7.088 personas abanconaron el país ibérico en 2010, y 8.322 en 2011

El flujo migratorio de España a Venezuela creció un 17,5% desde 2010

Muchos venezolanos que emigraron en los últimos años a España están ahora regresando al país, debido fundamentalmente a la crisis económica. El flujo de emigración de España con destino a Venezuela ascendió 17,5 % entre los años 2010 y 2011, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) del país ibérico. De España salieron con destino a Venezuela 7.088 personas en 2010 en comparación con los 8.332 que lo hicieron el año pasado.

El flujo migratorio de España a Venezuela creció un 17,5% desde 2010

Muchos venezolanos que emigraron en los últimos años a España están ahora regresando al país, debido fundamentalmente a la crisis económica. El flujo de emigración de España con destino a Venezuela ascendió 17,5 % entre los años 2010 y 2011, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) del país ibérico. De España salieron con destino a Venezuela 7.088 personas en 2010 en comparación con los 8.332 que lo hicieron el año pasado.

Por falta de oportunidades reales en Venezuela, en 2005 muchos ciudadanos decidieron probar suerte en España, con la idea de regresar y comprar una casa Pero la severa crisis económica en Europa los obligó a regresar antes de cumplir el proyecto inicial.
También hay una tendencia a la baja en la emigración hacia España. Según las cifras del INE español, bajó 3% la cantidad de venezolanos que emigraron a ese país entre 2010 y 2011.
En 2010 ingresaron a España 12.646 venezolanos mientras que en 2011 se redujo a 12. 289.
Sin embargo, todavía el número de venezolanos que está emigrando a España es mayor que el que regresa.
Cifras del INE reportan que para 2011 el saldo migratorio entre España y Venezuela (como país de nacimiento) fue de 3.881, es decir, que fueron más los venezolanos que ingresaron a España que los que salieron de ese país ese año. Esto se mide por la diferencia entre los que entraron y los que salieron.
Los hijos de españoles nacidos en Venezuela se registran en España como ciudadanos de nacionalidad española. Cuando se toma en cuenta la nacionalidad venezolana, el saldo migratorio es sólo 2.340.
La página del INE de España reporta para el 1 de enero de este año, que 64.381 venezolanos vivían en ese país. Su promedio de edad es de 34,54 años.
En 2011, España recibió de Venezuela 7.735 inmigrantes. Según cifras del INE, ese mismo año 5.396 venezolanos salieron de España con destino “al extranjero”. Esto implica que todavía es comparativamente alta la salida de venezolanos hacia la Madre Patria, aunque cabe señalar que Venezuela no se encuentra entre las colonias de extranjeros más numerosas de España.
Este flujo migratorio se enmarca en el fenómeno de emigración que vive actualmente España debido a la situación económica.
Tal es el caso del arquitecto Alberto León, de 55 años, quien se vino desde las Islas Canarias en 2009. Su historia también tiene que ver con problemas económicos y el desempleo.
El saldo migratorio español, es decir, la diferencia entre el número de personas que entra a España y el que sale, registró un negativo de 50.090 personas en 2011, año en el que se registra la mayor baja en el último lustro, según un reporte de la página de Radio y TV de España (www.rtve.es). Esto viene impulsado por la emigración de los propios ciudadanos españoles y de países como Ecuador (-11.926) y Marruecos (-20.425), con saldos migratorios negativos, es decir que son más los que se van que los que ingresan al territorio.
La emigración tiende a crecer en España en los últimos años. Según el índice de variación residencial que calcula el INE, aumentó en 53% la cantidad de gente que se muda al extranjero entre el año 2008 hasta 2011.
Fabiola y Jonatha regresan a Venezuela con dos niñas nacidas en Madrid. Ella es abogada y él oficial barnicero de madera. Esta habilidad le permitió conseguir fácilmente trabajo en su área. Aunque obtuvo su legalidad laboral, nunca logró un empleo realmente estable.
Fabiola, que inicialmente pensaba que podría trabajar en una oficina, pronto comprendió que eso era ilusión y se vio obligada a invertir su tiempo en empleos precarios atendiendo niños y "cachifeando". Llegó a ganar hasta 75 euros a la semana.
La pareja decidió venirse por las consecuencias de una alta tasa de paro en España (24,3% en junio, según la oficina estadística comunitaria Eurostat). Jonatha es uno de los afectados. Está desempleado desde hace casi un año, y estuvo recibiendo unos un mil 100 euros mensuales por esa condición.
Cifras del INE de España reportan que la cantidad de autorizaciones de trabajo concedidas a ciudadanos venezolanos se redujeron 58% entre 2008 y 2010.
La pareja de tachirenses dejó cada cual en San Cristóbal a un hijo de un anterior matrimonio, por lo que enviaban remesas de al menos 50 euros mensuales para su atención. Venezuela no aparece entre los primeros 12 países en cantidad de remesas enviadas desde España, según la página www.remesas.org.
Entre 2008 y 2009 se redujeron en 5,4% las remesas desde la Comunidad de Madrid, cifra atribuida al desempleo entre la población de inmigrantes, según la misma fuente.
Fabiola identifica las razones para retornar: “Aunque hay problemas de integración, decidimos irnos porque se acabó el trabajo en España. Yo nunca he logrado hacer papeles aquí y tener permiso de residencia. Siempre trabajé por horas, soy una ilegal. No tengo prestaciones, se me han ido cerrando todas las oportunidades. Mi marido quedó desempleado y no encuentra trabajo. Sale todos los días, le reciben el currículo, pero no hay 'curro', le dicen. El dinero que terminó de recibir mi marido por el paro no significa nada aquí, 5.000 euros en varios meses… Ahora solo tiene la ayuda de 426 euros mensuales por el paro, porque ya se agotó el subsidio de prestación”.
No tienen grandes expectativas por volver al terruño: “Oímos que todo es diferente a la Venezuela de hace siete años. La delincuencia es horrorosa. Aquí las niñas van al parque todos los días y nadie las molesta, cada cual está en familia, con sus niños, compartiendo, no hay tiroteos ni roban alguna cartera”, dijo.

El flujo migratorio de España a Venezuela creció un 17,5% desde 2010