) celebra este año el 125º aniversario de su fundación. Es una de las más antiguas, incluso, anterior a la Cámara de Comercio de Madrid. Nació un 21 de abril de 1887, cuando la Argentina estaba dando sus primeros pasos y fue acompañando al país en todas sus etapas. “Algunas mejores, otras con más dificultades, pero en todas las etapas hemos ido acompañando hasta ahora que celebramos nuestros primeros 125 años con la importancia que tienen y que reflejan el comercio bilateral y la implantación de empresas españolas en Argentina”, señaló su actual presidente, Guillermo Ambrogi.

La Cecra, avanzó Ambrogi en diálogo con esta publicación, se prepara para celebrar este nuevo aniversario con una gestión administrativa modernizada; con nueve delegaciones funcionando en Capital Federal  y el interior del país, en el marco de una nueva estructura federal, y con una vinculación más directa con las asociaciones empresariales argentinas y las ONG.

Pregunta. En los últimos seis años, período que coincide con su designación al frente de la Cámara, se han abierto varias delegaciones en el interior del país, inclusive en breve se inaugurará una más. ¿A qué responde esta iniciativa?

Respuesta. Estar en un país como la República Argentina, el octavo del mundo por su dimensión territorial, plantea la necesidad de contar con delegaciones en el interior. En cada ciudad, en cada provincia, hay actividades empresariales, hay emprendedores, hay gente con entusiasmo para hacer cosas y ahí tiene que estar la Cámara para poder ofrecerles posibilidades no sólo de un comercio bilateral con España sino también la posibilidad de hacer negocios, asociaciones, etc.

P. ¿Dónde han abierto estas oficinas?

R. Abrimos delegaciones en Salta, Jujuy, Tucumán, Mendoza, Córdoba, Mar del Plata, ya estaba abierto Rosario y ahora vamos a abrir una más en Bahía Blanca, posiblemente para el mes próximo o agosto, porque la ciudad es un polo de desarrollo muy importante en el país y allí vemos oportunidades de negocios como para hacerlo. Cuando asumí la presidencia de la Cámara había una sola delegación que era la de Rosario; ahora hay ocho y serán nueve, en breve. Esto es muy importante para nosotros porque no es meramente una representación simbólica testimonial sino que hay negocios concretos. En definitiva, sumando todas las delegaciones tenemos más de 350 socios, solo en el interior, en total tenemos 850 socios, una cantidad muy importante para una cámara binacional.

P. ¿Cuál es el papel de las delegaciones en el interior del país y qué recepción han tenido por parte de los gobiernos provinciales?

R. Fundamentalmente, la posibilidad de llevar negocios. Hemos encontrado una respuesta muy importante en el sector empresario provincial, también en los sectores de gobierno que nos han recibido muy bien y han colaborado con nosotros en la implantación y la radicación de las delegaciones.

P. ¿La apertura de una oficina en Bahía Blanca se plantea como una puerta de entrada a la Patagonia o se prevé abrir en el futuro otras delegaciones en el sur argentino?

R. Veremos cómo es el desarrollo. Creo que Bahía Blanca, por como es la conformación de Argentina, es un polo por sí misma. Por otro lado, la Patagonia ha crecido notablemente, como es el caso de Neuquén, Chubut Rawson, Río Gallegos, Tierra del Fuego son polos de desarrollo empresarial que merecen el análisis de un establecimiento.

P. ¿En qué consiste la modernización de la gestión de la Cámara?

R. Ahora tenemos una gestión mucho más ágil, más vinculada con otras asociaciones nacionales y extranjeras. Esto es, vinculaciones con organizaciones empresariales argentinas, con organizaciones empresariales españolas como el Consejo Superior de Cámaras de España o la COE, con quienes hemos firmado convenios de colaboración. También tenemos vinculación con una cantidad importante de asociaciones empresariales y cámaras del sector de Argentina, que nos permiten hacer trabajaos conjuntos.

P. En el seno de la Cámara se han conformado una serie de comisiones internas, ¿cuál es su función?

R. La gran actividad que tienen estas comisiones ha permitido transformar a la Cámara no sólo en un espacio de la relación bilateral hispano-argentina sino en un espacio de análisis de las situaciones argentinas propiamente que son las que viven nuestras empresas argentinas de capital español, que al igual que las empresas argentinas de capital argentino están también muy preocupadas por aspectos tributarios, legislativos, de comercio exterior, aspectos cambiarios, etc., y esto se traduce en un análisis que hacen nuestra comisiones que ha permitido a la Cámara y a su junta directiva tener un pulso y una apreciación más certera de la situación empresarial argentina.

P. ¿Qué servicios ofrece la Cecra?

R. Nosotros brindamos contactos, asesoramiento, la posibilidad de integrar las comisiones desde las cuales se analizan y desarrollan temas de interés, como pueden ser temas medioambientales, tributarios, legales, de tecnología, ‘management’ o Responsabilidad Social Empresaria (RSE). No se trata de tener una actitud pasiva que podría tener el socio en tanto darle una información, que la reciba y se la lleve, sino que, además de eso, se le invita a participar integrándose a las comisiones.

P. ¿Quiénes se pueden asociar?

R. Para nosotros el criterio asociativo de ingreso de los socios es muy amplio. Lo único que pedimos es la recomendación de dos socios de la Cámara y no hay exigencia de nacionalidad. Pueden ser sociedades españolas, sociedades argentinas, empresas unipersonales, profesionales, pueden ser incluso empresas de otras nacionalidades. En este sentido, tenemos empresas francesas y norteamericanas asociadas interesadas en tomar contacto y vinculación con el mundo empresario español en Argentina.

P. ¿Cuáles son sus proyectos de cara al futuro, a mediano y corto plazo?

R. Tenemos varios proyectos sobre la mesa, algunos relacionados con los trabajos de análisis realizados en el seno de las comisiones. Por otro lado, queremos seguir insistiendo en nuestros programas de responsabilidad social empresaria (RSE). En este sentido, tenemos un programa de RSE muy importante en Salta, que fue el Plan Competir 1 y ahora el Plan Competir 2.

El Plan Competir 1 nació hace tres años, de la mano de la AECID y de la gobernación de Salta. Allí, identificamos dos sectores: el vitivinícola y el lácteo y generamos un proyecto por el cual, con consultores españoles, dimos a un grupo de empresas seleccionadas asesoramiento en aspectos de producción, organizativos, administrativos, financieros con el objeto de apuntalar el negocio en todas estas facetas y, cuando fuera el caso, tener una primera exportación. Para ello, hicimos un llamado a las empresas que querían participar, esto fue gratuito para las empresas, por supuesto, concurrieron 70 empresas. De las 70 empresas se hizo un estudio de cada una y se seleccionaron 14 empresas del sector vitivinícola de Cafayate y cuatro empresas del sector lácteo.

P. ¿Cuáles fueron las conclusiones del Plan Competir 1?

R. Este programa concluyó muy exitosamente y detectamos dos o tres situaciones que podían ayudar al conjunto de las empresas vitivinícolas. Uno era el cuello de botella que tenían en la adquisición de vidrio de botellas para envasar y embotellar el vino porque, como se trataba de bodegas más bien chicas, generalmente eran desplazadas por las más grandes y les costaba acceder al material, no sólo por una cuestión de precio sino también de provisión, y eso se solucionó. El segundo tema era la exportación. Inclusive tratamos de ayudarlos con un tercer punto que es la denominación de origen y para ello tomamos contacto con el Instituto Argentino de Vitivinicultura.

P. ¿Cuál es el alcance del Plan Competir 2?

R. El Plan Competir 2 está en pleno desarrollo todavía e involucra a las 14 bodegas seleccionadas en el Competir 1, con las cuales estamos formando un consorcio de exportación bajo la ley argentina. Para ello estamos en contacto con la Fundación Argentina ‘Exportar’, la AECID, que aportó fondos para su desarrollo, la Universidad Politécnica de Valencia, que nos asesoró en los dos planes, el Instituto de vitivinicultura y la gobernación de Salta. En este proyecto organizamos un ‘pool’ de asociaciones públicas y privadas, que también es un concepto que nosotros manejamos y nos interesa seguir manejando como es la asociación público-privada para el desarrollo de proyectos en beneficio de la comunidad.

P. Usted dice que este plan se enmarca en un proyecto de RSE ¿Por qué?

R. Sí porque ésta es una actividad propia de responsabilidad social empresaria de la Cámara misma en la cual trata de brindar a la comunidad una ayuda, sugiriendo y apoyando a la hora de gestionar una empresa. No se trata de una actividad absolutamente propia de la Cámara porque nuestro objetivo principal es otro. Nuestro objetivo principal es no sólo propender a un crecimiento de comercio binacional sino a la implantación de inversiones españolas en Argentina y a la asociación de empresas españolas y argentinas, a través de diversas fórmulas.

P. Ustedes tenían en carpeta el desarrollo de un plan Competir Mercosur. ¿En qué quedó esta iniciativa?

R. Ese plan, que es de una gran envergadura, todavía sigue en estudio. Basados en el éxito que tuvimos en los planes competir 1 y 2, en Salta, íbamos a desarrollarlo conjuntamente con las Cámaras españolas de Uruguay, Paraguay y San Pablo, Brasil.  Pensamos que podríamos sacarlo para 2013.

P. Recientemente firmaron un convenio de colaboración con la Asociación de Jóvenes Descendientes de Españoles, ¿a qué apunta esta iniciativa?

R. Para nosotros es importante integrar esos sectores y ayudar a los hijos de inmigrantes españoles a entender los beneficios de la empresa, los beneficios de acometer una aventura empresarial, dicho en el mejor de los sentidos, que son proyectos que no sólo tienen a la búsqueda del rédito sino que son también muy alentadores e importantes para el desarrollo de la personalidad. El espíritu español se caracteriza por una inquietud empresarial, lo vemos en los microemprendimientos, las pymes y hasta las grandes empresas que han creado. Por otra parte, la situación de la empresa española en América Latina es conocida por todos y una epopeya que se hizo en 20 años, nada más, porque comenzó en el año 92 y todavía tenemos empresas en Latinoamérica que son de una proyección importantísima y que responden a una gran inversión que se ha hecho. A lo largo de este período España invirtió más de 200 mil millones de dólares de inversión directa en América Latina.

P. ¿Tienen líneas que trabajen directamente con emprendedores?

R. No tenemos programas, lo que sí tenemos son trabajos con los jóvenes que quieren acercarse para ubicarlos a través de nuestros distintos sectores y comisiones y asesorarlos en el desarrollo de las ideas que nos traen.

P. ¿Han notado el ingreso de españoles al país buscando oportunidades de trabajo?

R. Hemos tenido pero no ha sido masivo. Sabemos que es un tema sobre el cual hay distintas opiniones, algunos dicen que son muchos los españoles que han venido en los últimos tres años, otros que son menos. En la Cámara hemos tenido varias consultas pero no han llegado a 20, con lo cual para nosotros no ha sido algo importante, determinante.

P. ¿Cómo están viviendo este momento tras la crisis que se generó con la expropiación de Repsol?

R. Nosotros creemos que el tema de Repsol es muy claro. La empresa ha presentado un pedido de negociación en el marco del acuerdo CIADI y confiamos que dentro de ese pedido de negociación se logre llegar a un acuerdo en el cual se llegue a una solución del diferendo. Por lo demás, para nosotros no ha cambiado en nada la situación. Seguimos trabajando con mucho empuje. Cuando digo nosotros me refiero a las empresas que integran la Cámara. Seguimos trabajando con un pleno compromiso de permanencia en el país, con un pleno compromiso de inversión, un pleno compromiso de seguir trayendo tecnología porque sabemos que no sólo tenemos una gran responsabilidad con los accionistas por el capital que han puesto en función de cada proyecto, sino que tenemos también una responsabilidad social, una responsabilidad por los bienes que producimos en la Argentina, una responsabilidad con nuestros empleados y trabajadores, con nuestras empresas subcontratistas y con los consumidores y por todo ello nosotros seguimos trabajando con el mismo ahínco y la misma ilusión que siempre y en ese sentido no tenemos ningún cambio que manifestar.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca