El festival cuenta con la colaboración del Cervantes y la Embajada de España

España se estrena en el Festival de Cine de Animación REX de Estocolmo con ocho cortos y un largo

España se estrena en el Festival de Cine de Animación REX de Estocolmo con ocho cortos y un largo. El festival, centrado en la animación europea, cuenta con la colaboración del Instituto Cervantes y la Embajada de España en Estocolmo.

España se estrena en el Festival de Cine de Animación REX de Estocolmo con ocho cortos y un largo

España se estrena en el Festival de Cine de Animación REX de Estocolmo con ocho cortos y un largo. El festival, centrado en la animación europea, cuenta con la colaboración del Instituto Cervantes y la Embajada de España en Estocolmo.

Ésta es la segunda edición del festival y la primera en la que participa España. “Nos alegra mucho la participación de España ya que es un país con una importante tradición en cine de animación, y creo que es muy importante tener la participación de España en REX”, cuenta María Razakamboly, coordinadora del festival. 

El jueves 13 de octubre se celebró la sesión inaugural de REX, en Estocolmo, y en ella se exhibieron los cortos españoles ‘Las aventuras de Tadeo Jones’ y ‘Made in Spain’. Hasta el domingo 16 está prevista la proyección de seis cortometrajes españoles más y el largometraje ‘O Apóstolo’, una producción de 2012 que aúna terror, humor y fantasía, y está dirigida por Fernando Cortizo. Sobre la elección de este largometraje, Razakamboly comentó que se trata de un filme con una muy buena experiencia en festivales.

En total son 11 los países europeos participantes en el festival, y además de España, también se incorpora este año Portugal. REX está organizado por el EUNIC (European Union National Institutes for Culture), y cuenta con la colaboración de Instituto Cervantes de Estocolmo y Embajada de España. Las proyecciones se exhiben en el cine Klarabiografen del centro cultural Kulturhuset de la capital sueca.

España se estrena en el Festival de Cine de Animación REX de Estocolmo con ocho cortos y un largo