PRESENTARáN UNA PROPUESTA PARA EL PRóXIMO CONSEJO GENERAL DE LA CIUDADANíA ESPAñOLA EN EL EXTERIOR

Los españoles en República Dominicana reclaman un convenio de residencia con España

Los españoles residentes en República Dominicana quieren tener los mismos derechos que los dominicanos que están en España y por eso reclaman un convenio entre los dos estados para equiparar los trámites y el coste de los mismos.

Los españoles en República Dominicana reclaman un convenio de residencia con España
Eduardo Pahíno
Eduardo Pahíno.

Los españoles residentes en República Dominicana quieren tener los mismos derechos que los dominicanos que están en España y por eso reclaman un convenio entre los dos estados para equiparar los trámites y el coste de los mismos. Esta es una las principales propuestas que llevará al próximo Pleno del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE) el CRE de República Dominicana, explica su presidente, Eduardo Pahíno, que también es presidente de la Fundación Españoles en el Mundo y secretario general del PSOE en República Dominicana.

“Solicitamos –explica Pahíno– un tratado bilateral entre España y República Dominicana de reciprocidad en materia de residencia que equipare a los ciudadanos españoles con los dominicanos, es decir, que los ciudadanos españoles en la República Dominicana sean tratados exactamente igual que los ciudadanos dominicanos en España en materia de residencia con respecto a los requisitos, a los plazos y a los montos económicos”.

Actualmente, ambos países piden visado, pero la residencia para un español “significa cinco renovaciones temporales durante cinco años seguidos, con un montón de papeles. Al quinto año, una residencia permanente; al año siguiente, otra renovación de la residencia permanente; y después, cada cuatro años”.

“Para un ciudadano dominicano –continúa Pahíno– es una residencia temporal durante un año; y después, dos renovaciones bianuales que son cinco. Después de eso se le da una residencia de larga duración por cinco años”. El pago para los dominicanos está entre 15 y 20 euros y para los españoles, sobre 300 euros.

Propuestas desde República Dominicana

Desde República Dominicana se han hecho diferentes propuestas en el pasado Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior. “La que más preocupa a la población es la propuesta sanitaria”, explica Pahíno, quien recuerda el interés de los “españoles en República Dominicana en ser exactamente iguales a los españoles de aquí y por ese hemos solicitado un sistema contributivo que despeje todas las dudas de un sistema restringido por comunidades, que depende de si vas por urgencias, que no incluye prótesis, …”.

“Nosotros –explica– queremos pagar nuestras cuotas sin subvenciones para contribuir con el sistema y tener los mismos servicios que los ciudadanos españoles en la península”.

El Consejo aprobó la resolución “pero ahora esto tiene que pasar a las autoridades del Ministerio de Sanidad y a la Dirección General de Migraciones, que tendrá que negociar con la Seguridad Social la implementación de un convenio que, además, es contributivo”, insiste Pahíno, quien reclama que se haga un estudio del uso que se daría y de la viabilidad de la propuesta, sobre todo para países como Guatemala, Colombia, República Dominicana y toda Centroamérica.

El tema de los cónyuges es un tema “que preocupa a la comunidad española”. “Es un tema reiterativo y sale en todas las reuniones que hacemos”, ya que, según Pahíno, “la sociedad no puede entender que después de diez años de casados y con hijos españoles las señoras de los españoles no adquieran la nacionalidad”.

Elecciones en Europa

“Si los españoles en España a las elecciones europeas le dan menos importancia que a otros procesos electorales, a nosotros en América nos la refanfinfla”, asegura Pahíno, quien reconoce “la importancia que tienen las instituciones europeas para la vida futura de los ciudadanos y la necesidad de hacer Europa”. Pahíno, que se define a sí mismo como europeista –“de joven le ponía la palabra socialista”, matiza– explica que los procesos electorales cada vez tienen menos importancia en el exterior. “A nosotros, que hemos sido despojados por la ineficaz clase política española de los derechos de voto por medio de la instauración del voto rogado, nos trae sin cuidado tanto las europeas como las demás elecciones”, explica Pahíno, quien asegura que “España es un país que ha aprendido a ser media potencia y se ha convertido en un país mediocre desde el punto de vista exterior”.

“¿Qué se puede pensar de un país que deja a dos millones de ciudadanos con derechos restringidos y encima afrontando una nueva oleada emigratoria de su juventud?”, se pregunta el secretario general del PSOE en República Dominicana.

“A esos ciudadanos españoles formados, muchas veces con dinero público del contribuyente, los mandamos al exterior y les cortamos los vínculos políticos con España como es el derecho a elegir y ser elegidos”, recuerda Pahíno, quien asegura que “esto, unido a todo el intento de Marca España y toda la parafernalia del servicio de internacionalización de las empresas y del sector exportador, cae en el más absoluto ridículo porque en vez de crear afección en los ciudadanos españoles en el exterior, muchos de ellos empresarios muy implantados en sus países de origen, lo que crean es desafección y lo que crean es que nos den ganas de mirar hacia otras latitudes como Oriente y Estados Unidos”.

“Menos mal que la mayoría somos patriotas y, aunque tenemos una clase política que no nos quiere, la mayoría seguimos muy arraigados a nuestra tierra a pesar de todos los intentos que hacen por desconsiderarnos”, reivindica Eduardo Pahíno.

Elecciones en el PSOE

Vistas las elecciones del PSOE desde fuera, “ningún candidato aparece como potable, todos parecen poco creíbles y, en general, no suelen tener en cuenta a la España exterior”, asegura Pahíno, quien reconoce que el partido está pasando una “gran crisis de credibilidad”.

“Yo, personalmente –explica–, creo que la mejor opción sería Rubalcaba, con una ejecutiva formada por todos los precandidatos y que se sacaran de en medio a casi todos los que estuvieron en el aparato de Zapatero. El desprestigio social de muchos compañeros que no han trabajado y que nunca han recibido o pagado una nómina es muy alto. La ciudadanía tiene la sensación de que sólo trabajan por ambición y por mantener sus rentas”.

Para Pahíno, “las esperanzas de muchos socialistas están depositadas en que IU saque un gran resultado electoral que haga bascular al PSOE a la izquierda hacia posiciones socialdemócratas y abandonen ese liberalismo progre que los ha caracterizado en los últimos años”.

El secretario general de esta formación en República Dominicana asegura que el partido tiene que empezar a pensar en las empresas y en los empresarios y aprender que las ideas políticas están siempre sujetas a presupuesto. “Es la hora de sentarse a hablar y reformar todo un sistema que luce agotado después de los últimos 25 años y si la derecha no quiere tendremos que prepararnos para la confrontación que siempre nos ha caracterizado”, asegura.

Pahino explica que desde América “asistimos perplejos a la falta de madurez y a la democracia de baja calidad que demuestran los políticos españoles y que sepan que nosotros, a pesar de lo mal tratados que nos sentimos, siempre recibiremos con los brazos abiertos a nuestros representantes institucionales, a los inversionistas y a las empresas españolas, que pueden contar con nosotros para internacionalizarse”. “Además –asegura para concluir– seguiremos enviando los 6.000 millones de remesas anuales tan poco valoradas y que ayudan a paliar la situación de nuestros conciudadanos en esta España deprimida”.

Los españoles en República Dominicana reclaman un convenio de residencia con España