Tribuna Abierta de Miguel Ángel Alvelo

Adiós a mi amigo Pablo Barrios Almazor

Ayer, día 24 de enero, recibía la triste noticia del fallecimiento de mi entrañable amigo Pablo Barrios Almazor, “un hombre bondadoso y gran diplomático”, como lo definiría nuestro amigo José Luis Lancho, quien fuera consejero comercial de la Embajada de España en La Habana.
Adiós a mi amigo Pablo Barrios Almazor
Pablo Barrios-Alvelo
Miguel Ángel Alvelo –a la izda.– y Pablo Barrios, durante un encuentro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Conocí a Pablo Barrios como cónsul general de España en La Habana, en el año 2008, en un encuentro que le había solicitado por un trámite consular. Sin aún conocernos, me recibió en su despacho con esa sonrisa limpia y su característica amabilidad. Un hombre solidario, que ayudó a muchísimos cubanos en diferentes procedimientos, que hoy seguramente le recordarán.

En la última entrevista que le realicé, le preguntaba sobre cuál fue su mayor satisfacción como diplomático y me respondía: “Mis mayores satisfacciones como diplomático español se centran en los años 75 al 80, en Madrid, cuando trabajé en el campo cultural llevando ‘Intercambios y Becas’, además de ser secretario del Comité Conjunto Hispano Norteamericano para Asuntos Educativos y Culturales. Aumentamos las dimensiones del programa de becas y dispusimos de un gran presupuesto en el Comité. Recuerdo con gran interés mi labor como secretario y presidente del Comité de Información de Naciones Unidas, envueltos en el difícil tema del Nuevo Orden Mundial de la Información. También recuerdo con especial cariño, mis cuatro años como cónsul general en La Habana de 2007 a 2011. El Consulado de La Habana es uno de los más importantes que tiene España”.

Sin lugar a dudas, Pablo fue un hombre apasionado de la cultura, entregado al cine. Recuerdo que en nuestras conversaciones siempre me comentaba su deseo de poder volver, junto a su esposa, Isabel, a La Habana para disfrutar del Festival Nuevo Cine Latinoamericano. 

Tanto era su pasión por el cine, que fue jurado en el Festival de Gibara (Holguín-Cuba), impulsado por el actor Jorge Perugorría. En alguna ocasión me dijo: “El lugar es de gran belleza. Este festival debería convertirse en un acontecimiento multifacético, con cine, música, artes plásticas, etc.”.

Nunca emitió una opinión negativa sobre algún compañero de carrera, sin embargo siempre me decía que “cada uno tiene sus características y sus peculiaridades”. 

Pablo jamás pecó de vanidad, desplegando, por el contrario, humildad y sencillez. Siempre que le llamaba para consultarle cualquier duda, me atendía interesado y me daba el mejor consejo.

Mi último encuentro con él fue el pasado 23 de diciembre. Nos encontramos, como solíamos hacer, en el Círculo de Bellas Artes en Madrid. Le agradecí su tiempo, insistí en verle porque sabía que mi amigo se estaba apagando. Te extrañaremos Pablo. Dios te reciba en su reino.

Trayectoria

Pablo Barrios Almazor, nacido en el año 1944, era licenciado en Derecho, diplomático, ensayista, crítico de cine y colaborador en diversas revistas, tales como ‘Claves de Razón Práctica’ o ‘Mundo Crítica’.

Ingresó en la Escuela Diplomática en 1971. Su tesina fue sobre ‘Poesía y Sociedad en España 1936-1951’.

Fue director de Intercambios y Becas y secretario del Comité Conjunto Hispano Norteamericano Asuntos Educativos y Culturales (1976-1980); ‘Fellow and Visiting Scholar’ en el Centro Asuntos Internacionales Universidad Harvard (1980-1982); jefe adjunto de la Delegación Española en la Conferencia Europea Seguridad y Cooperación Madrid (1982-1983); director de Análisis y Previsión política exterior en Ministerio de Asuntos Exteriores (1992-1995). Participó en las reuniones sobre la reconstitución del mapa europeo e internacional, tras la caída del muro de Berlín.

Ha sido ministro consejero de la Embajada de Londres y cónsul general en Bayona-Francia (1995-2004); secretario general de la Comisión Española para la Unesco (2004-2005); asesor de la Alianza de Civilizaciones (2006-2007); cónsul general en La Habana (2007-2011); y cónsul general en Buenos Aires (2011-2014).

Profundizó en su pasión, el cine, y se preparó cursando el Máster de Crítica 2017-2018 en la Escuela de Cinematografía y Audiovisual de Madrid (ECAM).

Como escritor, es autor de un libro ‘Poesía y sociedad en España: 1936-1951’, que fue objeto de la tesis presentada en la Escuela Diplomática. Desde 1971, en que comenzó a publicar estudios, artículos y análisis, tanto de diplomacia y acción cultural exterior como de cultura y literatura, ha publicado en revistas especializadas y periódicos como ‘El Europeo’ (La opción de Madrid en las relaciones Este-Oeste, 1971), ‘Revista de Estudios Internacionales’ (La política exterior de Reagan-Haig, 1984), diario ‘El País’ (Información y diálogo Norte-Sur, 1986), ‘Claves de Razón Práctica’ (Apoteosis de la levedad, 1994), ‘Política Exterior’ (El pacto de estabilidad en Europa, 1994), y otros artículos, que han aparecido en ‘Claves de Razón Práctica’, revista en la que ha colaborado más asiduamente. También ha realizado reseñas críticas de libros en la revista ‘Política Exterior’. En 2004 escribió un ensayo sobre la narrativa de Bernardo Atxaga, haciendo especial incidencia en su novela ‘El hijo del acordeonista’. 

Adiós a mi amigo Pablo Barrios Almazor