El Centro de Día de Hannover sobrevive a los cambios y continúa su actividad

El Centro de Día para mayores hispanohablantes en Hannover sobrevive con dificultad a los drásticos recortes en las subvenciones y los cambios en la dirección del mismo, no obstante, continúa su actividad gracias al entusiasmo de su equipo de trabajo y de los propios jubilados.

El Centro de Día de Hannover sobrevive a los cambios y continúa su actividad
De izda.a a dcha.: Teodoro Calvo, J. López Lerma, doctor Schubert, Pedro Martínez-Avial.

El Centro de Día para mayores hispanohablantes en Hannover sobrevive con dificultad a los drásticos recortes en las subvenciones y los cambios en la dirección del mismo, no obstante, continúa su actividad gracias al entusiasmo de su equipo de trabajo y de los propios jubilados. Así, el pasado miércoles, 15 de mayo, pudieron realizar en el local social uno de sus tradicionales desayunos, lo que nuevamente fue posible gracias al trabajo voluntario y las aportaciones de los propios participantes, unas ochenta personas.

Asistieron al encuentro, como invitados de honor, el actual cónsul general de España en Hamburgo, Pedro Martínez-Avial, quien por primera vez tomaba contacto directo con mayores de Hannover; Andreas Schubert, director de Cáritas Hannover, la institución alemana que apoya al Centro de Día, y el asesor laboral de la Sección de Trabajo e Inmigración en Hannover, Jesús López Lerma. El consejero de Empleo, que también  había sido invitado, se disculpó a última hora por motivos de agenda, según informa Teodoro Calvo, el coordinador de actividades del Centro y actual interlocutor entre los españoles mayores y las instituciones de apoyo.

Las dos asistentes sociales de Cáritas, Brigitte Harnau y Martina Robel, que ahora asumen en Cáritas la atención a los españoles de la tercera edad, también asistieron al encuentro a pesar de no hablar español.

La gran ausente fue Hortensia González, directora hasta hace muy poco del Centro de Día, a quien ahora le ha sido asignada la tutoría de los jóvenes españoles participantes en el proyecto ¡Adelante!, puesto en marcha por la Cámara de Industria y Comercio de Baja Sajonia para facilitarles la inserción laboral, proyecto en el que también colabora Cáritas.

Agradecimiento del coordinador del Centro de Día

El coordinador del Centro de Día dio la bienvenida a todos los asistentes y agradeció a las autoridades el haber aceptado acompañarles al tradicional encuentro. Resaltó especialmente el apoyo incondicional de la Asesoría Laboral a los mayores y subrayó la “gran competencia profesional y calidad humana” del director de la misma, Jesús López Lerma. Recordó luego cómo la fundación del Centro de Día, en 1999, fuera posible gracias a la iniciativa de la asistente social de Cáritas, Hortensia González, el entonces cónsul general de España en Hannover, Álvaro de Salas, y dos sacerdotes de la Misión Católica de Lengua Española. Creación que surgió de la necesidad de ofrecer un lugar de encuentro y formación a los primeros emigrantes que al jubilarse no retornaban a España, “durante la vida laboral el aislamiento social era poco probable”, dijo Calvo, “pero una vez jubilados sí que existía ese peligro”, recordando que, desde el primer momento, se había intentado ofrecer actividades que fomentasen la salud física y psíquica de los mayores y favoreciesen la convivencia armónica entre los participantes. En ese sentido, agradeció en nombre de todo el equipo de monitores “el trabajo constante y ejemplar” de Hortensia González, realizado en favor de las personas mayores durante los catorce años de existencia del Centro de Día, al mismo tiempo que le deseaba mucho éxito en la nueva labor con los jóvenes que le fue encomendada.

Faltan cursos de gimnasia

El coordinador del Centro de Día presentó, con esa ocasión, el programa de actividades que se ofrecen actualmente durante cada día de la semana: tardes temáticas, juegos recreativos, bolera, baile para mayores y ‘jogging’ alrededor del lago Maschsee, además de los encuentros anuales como ese desayuno, la barbacoa de verano, la fiesta de Navidad y la despedida del año, eventos que cuentan con gran aceptación entre los mayores. “Estamos intentando retomar la actividad de gimnasia que nos están demandando muchas personas mayores y que nosotros consideramos de suma importancia”, dijo Calvo. Para responder a la demanda estarían pendientes de encontrar sala y monitor adecuado a las necesidades de los usuarios.

Sobre la competencia de los monitores del Centro de Día, subrayó que asisten tres veces al año a los seminarios del proyecto ¡Adentro! que imparte la Academia Española de Formación de Bonn, en los que se forma a voluntarios como animadores socioculturales para personas de la tercera edad.

Solidaridad entre generaciones

Posteriormente, Teodoro Calvo comentó que para la realización de ese evento el equipo del Centro de Día había contado con el apoyo de algunos “nuevos emigrantes”, que querían mostrarles así su agradecimiento por la atención que les prestan cuando recurren a ellos, ya que casi todos tienen dificultades con el idioma y necesitan apoyo para buscar alojamiento, ir a las oficinas de empleo o resolver  asuntos burocráticos, “les ayudamos en lo que podemos”, dice el activo jubilado, porque “vienen a buscar trabajo y muchos tienen buenas carreras, pero no hablan alemán”, comenta, un problema que los emigrantes mayores conocen sobradamente.

El Centro de Día de Hannover sobrevive a los cambios y continúa su actividad