LOS CURSOS PODRÁN SER GENERALES O ESPECIALES SOBRE TEMAS ESPECÍFICOS

El Cervantes de Roma enseñará español a los funcionarios del Vaticano tras la firma de un acuerdo

| 5 de junio de 2014, 12:48
Cervantes-Vaticano14
Gutiérrez Sáenz de Buruaga, García de la Concha, Rodríguez-Ponga y Rodríguez López-Ros.

Un año después de la elección del Papa Francisco –el primer Pontífice hispanohablante desde el siglo XVI–, el Instituto Cervantes de Roma se convierte en el organismo responsable de enseñar español a los funcionarios del Vaticano. Así se contempla en el acuerdo que han suscrito este miércoles en la Santa Sede el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, y el secretario general de la Gobernación vaticana, Fernando Vérgez.

También han asistido al acto de la firma, celebrado en el palacio del Governatorato, el presidente-gobernador del Vaticano, cardenal Giuseppe Bertello; el embajador de España, Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga; y el secretario general del Instituto Cervantes, Rafael Rodríguez-Ponga.

Es la primera vez que el Cervantes alcanza un acuerdo con el Vaticano para ser el proveedor de español en la Ciudad-Estado. A partir de ahora, el centro de Roma organizará e impartirá clases de español en instalaciones del Vaticano a los funcionarios que lo soliciten (hay un total de 4.759 funcionarios). Los cursos podrán ser generales (regulares o intensivos) o especiales sobre temas específicos: español jurídico, español de los negocios, español tecnológico, etc.

Además, se contempla la celebración de exámenes para la obtención del Diploma de Español como Lengua Extranjera (DELE), que concede el Instituto Cervantes en nombre del Ministerio de Educación español, y cuya validez en los planes de carrera está negociando el Cervantes con la Congregación para la Educación Católica.

El convenio también incluye el acceso al Aula Virtual de Español (cursos a distancia personalizados, con o sin tutor) y a la biblioteca del Instituto Cervantes, la única de Roma con catálogo especializado en los países hispanoamericanos. El Cervantes podrá ofrecer clases de catalán, vasco y gallego, y asesorará a los alumnos para realizar en España estancias de perfeccionamiento del idioma. El convenio también contempla la concesión de diez becas para personal eclesiástico, ofrecidas por la Obra Pía española.

 

La impronta del Papa hispanohablante

La firma del acuerdo es, en buena medida, producto de la elección de Francisco, el primer pontífice hispanohablante desde 1503, lo que ha disparado no solo el interés de los empleados del Vaticano por leer y escuchar al Papa argentino en su lengua materna, sino también el deseo de atender a peregrinos y visitantes de lengua española. El 42% de los más de 1.200 millones de católicos del mundo se encuentran en Hispanoamérica, de donde proceden muchos de los profesores del Instituto Cervantes de Roma.

Las negociaciones para la firma del acuerdo, cuya vigencia se renovará anualmente, comenzaron en marzo de 2013, recién elegido el Papa Francisco, y se deben a la iniciativa del Cervantes de Roma, dirigido por Sergio Rodríguez López-Ros, con el pleno respaldo del embajador de España en la Santa Sede.

El Instituto Cervantes negocia actualmente con la Congregación para la Educación Católica la extensión del acuerdo a las 25 universidades y ateneos pontificios, donde estudian más de 20.000 alumnos, así como a los 60 colegios pontificios.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca